Educación

Así fueron los abusos de la policía en la marcha, según un defensor de Derechos Humanos

El 15 de noviembre fue la séptima marcha de estudiantes en Colombia. El Esmad y la Policía protagonizaron varios encuentros violentos y detuvieron a varios estudiantes.
esmad colombia marchas estudiantiles
Captura de pantalla vía YouTube.

Artículo publicado por VICE Colombia.


Ayer, 16 de noviembre, se realizó la séptima marcha de estudiantes en Colombia desde que arranco octubre: la séptima ocasión en la que cientos de estudiantes marchan para pedirle al gobierno que aumente la inversión en educación superior en el país y ayude a zanjar el déficit millonario de las universidades públicas.

Pero la marcha de ayer se distanció de las anteriores por la cantidad de enfrentamientos violentos entre estudiantes, policías y agentes del Esmad. Con el paso de las horas, fueron apareciendo en redes sociales videos que mostraban a estudiantes huyendo de patrullas de la policía, de tanquetas, de balas de goma y pidiendo explicaciones cuando alguno de ellos era retenido. Estudiantes, marchantes y políticos criticaron en redes los sucesos y los calificaron como un abuso de fuerza por parte de la policía y del Esmad.

Publicidad

Según Franklin Castañeda, uno de los voceros de la Campaña Defender la libertad: un asunto de todxs, las reacciones desmedidas del Esmad fueron el resultado de un mandato de la Alcaldía. "Después de la sexta movilización, el Alcalde había anunciado mano dura para la protesta en Bogotá. Anunció que no iba a permitir el bloqueo de vías y que iba a solicitarle a la policía que hiciera uso de la fuerza contra los manifestantes"”.

Según Castañeda, ese anuncio "envalentonó" a las fuerzas de policía que desplegaron un operativo que la Campaña califica como un evento "totalmente violatorio de los derechos humanos".

El resultado fue una jornada llena de violencia que terminó en la detención masiva de estudiantes por parte de la policía.

Según los datos de la Campaña, que a su vez está conformada por varias organizaciones defensoras de derechos humanos, en total fueron más o menos 133 personas detenidas por la policía durante la marcha. La mayoría de ellas fueron retenidas por media o una hora antes de ser dejadas en libertad. Sin embargo, 45 de esas personas fueron llevadas a la estación de policía de Chapinero y varias fueron llevadas después a la UPJ donde Castañeda asegura pasaron, en varios casos, más de 12 horas retenidos, un tiempo que excede el límite legal permitido.

"El Código de Policía dice que el tiempo máximo que una persona puede estar privada de la libertad son 12 horas. Unas 29 o 30 personas superaron las 12 horas en la UPJ. Es decir que esas detenciones son detenciones arbitrarias, un delito en nuestro código penal".

Publicidad

Castañeda afirma que varias de esas 30 personas fueron detenidas en la tarde de ayer y salieron de la UPJ, en grupos de a tres, entre las siete y ocho de la mañana de hoy.

Pero ahí no termina. Además de esas 30 personas, otras 13 fueron retenidas con la intención de ser judicializadas. Pero, según Castañeda, dos de ellos fueron liberados en la noche porque estaban golpeados, una situación grave, según él, porque "el uso de la fuerza solamente le está permitido a la policía cuando la persona signifique un riesgo para sí misma, para la policía o para un tercero. Pero tú no puedes usar la fuerza con personas ya detenidas, ya reducidas. Y la policía lo hizo".

Los otros 11 restantes que iban a ser judicializados fueron llevados esta mañana a la Fiscalía. Sin embargo, mientras varios otros estudiantes se manifestaban en contra de su judicialización en un plantón, los 11 detenidos fueron liberados alrededor de las 12:30 ante lo que la Fiscalía calificó como falta de pruebas. Sin embargo, el proceso queda abierto y aunque los 11 ya están en libertad pueden volver a ser llamados en caso de que la Policía presente las pruebas que no pudo presentar hoy.

Para Castañeda estos sucesos que se presentaron en la marcha constituyen varias faltas graves. Por un lado, dice él, la movilización es un derecho fundamental en Colombia que no puede suspenderse ni siquiera cuando hay Estado de excepción. "Sí había 10 o 20 muchachos que ejercieron algún tipo de actividad de vandalismo, lo único que podía hacer legalmente la policía era usar la fuerza contra esas personas y apartarlas, pero garantizar que el resto de la movilización transcurra. Ayer se dio una disolución ilegal de una movilización".

Publicidad

El hecho de que la policía haya disuelto e impedido la marcha estudiantil es una violación de derechos pues, dice él, era una marcha pacífica. Sin embargo, eso no evitó lo que se ve en algunos de los videos: tanquetas arremetiendo contra estudiantes, disparos de aturdimiento cerca a los civiles. Actos que Castañeda afirma violan incluso en las propias regulaciones de la policía sobre el uso de armas.

"Si yo voy en un Renault 4 intentando atropellar personas estoy habilitando a la policía incluso para que me mate, porque mi comportamiento es tan peligroso que puedo asesinar a alguien. Yo seguramente sería judicializado por intento de homicidio. ¿Qué va a pasar con el funcionario de policía que iba manejando esa tanqueta de forma dolosa con la clara intención de causar un daño?".

Y aunque ya todos los estudiantes capturados parecen estar en libertad, el panorama, por el momento, no parece que vaya a cambiar. Jairo García, Secretario de Seguridad de Bogotá, afirmó esta mañana que el balance de las marchas fue positivo y que el trabajo de la Policía fue efectivo y garantizó la captura de "algunos vándalos" y el desarrollo pacífico del resto de la marcha. Una afirmación que Castañeda califica de falsa.

Los estudiantes, por su parte, han mostrado la voluntad de seguir marchando hasta que el gobierno de Iván Duque decida escucharlos y cumplir sus peticiones.

"A nosotros lo que nos preocupa es que la Alcaldía tenga una acción irresponsable en esto, que impulse a la policía a una política de supuesta tolerancia cero que significa en la práctica una política de maltrato a las personas que se movilizan. Eso es bastante grave", concluyó Castañeda.