NIKE-BATTLE-FORCE
Fotos: Camilo Mejía
Moda

Resistentes al tiempo: cómo unas zapatillas de básquet se convirtieron en un ícono de la moda urbana

Creadas por Nike en 1982, las Air Force 1 pasaron de ser zapatillas deportivas a ser un símbolo de estatus y luego un ícono de la moda de las calles. Este fue el camino que recorrieron.
27.11.18

Artículo publicado por VICE Colombia.


Artículo presentado por NIKE

Dijeron que estaban vendiendo aire en una caja. En cualquier otro contexto, sería una mala pieza publicitaria, pero cuando Nike presentó así las Air Force 1 en 1982, fue el nacimiento de las que pueden ser unas de las zapatillas más importantes de la historia: fue tal su impacto cultural que trascendieron las canchas de básquet, para las cuales habían sido diseñadas, para llegar a ser un ícono de la moda urbana, por su diseño limpio y minimalista y por todo aquello que llegaron a simbolizar.

Publicidad

Diseñadas por Bruce Kilgore, fueron los primeros tenis en implementar la tecnología de aire de Nike en la suela, funcionando como un amortiguador para el pie. Para ese entonces, Nike aún estaba adentrándose en el básquetbol, después de haber iniciado como una marca de atletismo. Teniendo en cuenta las demandas de reacción rápida, frenos y saltos que planteaban los jugadores de la NBA, el aire representaba la respuesta de Nike al nuevo mercado al que se estaba enfrentando.

“El tema publicitario era clave para ese producto, porque la competencia entre marcas desde lo tecnológico era muy fuerte”, explica Diana Lunareja, experta en moda y tendencias. “Aunque el consumidor común no tenía el mismo desempeño que un deportista profesional, sentía que atributos como ese ‘aire’ realmente le daban mayor poder al jugar básquet en la cancha del colegio o del barrio”, continúa.

1543272920586-NIke_2

Por el amortiguamiento del aire y lo bien que se ajustaba al pie, las Air Force 1 se establecieron rápidamente como uno de los tenis más representativos del básquet en los años 80, una era de renacimiento en la NBA tras unos años 70 grises. Con jugadores como Moses Malone —uno de los postes más dominantes de la historia—, Michael Cooper —un tenaz defensor que no conoció rival que lo intimidara— y Jamaal Wilkes —un anotador fluido y hábil— como embajadores, de estas icónicas zapatillas que se presentaron versátiles: se acoplaban a cualquier estilo de juego.

Las Air Force 1 —pensadas también como un homenaje al avión del Presidente de Estados Unidos que lleva el mismo nombre e incorporaba esa fortaleza y vuelo que prometían las zapatillas— fueron descontinuadas en 1984. Un movimiento de negocio normal, era hora de una nueva zapatilla que capturara la imaginación y los bolsillos de los fanáticos del básquet. Pero la demanda se mantuvo tan alta que volvieron a circular en 1986, aunque de manera limitada. Ya en los años 90 fueron regresando a todas las tiendas.

1543330826428-NIke_3

Era una decisión sin precedentes, y así se inauguró en Nike el concepto retro: traer de vuelta una zapatilla vieja, que impulsa hoy gran parte del encanto de la marca: su identidad clásica. Esto ya dejaba prever el impacto histórico y cultural que iban a tener las Air Force 1 a lo largo de sus 36 años de vida, y contando. Pero más que retro, que implicaría volver al pasado, estos tenis plantearon un presente continuo, atemporal, en el que el concepto futurista de ayer seguía igual de vigente mañana, en el que las mejores zapatillas no pasaban de moda.

La vuelta de las Air Force 1 al mercado demostró que, aparte de ser bien recibidas dentro de la NBA, era fuera de las canchas donde residía su potencial. En las pistas de asfalto de la ciudad, donde confluían el deporte y la cultura, se forjó un poder que empezó a marcar tendencias, más allá de lo que dictaran las casas de moda. La moda urbana, pues, estaba llegando a tener la misma fuerza que antes pertenecía solo a ciertos individuos o marcas.

1543272965367-NIke_8

Catalina Marín, consultora de tendencias para WGSN Latinoamérica, explica que esta fue la “democratización de la moda. Antes había figuras que eran una autoridad, y con la moda urbana el poder se descentraliza. Las personas cotidianas ahora son referentes de inspiración, es el espíritu de las calles. Las tendencias de las calles tienen impacto porque se sienten auténticas y honestas, no tan preparadas como lo que sucedía desde las casas de moda”.

El poder que venían consiguiendo estas icónicas zapatillas de la marca del chulo se consolidó en los años 90, cuando empezaron a adentrarse en la cultura pop, pero desde su vertiente más agresiva: el rap. Ya todo un símbolo por su historia y por ser fáciles de usar, quedaron inmortalizadas cuando Jay-Z rapeó en 1996 en “Can I Live II”, de Reasonable Doubt, que hacía lo que hacía por todos sus amigos que tenían las Air Force 1 totalmente blancas y sus armas negras. No era una mención limpia de un artista adorado por todo el país, sino una relación entre la violencia de las calles y el poder que las Air Force 1 tenían en estas.

1543330976450-NIke_5

“Que los artistas más duros del momento salieran en las portadas de sus discos con los zapatos de la marca era una publicidad inigualable. No eran validadores de la calidad de los zapatos para saltar o correr mejor, pero eran validadores de moda y eso fue indispensable para hacer de zapatos como las Air Force 1 un sello de estilo”, comenta Lunareja.

Y fue esa credibilidad callejera, legitimada por raperos, criminales y jóvenes de los suburbios por igual, la que siguió impulsando la leyenda de las zapatillas. Así, a pesar de su popularidad, seguían manteniendo intacta su autenticidad, propulsada por una cultura que en sí misma no dejaba de crecer y explotar como el hip hop.

1543272999944-NIke_1

A su vez, la identidad transgresora de las Air Force 1, que sugería implícitamente acciones como volar para ganar la competición deportiva, encajaba perfectamente en la mentalidad callejera, que encontraba en la agresividad y la transgresión sus principales columnas para establecerse y dominar las aceras. El aire y la fuerza no eran significantes vacíos, y la moda urbana los apropió para hacer que hablaran tanto de básquet como de sus vidas. Sustantivos superlativos para alcanzar grandes cosas.

“En la época de Michael Jordan en la NBA, el rap empezó a estar muy ligado al básquet, y ahí Nike dominaba esa escena”, explica Sison Beats, rapero y beatmaker de No Rules Clan, de Medellín. “Las Air Force 1 es un modelo que cualquier sneakerhead debe tener: por su sencillez y por ser un clásico. A pesar de su diseño minimalista, son transgresoras, con su suela gruesa. Tienen personalidad y son llamativas”, afirma.

Publicidad

De esta forma, estas Nike se introdujeron como una pieza fundamental de la cultura popular urbana, impulsadas por la NBA y el rap. “El mundo del deporte y de la música suelen desarrollarse a través de una cultura material en la que se identifica al fan, al conocedor, por los objetos que valora y colecciona. Esos tenis podían decir de alguien que escuchaba cierto género musical y que entendía del deporte”, plantea Lunareja.

1543273053106-NIke_9

Además de ser también mencionadas por The Diplomats, que al igual que Jay-Z eran de Nueva York, el impacto cultural de las Air Force 1 empezó a llegar al resto de Estados Unidos, después de haberse circunscrito inicialmente a la costa este. Nelly, el rapero de Misuri, sacó en 2002 “Air Force Ones”, presumiendo que compraba de a dos pares: uno no era suficiente.

El matrimonio entre la cultura urbana y las Air Force 1 ha sido de los pocos que no se acaban. Como explica Lunareja, “la moda urbana se caracteriza por ser dinámica, ecléctica y descomplicada, comprende las manifestaciones de estilo callejero, especialmente en barrios más pobres con menor control institucional. El calzado deportivo encaja ahí porque trae comodidad para recorrer la ciudad. Al ser los jóvenes los que se apropian de la calle, la moda urbana la moldean ellos”. El poder, pues, estaba en la gente, y con su gran demanda estas zapatillas, hablaron fuerte y claro sobre lo que querían.

1543331003293-NIke_6

Más allá de las Air Force 1, el impacto de Nike en la cultura pop mundial, y en el rap en particular, es evidente. En España, N-Wise Allah ha rapeado “Pillo Nikes para todo mi equipo, lo soñé de chico, no sé si me explico”, y una de las canciones más importantes del rap en español es “Nikes Nuevas”, de Mucho Muchacho. Y en el caso particular de las Air Force 1, dice Sison Beats, “pueden ser incluso más raperas que unas Jordan. Ya hacen parte de la estética del rap y siempre volverán. Por el rap, por el básquet o por su diseño, nunca van a pasar de moda”, acota.

Así, a mediados de los 2000, Nike adoptó a los raperos como embajadores de las AF1, creando ediciones limitadas y colaboraciones con ellos, como la edición de Roc-A-Fella (sello al que pertenecía Jay-Z) en 2004. Esto enfatizó una de las varias virtudes de estas zapatillas: así como su cuero se adapta el pie a la perfección, su estilo permite ser personalizado de mil formas, presentando así un lienzo tentador para diseñadores como Virgil Abloh, uno de tantos que ha creado sus propias Air Force 1.

1543273093305-NIke_4

Hoy, el valor cultural de estas zapatillas no ha disminuido en absoluto. “Se han disuelto mucho los códigos formales de vestuario laboral y hasta educativo. Elementos como los tenis traen comodidad al día a día. Pero si los tenis resultan ser unos Air Force 1, no solo hay comodidad sino status dentro de los conocedores. Delata que uno sabe del tema y que tiene buen gusto en calzado”, reflexiona Lunareja.

Aunque siguen siendo símbolo de estatus, la masificación de las Air Force 1 ha cambiado su significado. “Ya han tenido tanto impacto que salieron del culto de los que saben de tenis, ya es un producto masificado. Y así como al principio el deporte las conectó con la música, hoy el vínculo es más con el diseño y la moda, lo que explica las colaboraciones con varias casas de moda, que buscan hibridar el look deportivo con un estilo más sofísticado”, dice Marín.

Publicidad

Karin B, MC del grupo de rap colombiano Rap Bang Club y dueño de varios pares de AF1, resalta las cualidades que ya había mencionado Lunareja. “Son un modelo demasiado versátil. Son cómodos, se ven bonitos”, dice. En esa belleza estética y flexibilidad práctica está, pues, su poder. Así como ellas mismas, la explicación de su impacto también resulta minimalista, pero lo dice todo: “Son la verga”, sentencia Karin B.

1543331059394-NIke_10

La vigencia de estos tenis icónicos se explica por el boom general del calzado deportivo. “Estos últimos años hemos identificado como tendencia la nostalgia por los inicios de los 2000, y por lo que se usaba antes. Las Air Force 1 suben y bajan dependiendo del mercadeo, pero no se van”, comenta Marín, lo que explica el auge de estas y otras zapatillas.

A su vez, su popularidad también responde a un cambio cultural y social más amplio: “A nivel de moda, lo deportivo antes era solo pensado para el performance, pero cuando un músico o una figura pública vuelve algo popular, hace que tenga más usos. Además, las ciudades se han desarrollado, requieren más comfort, día y noche”, analiza Marín sobre por qué son aceptadas ampliamente hoy las zapatillas deportivas.

La flexibilidad de estilos de las Air Force 1, como la de su material, representa también la forma en que ha trascendido barreras culturales y socioeconómicas, impactando desde el Madison Square Garden en Nueva York hasta las calles de Bogotá, ayudando a una clavada en el último segundo como a un paso seguro en la jungla de asfalto. Pero al final, la razón de su impacto es sencillo. Como le dijo Bobbito García, DJ de rap, al New York Times: “La gente lo puede analizar todo lo que quiera, pero simplemente se ven genial en tus pies”.


Este artículo se creó en el marco del Nike Battle Force, un circuito de batallas que la marca realizó por la ciudad desde le pasado 16 de noviembre. El próximo viernes 30 de noviembre tendrá lugar la final del evento. Si quiere asistir y tener más información se puede inscribir en nike.com/bogota