Marca España

Hemos visto el nuevo vídeo de Leticia Sabater para que tú no tengas que hacerlo

Convertir el fracaso y la autohumillación en un reclamo.

Nadie sabe muy bien a qué está jugando exactamente Leticia Sabater. Probablemente ni ella misma lo sepa. Sería fácil deducir que esta señora se ha vuelto completamente loca pero esto supondría quedarse con la parte más superficial de todo este espectáculo grotesco al que nos tiene acostumbrados.

Durante estos últimos años la ya olvidadísima Leticia Sabater nos ha ido soltando varias píldoras de vergüenza ajena en forma de canción. Ahí quedan en la semiposteridad de YouTube producciones avinagradas tales como el Tukutú, Toma Pepinazo, La Salchipapa o Mr. Policeman, canciones todas ellas muy parecidas (con letras que juegan siempre al doble sentido) con unos vídeos oficiales que juegan siempre a una puesta en escena tremendamente humilde, dando resultado a una especie de Go, Ibiza, Go! pero con una ironía formal con muy poca gracia y un gusto grotesco. No es un feo irónico y con clase, es un feo mal, muy mal.

Publicidad
Leticia Sabater El Polvorrón

Captura de pantalla vía YouTube

Todos los vídeos que realiza para sus canciones son completamente iguales, de hecho podríamos coger imágenes del vídeo de La Salchipapa y meterlas en el vídeo de Tukutúú y nadie notaría absolutamente nada. Incluso la canción tampoco se vería demasiado alterada. Los vídeos siempre consisten en un croma con imágenes de mierda en el que Leticia improvisa una coreografía que navega entre lo sexy y los terrorífico ataviada con varios ropajes sacados del Party Fiesta o de cualquier otra tienda de disfraces y complementos de fiestas para niños.

Esta vez el asunto se llama El Polvorrón y supone la incursión de un nuevo concepto en la escena musical nacional, el “hit del invierno”, en contraposición al clásico “hit del verano”, hito que lleva varios años persiguiendo esta incansable artista sin ningún tipo de éxito. A Leticia le ha costado cuatro intentos darse cuenta de que nunca logrará crear un single veraniego y es por eso que ahora lo intenta con otra estación del año.

Leticia Sabater El Polvorrón

Captura de pantalla vía YouTube

"El Polvorrón" intenta ser un villancico discotequero (interesante concepto, sin duda) en el que se mezclan distintas ideas que pretenden venderse como radicales pero que se quedan en travesuras de patio de colegio. En este tema Leticia intenta comprimir varios conceptos que mete a la fuerza sin ton ni son: alcohol, porros y sexo. Ya os podéis imaginar, tópicos excesivamente manidos como el doble sentido de los camellos de los reyes magos como “camellos” de droga; el clásico recurso lírico de los villancicos (“ropo pom pom, ropo pom pom”) rebautizado como “porro pom pom”; eso de “tocar la zambomba”, en fin, los lugares comunes presentados como genialidades.

Publicidad

MIRA:


La canción avanza vacilante hacia un abismo fatal, con esas letras que mal cuadradas con la música y esas imágenes de porros superpuestas encima de una Leticia Sabater medio desnuda y excesivamente sexualizada. Imágenes todas ellas duras e impertinentes que nos generan una experiencia febril.

Leticia Sabater El Polvorrón

Captura de pantalla vía YouTube

Porque al final de eso trata el juego, crear una inapelable sensación de vergüenza ajena, de estar presenciando la caída en directo de una artista a la que ya se le ha pasado el arroz. Todas las piezas de este rompecabezas funcionan para que creamos que esta mujer está completamente perdida, es un ejercicio de autohumillación que pretende monetizar la lástima. Leticia es muy consciente de su papel en esta sociedad y no vacila en ponerse en situaciones lamentables para generar esta atracción hacia lo lamentable, el derrumbe de un artista como gancho mediático.

Esta es su trampa y la explotan de forma exacerbada. La pregunta es, ¿esta estrategia durará siempre? ¿Puede humillarse aún más lo que ya de por sí se ha humillado hasta límites insospechados? ¿Puede romperse aún más el muñeco ya roto?

Sigue a Pol en @rodellaroficial.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.