mujer arrancándose las pestañas
Foto: Manuela Montañez | VICE Colombia
Fotos

Así es ser modelo cuando tienes la enfermedad de quitarte el pelo compulsivamente

La fotógrafa Manuela Montañez, y la modelo Anna Victoria Moore, quien padece de tricotilomanía, nos permiten dar un vistazo a lo que significa ser modelo y vivir con este trastorno.

Artículo publicado por VICE Colombia.


¿Qué haces cuando estas estresado? ¿Comes? ¿Lloras? ¿Te pones irritable? ¿Limpias? ¿Gritas? ¿Vas al gimnasio?

Para Anna Victoria Moore, modelo de 20 años radicada en Atlanta, Georgia, la respuesta es que se arranca las pestañas. Así: "Me arranco las pestañas".

La tricotilomanía es un trastorno obsesivo compulsivo, en el que las personas que lo padecen no pueden evitar el acto de arrancarse el pelo de forma compulsiva. Se estima que este trastorno afecta a cuatro por ciento de la población mundial y es hereditario, siendo más común en la población femenina.

Publicidad

Anna ha padecido de tricotilomanía desde los cuatro años y ha aprendido a vivir con su padecimiento. Cuando a los nueve años empezó terapia para manejar su enfermedad, su familia descubrió que su abuela paterna también padecía del trastorno, pero lo había ocultado de sus seres queridos al usar pelucas y pestañas postizas toda su vida.

Anna tiene un caso leve de tricotilomanía y solo se arranca las pestañas superiores, a diferencia de otros, que se arrancan también el pelo de la cabeza, las cejas, el vello de los brazos y el púbico. Nos cuenta que cuando se enfrenta a situaciones estresantes se llena de ansiedad y tensión insoportables y solo al arrancarse las pestañas siente alivio. Al hacerlo, dice, no siente dolor, pero sí siente como si sus preocupaciones se desvanecieran.

Para Anna cualquier problema mínimo es suficiente para detonar su tricotilomanía. El trastorno afecta su carrera como modelo ya que ha tenido agencias que se han negado a contratarla por su padecimiento y le piden que cuando deje de arrancarse las pestañas, regrese. En una ocasión en un trabajo en Grecia, una maquilladora, al darse cuenta de que ella no tenía pestañas, incluso se refirió a ella como "asquerosa".

Anna ha decidido compartir su historia y poco a poco se ha sentido más cómoda sin usar pestañas postizas en público. La aspiración de Anna es que más personas con su padecimiento aparezcan en los medios y, por qué no, empezar una conversación en la sociedad para que la gente esté más informada y entienda que, aunque las personas que padecen de tricotilomanía se ven y manejan el estrés de una manera muy diferente, son capaces de relacionarse y llevar una vida normal. Quizás así los estándares de belleza se vuelvan más diversos y aprendamos a romper el molde y descubrir la belleza en rostros menos usuales.

Publicidad
1544129721594-Montanez_181024_7924_LR
1544129742333-Montanez_181024_7940_color_LR
1544129760328-Montanez_181024_7950_LR
1544129775544-Montanez_181024_7962_LR
1544129801822-Montanez_181024_7979_LR
1544129830160-Montanez_181024_8012_LR
1544129847975-Montanez_181024_8036_Cropped_LR
1544129886566-Montanez_181024_8058_LR-1
1544129901828-Montanez_181024_8127_LR
1544129923818-Montanez_181024_8219_LR
1544129953045-Montanez_181024_8227_LR

Modelo: Anna Victoria Moore
Maquilladora: Piper Von Hoene