Mujeres trans rodeadas de fantasmas de hombres heterosexuales
Identidad

Los hombres hetero deberían ser parte de la comunidad trans

Puede ser inquietante imaginar a los hombres cisgénero como parte de la comunidad trans, pero es algo que deberíamos empezar a hacer.
CV
ilustración de Cathryn Virginia
ÁG
traducido por Álvaro García
17.12.19

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Salí con otro varón heterosexual y cisgénero la semana pasada. Jason y yo fuimos a comer pho, me llevó a casa en su motocicleta y se despidió poco después de venirse en mi rostro. Mientras se alejaba, me pregunté a quién le colocaría cuidadosamente su casco de repuesto después de mí. ¿Acaso Jason se mantendría invisible, atravesando a las chicas trans como un fantasma, de la misma forma en que serpentea entre el tráfico de medianoche en la autopista Brooklyn-Queens?

Publicidad

Juntos, Jason y yo éramos dos mitades claras de un área de la cultura trans: el romance entre hombres hetero y mujeres como yo que se remonta al comienzo de la humanidad. Pero cuando Jason se fue, yo seguí siendo parte de la comunidad trans y él se alejó, como si pudiera ir lo suficientemente rápido para escapar de la verdad. En su moto, Jason podría ser el arquetipo de la pareja de cualquier chica trans, conduciendo en la noche para escapar de nosotras, su casco de repuesto vacío, representando a la chica faltante en su vida que podría necesitar su protección.

Sin embargo, Jason no es solo un tipo que siente "algo" por las mujeres transgénero. Es tentador suponer que los hombres que se acuestan casualmente o en secreto con mujeres trans no son más que visitantes de la comunidad con algún fetiche. Pero los hombres heterosexuales cisgénero con los que tenemos sexo y con quienes salimos; los que nos aman, nos ignoran y nos envían fotos de penes, no son anomalías individuales. Son la mitad faltante de nuestra comunidad.

Sobra decir que los hombres que se relacionan con mujeres trans no son transgénero. Son varones cisgénero que generalmente se identifican como heterosexuales. Jason era un buen chico. No lo pensó dos veces antes de salir conmigo en público y nunca me trató irrespetuosamente. Pero como grupo social, nuestros hombres son invisibles. Rara vez se reconoce su existencia, ya que se supone que ningún hombre hetero querría estar con nosotras. Cuando se les reconoce es por vergüenza y a menudo son orillados al aislamiento.

Nuestros hombres carecen de una narrativa cultural. Sin un sentido compartido de comunidad, se ven obligados a descubrir su atracción por las mujeres trans en la privacidad de sus mentes, a través de la pornografía, los medios de comunicación o cualquier otro método; lugares con una lente distorsionada de quiénes son realmente las mujeres trans. Sin embargo, su lugar en nuestras vidas es parte integral de la experiencia de las mujeres trans que salen con hombres cis.

La mayoría de las personas, incluidos los heterosexuales, podrían decir que su identidad sexual los ubica en una comunidad más amplia, que generalmente incluye a sus parejas. Pero debido a que los varones que se interesan en las mujeres trans generalmente son varones heterosexuales que usan a las chicas trans como un fetiche, podríamos pensar que son las últimas personas que percibiríamos como parte de nosotras. Les proporcionamos un servicio lujoso. Permitimos que nuestros hombres mantengan a las mujeres trans a distancia, devalúen nuestra humanidad y, en algunos casos, abusar o incluso matarnos, con aparente impunidad. Al creer que somos una subcultura por la cual se sienten atraídos, nuestros hombres tienen el privilegio de vivir libres de toda responsabilidad. Pueden alejarse cuando quieren; nosotros sufrimos los abusos, nos quedamos sin hogar y morimos.

Publicidad

Puede que las mujeres trans no quieran varones cis en nuestra comunidad, pero el hecho de que estén escondidos no significa que no estén presentes. El hecho de que estos varones sean o no aceptados como parte del mundo social de las mujeres heterosexuales y trans, subrayando su proximidad con nosotras, al menos, da peso y responsabilidad a la presencia que tienen en nuestras vidas. No permitamos que sigan con el papel de lobo solitario.

Cuando hablamos de comunidad, tendemos a pensar en asociaciones y relaciones públicas, la forma en que la cultura se construye mediante la colaboración entre personas que comparten experiencias. Es un tanto inquietante imaginar a los hombres cis como parte de la comunidad trans porque no han aportado nada al trabajo que hemos hecho por la comunidad. Pero no necesitan ser constructivos para tener una influencia descomunal sobre las condiciones en que viven las mujeres trans que salen con varones.

No sé si volveré a acompañar a Jason en su motocicleta, pero no importa. Aunque él y otros hombres que se relacionan con mujeres trans tienden a vivir aislados de nosotras y los demás, seguimos estando conectados. Al igual que la materia oscura detectada al observar la forma en que la luz se curva a su alrededor, la presencia de los hombres en nuestra comunidad es palpable en la forma en que su invisibilidad afecta a las mujeres trans con las que tienen sexo y cuyas vidas alteran con descuido en la oscuridad. Las consecuencias abarcan desde la soledad hasta el peor tipo de pérdida.

Mike vive en mi vecindario y me contactó después de leer algunos artículos que había escrito sobre varones que se relacionan con mujeres trans. Nunca antes había visto historias sobre personas como él en los medios y quedó conmovido con la lectura. Mike se dio cuenta por primera vez de su atracción por las chicas trans hace unos años y desde entonces ha mantenido la tradición de discreción absoluta y vergüenza. Pensó que conocerme le presentaría un camino fuera de su estilo de vida deprimente. Me reuní con Mike por cortesía y luego desapareció por semanas. Cuando finalmente hablamos por teléfono, le dije que había repetido los errores de sus predecesores: pedirle a una chica como yo que se reuniera con él en secreto, solo para desaparecer sin ninguna responsabilidad. Mike no estuvo de acuerdo y por el teléfono pude escuchar a uno de sus colegas saludarlo, así que colgó. Nadie sabrá quién estaba al otro lado de la línea, pero aunque no pudieran verme, yo seguía en esa habitación con él.

A Mike le puede ocurrir cualquier cosa, pero no es algo simple. Le pregunté qué estaba en juego en su caso; parecía que al salir públicamente con una chica como yo, probablemente enfrentaría reacciones negativas de sus amigos y su familia. A pesar de este tipo de preocupaciones, los hombres que se relacionan con mujeres trans —porque son hombres— tienen el poder para cambiar la forma en que son percibidos, las percepciones de las mujeres trans y, lamentablemente, nuestro valor social en un mundo patriarcal. Han elegido no hacer nada durante mucho tiempo, pero no hacer nada también es una elección.

Publicidad

Elegir guardar silencio no te separa de la comunidad trans, simplemente favorece la preservación de tu anonimato. Esto tiene un gran costo para uno mismo, pero también para otras personas. Cualquier hombre que desee salir con mujeres trans debería saber que dichas elecciones aparentemente personales también son comunales y le causan daño a las mujeres trans.

Cuando nuestros hombres están ausentes de nuestras vidas, nos privamos de un amor significativo, nos quedamos sin casco en la autopista, rezando para no chocar contra las mismas fuerzas que los hombres temen que los aplastarán.

Las chicas trans a veces se simbolizan como mariposas, porque también sufrimos metamorfosis. Pero si somos ese bello insecto, estos hombres son el Efecto Mariposa de la teoría del caos, donde un acto aparentemente pequeño determina otra consecuencia mucho mayor. Cuando te das cuenta de que cada mujer trans de tu vida está involuntariamente soltera, debes despertar y darte cuenta de que es imposible que nadie la quiera. Causar daño es, a menudo, una cualidad desafortunada de la cultura masculina hacia las mujeres trans. Como todo, existe en un espectro, donde solo una franja pequeña inflige violencia física. Cuando el cuerpo de una mujer trans asesinada es hallado en un lago, significa que alguien la puso allí.

En 2015, la Encuesta Transgénero de Estados Unidos, la más grande de su tipo, encontró "patrones perturbadores" de discriminación contra las personas trans en todas las instituciones sociales, desde la vivienda hasta la atención médica y la violencia sexual. Las mujeres trans, particularmente las mujeres trans de color, enfrentan tasas de violencia sorprendentemente más altas que la población general. Más de la mitad (54 por ciento) "de todos los encuestados experimentaron alguna forma de violencia de manos de su pareja en algún punto de sus vidas". Para aquellos en economías clandestinas, como el trabajo sexual, la cifra llega a un escalofriante 77 por ciento. Comparativamente, una de cada cuatro mujeres cis sufrirá lo mismo.

Si los varones cis que se relacionan con mujeres trans siguen creyendo que su sexualidad no necesita definición o es un asunto en privado, su mal comportamiento continuará transmitiéndose de generación en generación, ya que las mujeres trans soportan una carga que los varones cis podrían ayudar a llevar. Mientras tanto, para muchas mujeres transgénero, la hermandad se ha convertido en la piedra angular de nuestras vidas. Lo ves reflejado en figuraciones modernas de la cultura trans, como Pose. Si conoces mujeres trans, lo sabes. Estas asociaciones son parte de quienes somos. Mientras atendemos las heridas de la angustia, reparamos el daño del abuso, lamentamos la pérdida de una hermana o navegamos por la vida adulta sin los hombres que nos buscan por la noche, esos tipos reanudan sus vidas como hombres heterosexuales en una comunidad hetero de personas cisgénero.

Publicidad

¿Cuántas mujeres cisgénero pensarían que está perfectamente bien tener una relación discreta con un hombre soltero que se niega a ser visto con ella en público? Es información básica en una vida directa y transfeminista. No recibimos amor verdadero a menos que encontremos a alguien especial.

Jeremy no tuvo problemas para salir conmigo en una cita. Nos conocimos la primavera pasada y nos hemos visto casualmente desde entonces. A diferencia de la mayoría de los varones que se relacionan con mujeres trans, no se avergüenza de su sexualidad. Dijo que una chica trans le presentó por primera vez la idea de que una relación discreta con una mujer trans lo conectaría con la misma cultura que quiere que mueran las mujeres trans. Era joven y no entendía exactamente lo que eso significaba, pero sabía que no quería ser parte del ciclo. Entonces, desde el principio, Jeremy quiso hacer las cosas bien. Sin embargo, me dijo que otros hombres que se relacionan con mujeres trans esconden tanto su sexualidad que acaban por apartarla de sí mismos. Puede ser decepcionante.

"No nos vemos como un grupo demográfico", me dijo Jeremy recientemente. "Muchos de nosotros nos escondemos y vivimos en secreto tanto tiempo que ni siquiera lo vemos como parte de nuestra identidad". Para Jeremy, parte del problema es que los hombres que se relacionan con mujeres trans se han aislado de las relaciones normales. "No cuentan con mujeres trans que sean sus compañeras, amigas o esposas y tienen relaciones de bajo riesgo con ellas", dijo. "Algunos temen acercarse demasiado a las mujeres o que una mujer se vuelva demasiado real".

Cuando le pregunté a Jeremy qué pensaba sobre la idea de que él y yo estábamos culturalmente conectados, dijo que "sería un honor ser considerado parte de la comunidad trans". Pero él sabe que no es tan simple; puede ser un honor, pero no es algo que se adjudicaría. Jeremy me dijo que hablara con su primo, otro hombre hetero progresista que está interesado en las chicas trans.

Publicidad

"Nuestra historia como grupo demográfico no muestra un recurso confiable de solidaridad", dijo Rakim, expresando sus dudas sobre los varones cisgénero. Al igual que muchas mujeres trans, Rakim rechaza la idea de que su sexualidad deba entenderse como algo más que heterosexual. "Para mí, ser alguien que se relaciona con mujeres trans significa que me gustan las mujeres. Atribuirle otro significado no solo sería impertinente, sino que también sería adjudicarme un privilegio que no me corresponde", dijo Rakim.

Es una perspectiva popular entre algunas mujeres trans. Muchas personas en la comunidad trans condenan el nombramiento de una sexualidad específicamente orientada hacia los cuerpos transgénero. Siempre he sentido que el acto de ignorar una atracción específica hacia las mujeres trans por respeto a la autenticidad de nuestro género como mujeres es de buen corazón, pero ingenuo, y sugiere que hay algo malo en desear un cuerpo transgénero.

Si crees o no que los varones que se relacionan con mujeres trans realmente pertenecen a las comunidades de las mujeres que desean, ¿no te preguntas en qué clase de mundo vivirían las mujeres trans si más de nuestros hombres pensaran que existe honor en ser parte de nosotras? Si adoptaran su lugar entre las mujeres trans con las que se relacionan, tendrían el poder de ayudarnos a promover el cambio.

Relacionarse con mujeres trans es más que una aventura privada en un mundo exótico. Nuestros cuerpos no son productos que los hombres disfrutan. Nosotras respiramos, amamos y sentimos miedo. Soy la mujer cuya cabeza protegió con un casco por seguridad, antes de llevarla a casa.