Estados Unidos

La relación Rusia-EE.UU. provoca la renuncia del asesor en seguridad nacional de Trump

Es el segundo descalabro para el presidente de Estados Unidos en menos de un mes: Michael Flynn renunció la noche de este lunes al gabinete presidencial, luego de que se hizo público que entregó "información incompleta" al vicepresidente Pence.
14.2.17
Imagen por Michael Reynolds/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sumó otro descalabro a menos de un mes de haberse mudado a la Casa Blanca.

Durante la madrugada de este martes, se confirmó que un influyente asesor de Seguridad Nacional de Trump, Michael Flynn, renunció a su cargo, después de que mintió, o dio verdades a medias, al vicepresidente Mike Pence sobre sus contactos con miembros del equipo diplomático de Rusia.

Publicidad

La polémica comenzó en diciembre pasado, cuando Trump aún no era presidente constitucional —sólo presidente electo— y Flynn sostuvo un encuentro con el embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak.

Trump ordena su primer ataque militar: el saldo es de 58 muertos, incluidos ocho niños. Leer más aquí.

Hace una semana, distintos reportes de agentes de inteligencia, publicados por medios de comunicación, dieron detalles de esa conversación: el ahora exconsejero habría revelado información delicada sobre lo que planeaba hacer la nueva administración de Estados Unidos respecto a las sanciones impuestas a Rusia por los ciberataques ordenados desde el Kremlin contra las elecciones presidenciales estadounidenses.

Pence, confiado en lo que le contó el asesor presidencial de aquella plática, negó públicamente que Flynn discutiera los castigos contra Rusia. Sin embargo, ayer cerca de las 11 de la noche, Flynn entregó su carta de dimisión en la Casa Blanca y admitió que dio "información incompleta" a su jefe, el vicepresidente.

"Por la noche, Mike Flynn decidió que lo más conveniente era renunciar, y tomó esa decisión", dijo Kellyanne Conway, la poderosa consejera de Trump y exjefa de su campaña presidencial, al noticiero NBC.

Los problemas para Flynn apenas podrían haber empezado: existe un ordenamiento llamado Ley Logan que castiga a quienes violen el protocolo diplomático y a ciudadanos particulares que intenten conducir la diplomacia estadounidense sin los salvoconductos adecuados. Aunque no está claro que tipo de sanción podría recibir Flynn, parece que el castigo podría ser moral para todo el equipo diplomático del presidente de los Estados Unidos.

Trump dice 'bye' a las 'ciudades refugio' de migrantes y 'hello' a 5.000 agentes fronterizos. Leer más aquí.

El hoy exconsejero es un exdemócrata que fue elegido por el mandatario Barack Obama como su jefe de la Unidad de Inteligencia del Pentágono. Trump lo mantuvo en Washington gracias a sus estrechos nexos con Rusia, su discurso de odio contra el Islam —"el miedo a los musulmanes es racional", dijo alguna vez en sus redes sociales— y su aversión a Hillary Clinton.

Ahora, su lugar es ocupado por Keith Kellogg, un teniente general retirado, quien trabajó con el expresidente George W. Bush durante la invasión a Iraq, y asesoró a Trump durante la campaña sobre política exterior y defensa nacional.

A este descalabro, se suma el revés judicial que ha enfrentado Trump para poner en marcha, de nuevo, su "veto extremo" contra visitantes en Estados Unidos provenientes siete países de mayoría musulmana. Esta medida fue aplicada sólo por unos días y luego suspendida por jueces federales por considerarla inconstitucional.

_Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs_