Drogas

Helicópteros y drones policiales sobrevuelan España a la caza de plantaciones de marihuana

Una operación contra el cultivo ilegal de cannabis muestra la cada vez mayor utilización de dispositivos aéreos para la persecución del crimen por parte de policías de la Unión Europea. VICE News indaga sobre estos nuevos instrumentos.
4.5.16
Imagen vía Wikimedia Commons
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Un vídeo de la policía autonómica de Cataluña mostraba un operativo policial de finales de abril en el que un helicóptero captaba desde el aire los elementos que permitían determinar que en un inmueble se podría estar cultivando marihuana. 1.000 plantas, para ser exactos.

En el metraje se aprecia el uso de infrarrojos y de un detector térmico, cuál operación militar del ejército estadounidense en Irak.

Imágenes de una operación policial de los Mossos d'Esquadra con helicóptero. Vídeo vía Facebook.

Es una cuestión que preocupa enormemente a quienes la cultivan, a juzgar por lo que se comenta en los foros cannábicos. Y ya no hará falta movilizar un helicóptero con todos los gastos que ello conlleva. Drones policiales podrán ser utilizados a este fin.

Publicidad

Los Mossos d'Esquadra, nombre del cuerpo autonómico, están en la vanguardia en el uso de estos dispositivos. Fuentes sindicales de la Policía Nacional española afirman que no les consta que, por parte de su cuerpo, "se estén utilizando este tipo de medios técnicos ni esté previsto su uso".

Se trata de "una cuestión aún sin regular debidamente por Ley", explica en un correo a VICE News Ramón Cosío, portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP).

La Unión Europea (UE) goza de competencias desde 2004 para gestionar el espacio aéreo de sus estados miembro. Y las empresas de drones se beneficiaron de cuantiosas subvenciones de la UE tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, de acuerdo a un artículo de 2014 de Cristina Blasi, doctora en Derecho por la Universidad Europea de Florencia.

También ha trabajado como investigadora en el European University Institute en cuestiones relacionadas con la protección de datos en el Espacio Europeo de Libertad, Seguridad y Justicia.

Pero la regulación del uso de estos dispositivos para fines policiales sigue siendo potestad de los estados, por ser el derecho penal uno de los ámbitos en los que no ceden competencias a la Unión. Blasi señala en el mismo artículo que no se puede determinar con precisión el uso que los cuerpos y fuerzas de seguridad dan a los drones.

"Desde entonces hay más regulación. El mundo de los drones se está regulando cada vez más. De hecho hay muchos proyectos a nivel europeo para ver cuáles son los límites", explica a VICE News Cristina Blasi, que señala en un correo los cambios que ha habido desde que escribió el artículo.

Publicidad

La European Aviation Safety Agency (EASA) anunció que para el presente año y el siguiente están previstos nuevos cambios normativos. Otro hito destacable de este proceso y que posibilita la regulación de la EASA fue la llamada Declaración de Riga del marzo del año pasado, en la que se apunta la estrategia con la que integrar los drones en el sistema de aviación europeo, el apoyo a la industria europea y, también, aquellas cuestiones relacionadas con la privacidad.

Francia invertirá en drones de última generación para espiar durante grandes eventos deportivos. Leer más aquí.

Desde el año 2011 los Mossos de Esquadra disponen de equipos RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems), otra forma de denominar a los drones. En un primer momento, de acuerdo a fuentes del cuerpo consultadas por VICE News, se utilizaron para la captación, recepción y transmisión de señales de comunicación en la búsqueda de personas desaparecidas.

A partir de entonces se exploraron nuevas posibilidades, y el propio cuerpo ha desarrollado sistemas de mejora del pilotaje y navegación de estas aeronaves. En 2015 los Mossos formaron a los primeros pilotos de drones en escuelas homologadas por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) española.

Por ahora, y según las mismas fuentes, su uso se limita a la captación de señales de telecomunicaciones o como radio enlace entre dos puntos incomunicados o de difícil acceso por las condiciones geográficas del entorno.

Publicidad

Hoy en día se están introduciendo nuevas funcionalidades, pero se trata de pruebas experimentales. La de los grupos de intervención especial es una de las áreas en las que se intentó introducir este aparato con la vista puesta a minimizar los riesgos para los agentes que intervienen en estas operaciones. La gendarmería francesa ya utilizó estos dispositivos para apoyar a sus efectivos en los arrestos de supuestos terroristas.

El cuerpo autonómico sostiene que "obedecen escrupulosamente la normativa vigente", derecho a la intimidad incluido.

Hasta que no se concreten las medidas anunciadas por la EASA, no hay ni jurisprudencia ni una legislación muy clara en este sentido sobre el uso de drones en operaciones policiales. El artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos establece que "toda persona tiene derecho al respeto de su vida privada y familiar, de su domicilio y de su correspondencia".

Aunque hay excepciones. Aquellas relativas a "la seguridad nacional, la seguridad pública, el bienestar del país, la defensa del orden y la prevención de las infracciones penales, la protección de la salud o de la moral, o la protección de los derechos y las libertades de los demás". Es en esta tensión donde deben establecerse las pautas de la utilización de estos dispositivos.

Sigue a Quique Badia en Twitter: @qbadiamasoni

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES