Filipinas

Duterte autoriza que la policía asesine a 'idiotas' que se resistan a ser arrestados

En la ceremonia realizada por el Día de los Héroes, el presidente de Filipinas dijo a un jefe de policía que era libre de matar a quien luchara por no ser arrestado, poco después de reunirse con los padres de un estudiante asesinado por agentes.
Imagen por Francis R. Malasig/ EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, autorizó a la policía de su país a matar a aquellos "idiotas" que violentamente se resistan a ser detenidos. La coyuntura no pudo ser peor: el anuncio ocurrió dos días después de que cientos de personas convirtieron el funeral de un adolescente asesinado en una protesta contra la mortífera guerra contra las drogas.

Horas antes, Rodrigo Duterte se había reunido con los padres de ese joven, el estudiante Kian Loyd delos Santos, de 17 años, y en el palacio presidencial de la capital del país, Manila, les aseguró que el caso de su hijo sería manejado de manera justa y profesional.

Publicidad

Los operativos de Duterte en Filipinas dejan otros 32 muertos sólo en 24 horas. Leer más aquí.

La madre de delos Santos, Lorenza, dijo que confiaba en que el presidente ayudaría a resolver rápidamente el caso, mientras que el padre, Saldy, dijo que ya no temía por su vidas y se sintió tranquilizado por la reunión.

Duterte recibiendo a Lorenza delos Santos y a su esposo Saldy. Imagen por Ace Morandante/ EPA.

"Él prometió que no permitiría que los que cometieron un error quedaran impunes", dijo la madre en una entrevista publicada en línea por la oficina de comunicaciones de Duterte en una página de Facebook.

El mandatario Rodrigo Duterte desató una violenta guerra contra las drogas justo después de asumir el cargo en junio del año pasado, tras una campaña electoral en la que prometió usar una fuerza mortal para acabar con el crimen y las drogas.

Como consecuencia, miles de personas han sido asesinadas y la violencia ha sido criticada por una gran parte de la comunidad internacional. Entre tantas víctimas, es difícil reconocer a aquellos culpables de un delito, los adictos, los usuarios de drogas y los que no tenían ninguna relación con la compra y venta de estupefacientes.

La oposición filipina se había mantenido en silencio durante meses, pero el asesinato de delos Santos por parte de los oficiales antidrogas el 16 de agosto pasado ha provocado una inusual indignación pública.

Más de 1.000 personas, entre ellas monjas, sacerdotes y cientos de niños, se unieron a la procesión fúnebre de este el sábado, convirtiendo el funeral en una de las marchas más multitudinarias contra la campaña antidrogas del presidente.

Publicidad

Los polémicos dichos del presidente Rodrigo Duterte ocurrieron a la mitad del discurso que realizó en el Cementerio de los Héroes en las afueras de Manila, donde dirigió comentarios improvisados a Jovie Espenido, el jefe de policía de una ciudad en el sur del país, donde el alcalde fue asesinado por presuntos narcotraficantes.

"Tu deber te obliga a superar la resistencia de la persona que estás arrestando… (si) él se resiste y es violento… eres libre de matar a todos los idiotas. Esa es mi orden para ti", dijo el abogado de 72 años al oficial de la policía.

Luego, Rodrigo Duterte añadió que "el asesinato, y homicidio y homicidios ilegítimos" no estaban permitidos y que la policía debía sostener el imperio de la ley en el desempeño de sus funciones.

Delos Santos fue detenido por policías vestidos de civil y arrastrado hacia un oscuro callejón en Manila. Luego, recibió un disparo en la cabeza y su cuerpo fue abandonado junto a un basurero, según testigos cuyos relatos parecían estar respaldados por imágenes de la cadena de noticias CCTV.

La policía dijo que actuaron en defensa propia después de que delos Santos abrió fuego en contra ellos, pero la evidencia sugiere lo contrario. El portavoz de Duterte y el ministro de Justicia han descrito el asesinato del adolescente como un caso "aislado".

La relatora especial de la ONU sobre las ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, describió el asesinato de delos Santos como "asesinato" en un tuit publicado el 25 de agosto, lo que desató la ira de Rodrigo Duterte, quien en un otro discurso de este el lunes la llamó "hija de perra" y "estúpida".

"Ella no debería amenazarme", dijo Rodrigo Duterte mientras desafiaba a Agnes Callamard a visitar y ver la situación en Filipinas.

Duterte paga hasta 40 mil dólares por cada policía corrupto 'vivo o muerto'. Leer más aquí.

Una visita a Filipinas por la relatora de Naciones Unidas estaba planeada en diciembre pasado, pero fue cancelada porque ella rechazó aceptar la condición de Duterte sobre la realización de un debate con él.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs