Drogas

Ya está en puerta la venta de marihuana recreativa en farmacias de Uruguay

Este país sudamericano se prepara para ser el primero del mundo en vender cannabis recreativo y con regulación estatal a través de farmacias, pero el paso todavía enfrenta resistencias. Hasta el momento 50 boticas se han apuntado como centros de venta.
15 Agosto 2016, 1:15pm
Imagen por Diego Simón Sánchez/Cuartoscuro.

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Llovía en Montevideo. Y agolpadas entre la gente que se resguardaba en la parada del ómnibus, dos chicas decidieron prender un porro. Encender ese cigarrillo de marihuana podía ser incómodo, pero no ilegal según la legislación de este país sudamericano donde el consumo de drogas está despenalizado desde la década de 1970. Y sin embargo, dos efectivos de la Guardia Republicana [fuerza de élite de la policía] que se encontraban en tareas de patrullaje no lo vieron así.

El incidente trascendió a la opinión pública a inicios de julio ya que el Ministerio del Interior uruguayo anunció la suspensión de los dos policías por violación del protocolo. Según el relato que las jóvenes hicieron a través de las redes sociales, los efectivos les exigieron que apagaran ese porro advirtiéndoles, incorrectamente, que no se podía fumar en la vía pública. Les pidieron sus números de teléfono, direcciones y documentos de identidad interrogándolas durante diez minutos bajo la lluvia.

Una vez que las dejaron ir, según reportó el portal "Montevideo.com", una de las jóvenes recibió un mensaje de Whatsapp por parte de uno de los agentes que decía: "Espero que no te enfermes".

El director de la fuerza anunció a la prensa sanciones "severas" para los efectivos. Pero también opinó que en el fondo era "algo romántico".

A tres años de aprobada la ley que habilitó para todo el país la plantación de cannabis en hogares y clubes de cultivo, aún hay denuncias de allanamientos, incautación y destrozos de plantaciones legales.

'El Centro de Farmacias se postuló para ser parte de esto. Pero ninguno quiere ser el primero'.

Aunque no se ha anunciado una fecha exacta, se estima que en las próximas semanas, el actual gobierno de Tabaré Vázquez (Frente Amplio, izquierda) comenzará con la venta regulada de marihuana en 50 farmacias del país. Serán dos variedades que surgen de los esquejes (muestras del tallo o cogollo que se introduce en tierra para reproducir la planta) que el Estado entregó a las dos empresas privadas que fueron autorizadas a plantar y cosechar hasta dos toneladas de cannabis. Su venta, a un precio regulado, será exclusiva para fines recreativos.

La ley habilita también la explotación de la droga con fines medicinales, pero los proyectos que apuntan a eso aún no cuentan con aprobación del gobierno. Además todavía los médicos intentan adaptarse a la posibilidad de recetar marihuana con fines terapéuticos. Y el poder judicial tiene pendientes jornadas de capacitación para actualizar a jueces y fiscales sobre el nuevo marco legal.

En diciembre de 2013 el gobierno del entonces presidente José Mujica (Frente Amplio, izquierda) aprobó una ley que reguló el consumo, producción y venta de marihuana, permitiendo el acceso a la droga solo a través de una de tres posibles vías: el cultivo de hasta seis plantas en el hogar, o la pertenencia a un club de entre 15 y 45 miembros [con hasta 99 plantas] o la adquisición de hasta 40 gramos mensuales en farmacias.

Miles de jóvenes se congregaron en los alrededores del Parlamento con carteles verdes en forma de flor y una sola leyenda: "Uruguay regula".

Este pequeño país sudamericano se convertía así en el primero en otorgar licencias públicas para la producción de marihuana con fines recreativos, controlando su distribución y venta, así como habilitando su investigación científica y uso médico.

Milton Romani, saliente secretario de la Junta Nacional Drogas e impulsor de la norma durante el actual gobierno de Tabaré Vázquez [izquierda, oficialismo], admitió que el proceso uruguayo está "lleno de paradojas" y ha encontrado resistencias entre médicos, jueces y políticos de su propia fuerza. Así la mayoría de los 160.000 consumidores de la droga que existen localmente, de acuerdo a encuestas del gobierno, todavía espera que se concrete en la práctica, la parte más importante de la ley: la venta en farmacias.

Las prohibitivas leyes internacionales de drogas no frenarán la legalización de la marihuana. Leer más aquí.

En muchos países de Latinoamérica, en este caso la Ciudad de México, cada año hay manifestaciones para legalizar el cultivo. (Imagen por Diego Simón Sánchez/Cuartoscuro).

Un camino más lento de lo esperado

Uruguay es un país discreto, donde los secretarios de Estado son vistos en la feria o haciendo cola en una tienda. Y Romani, ex embajador ante la [Organización de Estados Americanos](La organización de DDHH más importante de América está en graves problemas económicos) (OEA), no es diferente. Un día, entre los estantes del supermercado donde hacía las compras, encontró a un hombre cuyo prontuario conocía: tráfico de drogas. La persona se le acercó y le dijo: "Nunca pensé que había tanto hincha paraguayo en este país", refiriéndose a los uruguayos que consumen la marihuana del vecino país, la única que hasta ahora era accesible.

Como en buena parte de los países sudamericanos, es el mercado paraguayo el que abastece al mercado ilegal de marihuana, donde se vende hasta hoy el "prensado paraguayo". El gobierno espera disminuir la cantidad de consumidores de esa sustancia y robarle al tráfico 10 millones de dólares anuales.

Así es el corazón de la mayor zona productora de marihuana en Sudamérica. Leer más aquí.

Desde octubre pasado dos empresas de capitales privados Symbiosis [empresarios nacionales] e Icoorp [de inversores locales y extranjeros] trabajan en la plantación y cultivo de hasta dos toneladas de dos variedades de marihuana que se venderá a aproximadamente a un dólar el gramo. El proceso está en la fase de secado de las flores y se esperan detalles de cómo se hará la distribución.

El gobierno debe aún anunciar la apertura del registro de los consumidores, un paso obligatorio para acceder al cannabis, y entregar a las farmacias el software necesario para la venta. Por miedo a robos o a perder a la clientela tradicional — sobre todo en el interior del país — se estima que sólo 50 de las 1.200 farmacias a nivel nacional comercializarán la droga. Del precio de venta se negocia qué margen comercial será el que retengan los farmacéuticos, una cifra que el gobierno pretende no supere el 30% [el mismo que se cobra para medicamentos].

"Ha sido un proceso lleno de paradojas. El Centro de Farmacias — gremio de los empresarios farmacéuticos uruguayos — se postuló para ser parte de esto. Pero ninguno quiere ser el primero, y hay interés de discutir los márgenes comerciales hasta último momento. Es obvio que esto ha sido más lento de lo que esperábamos. Pero es una lentitud por cautela. No queríamos cometer errores que frustraran las buenas intenciones y los grandes méritos de la ley", explicó Romani a VICE News.

La oposición también ha jugado en el terreno político. En entrevista con el medio local Búsqueda y en plena campaña electoral, el actual presidente Vázquez, oncólogo de profesión, se mostró contrario a que las farmacias vendieran marihuana señalando que era algo "increíble".

'Hubo un momento en que la voluntad política de sacar esto adelante fue más fuerte'.

Al respecto Romani dice que "hubo un momento en que la voluntad política de sacar esto adelante fue más fuerte. Es un tema polémico que está en debate en Uruguay. Hay muchos mitos, leyendas y prejuicios instalados que son difíciles de doblegar. Hay una formación en un 'higienismo' médico del siglo pasado y existe una batalla cultural y científica para demostrar que las sustancias controladas pueden ser beneficiosas. No estamos liberalizando la marihuana, estamos tratando de poner un nuevo esquema regulatorio".

Antes que la norma fuera aprobada en el Parlamento — solo con los votos de legisladores de la fuerza de gobierno — la Sociedad de Psiquiatría emitió una lista con los posibles efectos del consumo del cannabis: desinterés, afectación de reflejos y actividad motora, deterioro de las actividades interpersonales y hasta aumento de peso. También la Asociación de Química y Farmacia se opuso a la norma hasta que consiguió que sus profesionales recibieran un pago extra por el trabajo de mantener un nivel de stock de la droga siguiendo los parámetros de envasado, conservación y seguridad que el gobierno fijó.

Tras haber solucionado la traba que planteaban los trabajadores, el gobierno se apresta a comenzar una "amplia" campaña de prevención sobre el consumo para los próximos días.

En julio un grupo de 140 médicos, enfermeros y universitarios recibieron formación en los usos terapéuticos de la planta en un taller "piloto" organizado por el Sindicato Médico del Uruguay con apoyo del gobierno. Recibieron charlas también sobre el sistema endocannabinoide, la parte del cerebro donde están los receptores que son activados al fumar la planta, y que hasta hoy no forma parte de la currícula más tradicional de la Facultad de Medicina.

Kamba Rembe: el pueblo paraguayo que planta y odia a la marihuana. Leer más aquí.

En diálogo con VICE News la doctora Julia Galzerano, promotora del evento, dijo que esto "no quiere decir que todos los médicos apoyen [la marihuana medicinal] pero en la medida que se habilitó se genera una mayor apertura".

"Este país es liberal en la concepción, pero en la instrumentación de las cosas encontrarás resistencias. Y se generan postergaciones porque es muy fácil en el Estado trancarte algo: basta con decir que vayas por la ventanilla para que eso tenga un ritmo muy cansino, y en el Uruguay más", opinó Romani.

Desde el gobierno se sienten optimistas en que la marihuana derribará todos esos tabúes culturales de la misma forma que lo hizo la ley de matrimonio homosexual, aprobada al mismo tiempo. Así Romani confía en que los uruguayos se acostumbrarán a comprar marihuana en farmacias, de la misma forma en que lo hicieron a ver parejas del mismo sexo caminando por la calle tomadas de la mano.

"Una vez que se regularice y se naturalice la venta de marihuana, se van a vencer resistencias. Y allí tendremos otros desafíos, por ejemplo ver cómo atendemos ese 16% de los usuarios que puede llegar a tener problemas con el cannabis", opinó.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Sigue a Eloísa Capurro en Twitter: @EloMdeo