Publicidad
medio ambiente

El pulpo desplaza al bacalao en aguas marinas por el calentamiento global

El calentamiento global ha hecho que los pulpos invadan zonas supuestamente frías y desplacen a especies locales.

por Daisy Meager; traducido por Elvira Rosales
01 Agosto 2017, 3:00pm

Photo via Flickr user grahamvphoto.

El futuro de nuestros suministros de mariscos no parece muy prometedor. Según un informe reciente emitido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, estamos peligrosamente cerca de alcanzar el límite de la pesca sustentable, con el 90 por ciento de las reservas mundiales clasificadas como sobrepescadas. Los estudios demuestran que incluso si crees que estás comprando mariscos sustentables, el atún de tu mercado podría ser una especie en peligro de extinción. O contener trocitos de plástico.

La semana pasada solo hubo más noticias malas para nuestros amigos marinos. Un informe de la UK Marine Climate Change Impacts Partnership (MCCIP) descubrió que el aumento de las temperaturas marinas —resultado del calentamiento global— está generando un impacto perjudicial en el ecosistema submarino.

Los descubrimientos reúnen la contribución de más de 400 científicos durante los últimos diez años para concluir que las temperaturas de las aguas marinas están aumentando a un ritmo de 0.5 grados Celsius por década. El crecimiento podría parecer insignificante, pero los investigadores dicen que tiene un gran impacto en los peces y crustáceos que habitan las aguas del planeta.

LEE MÁS: El calentamiento global está acabando con los peces de África

En la última década, las aguas que rodean la costa británica han sido testigo de un crecimiento de poblaciones marinas que por lo general se encuentran en el Mediterráneo. El reporte afirma que las especies de aguas cálidas como los calamares, pulpos y atunes azules del Atlántico son más comunes en el Reino Unido y se están volviendo atractivos para "la explotación comercial". Entre los pescadores ingleses el calamar ya es una presa popular; el año pasado, el Centre for Environment, Fisheries, and Aquaculture Science (Cefas) descubrió que se atraparon ejemplares en el 60 por ciento de las estaciones pesqueras encuestadas en Gran Bretaña, comparado con el 20 por ciento en la década de los 80.

El reporte de la MCCIP también descubrió que como reacción ante las altas temperaturas, las especies marinas de aguas frías, como el bacalao, están nadando hacia el norte —lejos de la pesca inglesa— en busca de climas más frescos. El declive de estos peces de aguas frías no solo afecta las reservas para la pesca comercial, sino también la vida de aves marinas que dependen de ellos para alimentarse.

MUNCHIES contactó al Dr. Matthew Frost, director adjunto de la Marine Biological Association quien dirigió el informe de la MCCIP, para saber qué podemos esperar de estos cambios poblacionales de peces y mariscos.

Nos dijo lo siguiente: "Es difícil decir si un cambio es bueno o malo, ya que es un valor de juicio más allá del reino científico, el cual solo registra y predice el cambio. Podría ser bueno que el atún azul aparezca en mayor número ya que es una especie en peligro de extinción y los grandes depredadores marinos son señal de un ecosistema saludable. Pero si este mismo cambio está provocando que las poblaciones de aves marinas disminuyan, entonces no se puede considerar 'una buena noticia'. El ambiente marino está interconectado y debemos considerarlo como un todo".

De manera que el futuro de nuestras aguas sigue siendo turbio.