Feminisme

Por qué a las mujeres nos salen morados más fácilmente que a los hombres

Hablamos con un montón de dermatólogos y expertos médicos para que nos ayudaran a comprender de dónde coño vienen todos esos morados.
14 Septiembre 2016, 7:10am
Image by Nadya Peek via Flickr

¿Alguna vez has encontrado un hematoma enorme en la pierna y has pensado Dónde coño me he hecho esto? Yo sí. Y todas las mujeres que he conocido en mi vida también.

"Me pasa todo el tiempo", me dice la cómica Melinda Kashner. "Mi jefe incluso me llamó una vez a su despacho para preguntarme si todo iba bien en casa".

En cualquier momento dado, Kashner tiene al menos un morado de procedencia desconocida en su cuerpo. "Me pasa en las piernas y en los brazos, casi exclusivamente en las extremidades", dice. Pero Kashner no está sola.

En Tumblr, un post que solo contenía el título y que dice "el equipo de los hematomas misteriosos en la pierna" tiene más de 375.000 notas. Y las personas que hacen reblog son mujeres en su mayoría. Cuando escribí en Facebook que buscaba otros miembros del 'Equipo de los Hematomas Misteriosos en la Pierna', las respuestas que recibí fueron exclusivamente de mujeres. Una mujer me envió una foto de su conjunto actual de moratones, que unidos formaban una cara enfadada. El único hombre que comentó mi publicación lo hizo para etiquetar a una mujer que conocía.

"Recuerdo que cuando estaba en cuarto curso y tenía que llevar el peto del uniforme, los demás niños siempre me preguntaban por qué tenía moretones en las piernas", explica Jacqueline, propietaria de la cara enfadada de hematomas, "pero yo nunca tenía ni idea".

Y sigue sin tener ni idea. "¿Es posible que a lo mejor soy incluso más torpe de lo que pienso? Pero no creo que me tropiece con tantas cosas".

Imagen: Los hematomas en forma de cara enfadada de la pierna de Jacqueline. Causa: Desconocida.

La piel está formada por tres capas: la epidermis (la capa superior, la que puede verse), la dermis (donde se encuentran los capilares, las glándulas sudoríparas y los folículos pilosos) y la hipodermis (sobre todo grasa, con algunos vasos sanguíneos y otros refuerzos estructurales). Los morados se forman cuando los vasos sanguíneos de la dermis o la hipodermis se rompen, provocando que la sangre se filtre hasta el tejido circundante. Un morado no aparece de inmediato, normalmente aparecen uno o dos días después de la lesión y su color depende de la profundidad de la misma.

"Existe una cosa llamada efecto Tyndall", explica la Dra. Dawn Davis, dermatóloga en la Clínica Mayo, "según la cual los colores pueden tener un aspecto diferente dependiendo de la capa de piel en la que se encuentren. Las cosas parecen más oscuras cuanto más profundamente están situadas en la piel". Un hematoma que sería marrón o rojizo cerca de la superficie de la piel se vuelve morado o incluso negro si la lesión es hipodérmica.

¿Hay algo en la piel de las mujeres que hace que nos resulte tan fácil desarrollar moretones? El dermatólogo Jeffrey Benabio escribe en su blog que a las mujeres les salen hematomas más fácilmente que a los hombres porque nuestra piel posee más grasa y menos colágeno. "La capa de colágeno denso es más espesa en los hombres y los vasos sanguíneos se mantienen más protegidos", escribe. "De forma similar, las diferencias estructurales entre la piel de los hombres y la de las mujeres puede verse en cosas como la celulitis".

Según el Dr. Joel Cohen, de AboutSkin Dermatology, el colágeno es "el principal bloque de construcción estructural de la piel". En la dermis, el colágeno forma una red de fibras que mantienen el resto de la piel unida como una red. El colágeno sostiene los vasos sanguíneos de modo que quedan más protegidos de la fuerza de los traumatismos. La grasa subcutánea, por otra parte, no sostiene estructuralmente los vasos sanguíneos, sino que es más bien relleno. "Es parte de la amortiguación que existe antes de llegar al hueso", afirma Cohen. "Protege nuestros huesos y nuestros músculos del mundo exterior".

Imagina que tu piel es un camión lleno de melocotones

Imagina que tu piel es un camión lleno de melocotones. En la piel con alto contenido de colágeno, los melocotones van en cajas. Se mantienen firmemente en su lugar y hay menos probabilidades de que se golpeen durante el viaje. En las pieles con más grasa, los melocotones están flotando en pudin, por lo que tienen más probabilidades de recibir empujones y de chocar entre sí. Si esos camiones llenos de melocotones se conducen por la misma carretera, el camión del pudin tiene más probabilidades de que sus melocotones se golpeen que el camión de las cajas.

Solo hay un problema con esta teoría: no todas las mujeres tienen más grasa subcutánea que todos los hombres. Es una creencia muy común que las mujeres poseen una capa extra de grasa, que aparece en los blogs sobre pérdida de peso y culturismo e incluso en un episodio de Cheers.

Como suele ser el caso, las diferencias de género son complicadas. "Es difícil hacer generalizaciones tan contundentes", indica Cohen. "En realidad depende del IMC de cada persona". IMC significa Índice de Masa Corporal, un número que se obtiene tomando la masa total del cuerpo y dividiéndola por la altura. Como sucede con el género, los seres humanos cuentan con un rango extremadamente amplio en lo que respecta al IMC.

"Lo que sí podemos afirmar es que las mujeres y los hombres poseen rangos de IMC diferentes", afirma Davis. "Y el lugar donde almacenan la grasa depende del estrógeno y la testosterona. Los hombres y las mujeres desarrollan hematomas en lugares diferentes". Los hombres tienden a acumular grasa "por encima del cinturón", mientras que las mujeres almacenan porquería en sus "muslos, caderas y glúteos".

Davis indica un motivo más por el que las mujeres pueden desarrollar moretones con más facilidad y frecuencia que los hombres. "El estrógeno debilita las paredes de los vasos sanguíneos", explica. Los científicos siguen sin estar seguros de cómo exactamente, pero el estrógeno impide que se construyan las paredes de los vasos sanguíneos. También es un vasodilatador, lo que significa que mantiene abiertos los vasos sanguíneos y esto podría incrementar los hematomas. Los vasos sanguíneos dilatados implican más fuga de sangre antes de la coagulación, "por eso las mujeres sufren de varices", explica Davis, "y por eso los vasos sanguíneos de las mujeres cambian después de la menopausia".