LGBTQ

'El Orgullo no se vende, se defiende': así fue el Orgullo Crítico de Madrid

El Orgullo Crítico sigue defendiendo una disidencia de género al margen del capitalismo.

por Ana Iris Simón; fotografías de Luis H. Rodríguez
01 Julio 2019, 9:02am

"Por un modelo de Orgullo no mercantilizado, que reivindica la diversidad y nuestra disidencia frente al capitalismo rosa, la mercantilización de nuestros cuerpos el homonacionalismo y la homonormatividad". Con esta premisa y el lema "Despierta tu rabia" se convocó el viernes 28 de junio el Orgullo Crítico de Madrid. Otras ciudades como Barcelona, Sevilla y Valencia también acogieron protestas similares, con el objetivo de recuperar el espíritu combativo de los Disturbios de Stonewall y alejarse de la mercantilización y la festividad sin ápice de conflictividad social que, cada vez más, rodea al Orgullo institucional.

La de la capital arrancó, a 40 grados, en la Plaza de Jacinto Benavente. Finalizó en la plaza de Pedro Zerolo, puerta de entrada a Chueca y uno de los lugares de referencia para el colectivo en la capital, cuyo nombre, modificado en 2016, rinde homenaje al concejal del PSOE y activista LGTBI fallecido en 2015.

1561968978150-ORGULO-CRITICO-13

En medio del lío que tienen montado Almeida y sus secuaces -que si quítame esta parte de los carteles del Orgullo de Carmena, que si plántame la bandera LGTBI, que si ponle al lado una de España que representa el orgullo de ser español, no vaya a ser... -, cientos de personas marcharon en esta protesta organizada por bloques: el racializado, el de disidencias afectivas, el bisexual, el trans, el no binario, el bollero...

1561968923431-ORGULO-CRITICO-12

En los carteles y en las consignas, una amalgama de luchas que iban desde el antirracismo -"la lucha será antirracista o no será"- a la acusación de pinkwashing a Israel, acusándolos de emplear los colores de la bandera LGTBI para distraer la atención y blanquear la política genocida ejercida contra el pueblo palestino. Los manifestantes también se acordaron de la Conferencia Episcopal, del colonialismo -"la heterosexualidad es blanca y colonial", rezaba una de las pancartas más comentadas en redes y por supuesto, para Vox y sus líderes, con fórmulas como "Abascal, capullo, no nos toques el Orgullo".

1561969838975-ORGULO-CRITICO-22

Laura, de 23 años, me cuenta que es la primera vez que viene a la marcha. "Vengo en el bloque bisexual, que es el primer año que se incluye en esta protesta", dice. "Y vengo, aparte de para hacerme visible, para recordar que el Orgullo es algo más que una fiesta. Hay que recuperar el espíritu de Stonewall, y más ahora, en el momento en el que la ultraderecha nos quiere arrebatar las conquistas sociales que tantos años nos ha costado conseguir".

1561968952296-ORGULO-CRITICO-5

A la altura de Sol, en medio de una nube morada de humo de bengala me encuentro con David, de 25, que ha acudido para que "el Orgullo no sea siempre lo mismo, una fiesta para homosexuales homonormativos y de clase alta", una celebración más que una protesta en la que se excluye a "todas las demás letras". Para Eli (29), que le acompaña, "el colectivo solo es atractivo en la medida en la que compra y se vende, solo interesamos cuando se puede sacar dinero de nosotros o cuando damos dinero. Todo el mundo aplaude a las parejas homosexuales de las clases altas, a los altos cargos, a los artistas, se celebra la diversidad en las altas esferas. ¿Pero qué hay de la mujer trans de debajo de tu casa que se ve abocada a la prostitución? ¿Y del refugiado que ha tenido que huir de su país por su orientación sexual al que le decimos que viene a robarnos el trabajo?", pregunta.

1561969049159-ORGULO-CRITICO-10

Son casi las 22, se han quemado varias bengalas y se han gritado decenas de consignas. De "el Orgullo no se vende, se defiende" al "no desfilamos, nos manifestamos". Al llegar a la Plaza de Zerolo, sobre todas las demás, retumban unas voces infantiles. Son los niños de la Fundación Chrysalllis de Familias de Menores Transexuales, que encabezan la manifestación montados en una furgoneta, al grito de "nuestra pluma no se cura". Después, cada bloque lee su manifiesto, con reivindicaciones que van desde los derechos laborales de las kellys hasta la defensa del trabajo sexual pasando por la crítica al binarismo y al heteropatriarcado, el antirracismo o la crítica al colonialismo.

1561969769627-ORGULO-CRITICO-7

"No pienso pisar el orgullo de MADO", oigo decir a dos chavalas al salir de la plaza. No es la primera vez que lo oigo a lo largo de toda la manifesrtación. Se refieren a Madrid Orgullo, el Orgullo oficial, institucional, del Ayuntamiento y las asociaciones mayoritarias. A lo que, hasta hace no mucho, era la única alternativa, carrozas y escenarios petados de logos mediante, de celebrar y, sobre todo, de reivindicar los derechos del colectivo LGBTQ. Pero ya no.

1561969098824-ORGULO-CRITICO-19
1561969117926-ORGULO-CRITICO-21
1561969157705-ORGULO-CRITICO-14
1561969174361-ORGULO-CRITICO-18
1561969195703-ORGULO-CRITICO-16
1561969222035-ORGULO-CRITICO-20
1561969250366-ORGULO-CRITICO-15

Sigue a Ana Iris Simón en @anairissimon y a Luis Humberto en @lu_betito_is.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Tagged:
queer
Fotos
Madrid
manifestacion
Orgullo Crítico