Publicidad
Juego de tronos

‘Juego de tronos’ ha echado a perder a casi todos sus personajes

En ‘Las campanas’, el impactante penúltimo episodio de ‘Juego de tronos’, casi todos los personajes llegan al final de su periplo de las formas más absurdas e inverosímiles.

por Noel Ransome; traducido por Mario Abad
14 Mayo 2019, 3:30am

Todas las imágenes cortesía de HBO.

Aviso de importantes spoilers.

Durante sus últimos minutos de vida, Cersei pronuncia a gritos unas palabras que constituyen un resumen perfecto de este episodio:

“Así no quiero”.

¿Qué podría decirse de “Las campanas”, el quinto episodio de la octava temporada, sin que sea un mojón de las dimensiones de Drogon? A los espectadores se les había prometido un episodio de 80 minutos tras el cual Daenerys estaría, por fin, más cerca del Trono de hierro. Sin embargo, los primeros 30 minutos fueron una exhibición de traición cocida a fuego lento que derivó en la ejecución a dragón de Lord Varys. Esos minutos hicieron mella en la (ahora incestuosa) relación entre Daenerys y Jon Nieve. Luego, Tyrion liberó a su hermano Jaime de su cautiverio y le recomendó que encontrara a Cersei y ambos escaparan e iniciaran una nueva vida. Otra brillante idea de la Mano de la Reina.

Y luego se nos presentó a la Reina Loca Daenerys, que reduce Desembarco del Rey a cenizas ⎯no se salvan ni los niños⎯, todo aderezado con una serie de muertes de lo menos emocionante que dejan la derrota del Rey de la Noche a la altura del betún. Fue una secuencia asombrosa, soberbiamente grabada, perturbadora como ninguna, brillantemente interpretada… y pésimamente escrita.


MIRA:


Con los años, los fans de Juego de tronos han ido acostumbrándose a una producción que extrae lo mejor de un personaje exprimiendo lo absolutamente peor de los demás. Hasta la séptima temporada, esas decisiones normalmente se justificaban con arcos dramáticos coherentes y que respondían a una lógica interna. Era normal que a Ned Stark lo decapitaran porque era un tipo muy noble que esperaba que la justicia lo arreglara todo. Robb Stark fue asesinado porque era un romántico (y también porque esperaba que la justicia lo arreglara todo). Cersei era una villana maravillosa porque todos empatizábamos con las razones que la llevaron a convertirse en esa clase de persona. Joder, si hasta al chaval que mata a Jon Nieve le dedican varios episodios para mostrar las razones que lo llevan a cometer la traición.

No me cansaré de decir lo decepcionante que me parece esta temporada. Y ahora hay que sumar las siguientes decisiones, que son imperdonables.

Daenerys Targaryen

1557750104105-dany1

Al final, Daenerys Targaryen ignora el consejo de no usar armas de destrucción masiva contra la gente inocente de la (sorprendentemente extensa) ciudad de Desembarco del Rey. Pese a la holgada victoria contra los Lannister, en cuanto Dany oye las campanas de la rendición, en lugar de mostrarse piadosa, se le va la pinza y calcina todo lo que se le pone por delante, niños incluidos. Ya habían dejado caer que Daenerys se estaba obsesionando demasiado por el trono y que había heredado algunos rasgos de su padre, el Rey Loco, pero este giro ha sido más que inesperado.

Una Reina Daenerys Loca no es nada creíble.

Hubo un tiempo en que apoyar la causa de Daenerys era lo más fácil de la serie. Era la “Rompedora de cadenas”, amable pero con un corazón de hierro, capaz de negociar la paz con bárbaros y esclavos por igual. La llamábamos “Dany” y nos regocijábamos de satisfacción ante ese talento suyo para cocinar esclavistas y enemigos a la barbacoa. Desde el primer episodio, hemos sido testigos de sus hazañas: dar a luz a los dragones, liberar ciudades, salvar al tonto de Jon Nieve y ayudar a derrotar al Rey de la Noche. ¿Y ahora nos quieren hacer creer que la protagonista más adorable se ha convertido en la villana más irracional?

Durante siete temporadas, los creadores de la serie nos han inculcado la idea de que Dany era un personaje ecuánime, una reina interesada en la igualdad y para quien el valor más importante era la lealtad —”Hinca la rodilla y no habrá problemas”, decía—. La paradoja de todo ello, por supuesto, deriva del hecho de que en la sangre de los Targaryen hay cierta tendencia a la chaladura. Como dijo Varys, “Dicen que cuando un Targaryen nace, los dioses lanzan una moneda”. Se supone que con esto se asientan las bases para la transición de Daenerys, pero no funciona porque se nos está pidiendo también que ignoremos casi todo lo que sabemos del personaje. De repente, al sentirse sola y traicionada una vez más, Daenerys reacciona quemando vivas a miles de personas inocentes, inmune a sus gritos de desesperación. Venga ya.

El arco dramático de este personaje podría funcionar si el germen de esta decisión se hubiera plantado antes y se hubiera cultivado debidamente. Tal vez si George R. R. Martin termina las novelas, sea capaz de mostrar el descenso a la locura de Daenerys de un modo en que quede patente lo trágico de todo ello y lo que le ocurre a alguien cuando acaba consumida por el poder. Pero hasta entonces, la serie ha dejado a Daenerys en muy mal lugar.

Jon Snow

1557748915420-a83f84b1-ac43-4b47-be90-1e8ed1b7d500-screen-shot-2019-05-07-at-112246-am

La incontinencia verbal del noble de Jon Nieve en el episodio de la semana pasada provoca que su origen Targaryen sea la comidilla de la ciudad y la ejecución de uno de los personajes más conspiradores de la serie, Varys. Hasta que no ve a Daenerys incendiando Desembarco del Rey, Jon decide ignorar todo signo de locura de su amada. “Ella es mi reina”, repite una y otra vez como un mantra. Todo apunta a que es él el más apropiado para ocupar el Trono de hierro, pero ¿podemos fiarnos de un tipo ingenuo que ni siquiera es capaz de darse cuenta de que su amada/tía se está convirtiendo en la mala?

Jon Nieve sigue sin haber hecho nada.

Ya lo hemos captado; Jon encarna todo lo noble, valeroso y bueno. No cabe duda de que su bravura, humildad y honestidad lo sitúan por encima de todos nosotros. Pero la naturaleza de este personaje lo empuja a aparecer en lugares absurdos.

Jon está hecho de la misma pasta que los héroes clásicos, esos rasgos que hacen que la gente muera en Juego de tronos. Ya ha muerto una vez, y pese a ello nos recuerdan constantemente que es el mejor candidato para gobernar Poniente. Pero esa premisa no tiene en cuenta que el deporte favorito de Jon es liarla parda, que el hombre va cagándola de capítulo en capítulo hasta que viene una mujer —sea Arya, Daenerys, Sansa, Ygritte o Melisandre— a salvarle el culo. No fue él quien mató al Rey de la Noche. No fue él quien acabó con Cersei. No ha ganado ni una sola guerra gracias a su talento planificando estrategias militares. ¿Qué clase de arco dramático tiene este personaje?

Cersei Lannister

1557749001794-cersei1

Durante sus últimos momentos, Cersei se apea de todo su narcisismo y se quiebra. Desembarco del Rey empieza a caer arrasada por las llamas de Daenerys. En sus últimos momentos, la señora Lannister ha dejado de ser la mujer fría y calculadora que conocíamos, y se nos muestra como un personaje asustado y gimoteante. “No quiero morir, así no quiero”. Jaime abraza a su hermana por última vez mientras el techo se precipita sobre ambos.

Cersei muere de la forma menos Cersei imaginable.

Cuesta digerir este final para un personaje que ha sido siempre el más engañoso e inteligente de la serie. La rápida destrucción del Rey de la Noche sugería un encuentro con alguien que tuviera todas las características de un buen jefe final, plan A, B y C. En lugar de eso, tenemos una continuación de la Cersei de las dos temporadas pasadas, una protagonista que no ha hecho nada con consecuencias y ha sacrificado su dignidad con un personaje ridículo como Euron Greyjoy. La guinda del pastel de esta escena habría sido un tema de Celine Dion sonando de fondo.

Jaime Lannister

1557749176902-nikolaj-coster-waldau-as-jaime-lannister-in-game-of-thrones-season-7

Como ya viene siendo habitual en él, Jaime es capturado por Cersei cuando iba al encuentro de su hermana, Cersei. Su hermano, Tyrion, lo libera y ambos escenifican un enternecedor momento de hermandad. Jaime se enfrenta a Euron, que casualmente aparece del mar en ese momento, lo vence y regresa renqueando al encuentro de Cersei. Luego, ambos intentan huir por los túneles subterráneos para empezar una nueva vida. Obviamente, eso no llega a ocurrir y los dos mueren abrazados y aplastados por los escombros del techo.

Jaime sigue enamorado hasta las trancas.

Lo único distinto de Jaime es que ya no es un hermano asesino de niños, sino uno que ama a su hermana. Es como si nombrar caballero a Brienne, dormir con Brienne y mantener su promesa de luchar por los vivos no significara tanto, a fin de cuentas. Dejó a una mujer honorable llorando para irse con su hermana, una mujer que ha hecho cosas horribles a innumerables personas y que incluso había planeado su asesinato. A estas alturas, su amor por Cersei ha dejado de ser razonable e incoherente con el desarrollo moral que los productores de la serie se han esforzado por mostrar en Jaime. Se había ganado el derecho a vivir pero decidió morir de forma cutre junto a su hermana.

Tyrion Lannister

1557749314466-tyrion1

Tyrion tuvo otra oportunidad en este episodio. Podría haberse puesto de lado de su colega de media vida, Varys, o posicionarse a favor de la reina y, básicamente, sentenciar de muerte a La araña. Escogiendo la opción menos indicada para alguien que se supone que es medianamente inteligente, el enano se decanta por Daenerys. Luego se dedica a ver con cara de bobo cómo la Targaryen calcina Desembarco del Rey y mata a miles de inocentes.

Se supone que Tyrion es un tipo inteligente.

El Tyrion de antes lo habría visto venir. Tuvo que haberse dado cuenta del creciente aislamiento de Daenerys, unido a su sangre Targaryen, para entender que la mujer no estaba bien de la cabeza. Y, sin embargo, el hombre más sabio de la serie sigue tomando las decisiones más chorras. Y sus pésimos consejos como mano de la reina harían pensar a cualquiera que no conoce las tácticas de Cersei.

Para más inri, el Tyrion de la octava temporada es un personaje desbordante de un optimismo absurdo, un tipo que intenta conseguir la rendición de su hermana con palabras y que convence a su hermano para que empiece una nueva vida con la misma hermana que ha intentado asesinarlos a ambos. El idealismo está bien, pero no hay nada en la experiencia de vida de Tyrion que sugiera que en alguna ocasión esa mentalidad idealista jugara en su favor.

Arya

1557749351659-maxresdefault-7

Más tarde vemos a Arya y al Perro en Desembarco del Rey, dispuestos a vengarse, ella de Cersei, él de la Montaña. Pero cuando llegan, Daenerys, en modo Reina Loca, desata el infierno y el Perro salva a Arya y le pide que se vaya de la ciudad. La gente arde, todo se va a la mierda y Arya protagoniza una escena excesivamente dramática, con cenizas cayendo y un caballo blanco precioso.

No tiene sentido que Arya no se haya cobrado su venganza.

Se supone que la venganza es un sentimiento malo, ¿no? Es la lección que sacamos porque matar está muy mal. Pero Arya es diferente, ¿o no? Durante toda la serie, hemos ido viendo que a su personaje solo le interesa una cosa: matar. En palabras del propio Syrio: “Solo hay una cosa que le decimos a la muerte: hoy no”. Y ella se ha aferrado a esas palabras tanto para dar muerte como para evitarla. Repasemos: asesinó a los guardas Lannister; asesinó a los Frey y asesinó al viejo que mató a su madre y su hermano. ¿Y de repente, la venganza es mala porque el Perro lo dice y ella tiene una revelación porque un dragón ha calcinado la ciudad? Sin duda, lo mejor en estos momentos es montarse en un caballo blanco y desaparecer en el ceniciento horizonte. En honor a la verdad, confieso que este es el único desarrollo de personaje que casi funciona, en mi opinión.

Drogon

1557749437577-drogon

Hace un episodio, Drogon casi muere asaeteado por flechas gigantes, las mismas que mataron a su hermano, Rhaegal. En este episodio, él solito las esquiva todas.

De repente, Drogon se ha metido un chute de clombuterol.

¿Alguien me puede explicar cómo ha pasado este dragón de no ser capaz de distinguir barcos en la distancia a cargarse una flota entera que además le disparaban flechas? ¿Son demasiado poderosos los dragones o no? Al menos aquí se confirma lo que se nos ha dicho en temporadas anteriores; que los dragones son las bombas nucleares de Poniente.

Euron

1557749484179-maxresdefault-8

Este tipo pasa de matar un dragón en un episodio a acabar con toda su flota calcinada en el siguiente, para luego morir a manos de un Jaime Lannister bastante herido.

Al final, Euron ha pasado a ser villano de segunda.

El personaje de Euron ya nació para ser desechable, un pirata salido creado para aprovecharse de personajes queridos con tácticas que no tenían ningún sentido. Un instrumento barato con el que darle a Cersei un igual, salvando las distancias. Obviamente, tenía que morir de la manera más cutre posible, con una espada clavada en el estómago, y acabar olvidado para siempre mientras hablaba solo.

Al menos la lucha entre los Clegane fue bastante decente.

Sigue a Noel Ransome en Twitter.

Este artículo apareció originalmente en VICE CA.