Fotos

Salir de fiesta con los erasmus de Madrid hará que te quieras morir y estas fotos lo demuestran

Potas en reservados, MDMA y petting pasados los 15 en sofás de garitos.

por Ana Iris Simón
08 Mayo 2019, 3:00am

Todas las imágenes fotografías ©Carlos Cascos 

En tercero de carrera, antes de ser el bajista de Favx, Carlos Cascos se fue de Erasmus a Roma y la experiencia no le gustó mucho. No le gustó nada, en realidad. Así que al volver a España, mientras estudiaba Fotografía, planeó su venganza: retratar la decadencia de las fiestas Erasmus, que son la finalidad última de esta beca.

Fue en Huertas, el barrio guiri por excelencia de su ciudad, Madrid, entre 2016 y 2018. El resultado de sus noches escuchando reguetón en garitos que olían a shisha y a Axe de Chocolate es Erasmus, un fanzine en el que no le ha hecho ni falta apoyarse en un texto para reflejar la realidad de los estudiantes de intercambio en la capital: potas en reservados, copas a las que se les derriten los hielos y saben a muerte, disfraces del chino y petting pasados los 15 en los sofás de los garitos.

fiesta erasmus madrid

VICE: ¿Qué hay, Carlos? ¿Por qué te dio por fotografiar a Erasmus de farra y editar un fanzine?
Carlos Cascos: Me interesan mucho las escenas que se dan de noche, hay otras reglas totalmente diferentes a las del día y parece que todo vale. Todo el mundo sale a divertirse, pero a mí me da la impresión de que la gente sufre bastante. Por pasarse con el alcohol y acabar destrozado, por perder a sus amigos y pasarse la noche con el móvil, por acabar en una pelea, que te roben la chaqueta que no has dejado en el ropero, que te multe la policía por beber en los alrededores del garito... Es fácil pasar de la euforia al drama cuando estás de fiesta y contemplar ese tránsito como espectador me atrapó bastante.

1557237787253-24

Pero, ¿hubo algún detonante que te motivó a no elegir a la peña que sale de fiesta en general, sino a los erasmus en particular?
Cuando andaba metido en esto me encontré con el documental Mi Loco Erasmus, de Carlo Padial. En la intro contaba algo que me impactó muchísimo: España es el destino que más erasmus recibe, pero nuestras universidades no figuran ni siquiera entre las 100 mejores de Europa. ¿A qué vienen entonces? Me gustó mucho ese punto de partida y el resto fue seleccionar las fotos que mejor contestaban para mí esa pregunta.

fiesta erasmus madrid

Las fotos están tiradas entre 2016 y 2018, pero, ¿dónde?
Son todas de la misma discoteca, una muy céntrica, por la zona de Sol.

1557298514834-28

¿Cómo fue el proceso de dispararlas?
Bastante natural. Por aquel entonces estaba estudiando fotografía y aprovechaba las salidas con mis amigos para hacer unas cuantas fotos. Salir por este tipo de sitios me suele deprimir bastante porque soy muy observador y no estoy tranquilo con toda esa decadencia a mi alrededor, pero con una cámara en la mano aprovechaba esas situaciones para fotografiarlas con el mayor descaro posible y me encontraba más cómodo. Eso hizo que consiguiera la confianza de la gente, ya que directamente pensaban que era el fotógrafo de la sala y me pedían las típicas fotos de grupo que luego se suben a Facebook.

fiesta erasmus madrid

¿Tú te fuiste de Erasmus?
Sí, en tercero de carrera me fui un año de Erasmus a Roma. La verdad es que no me gustó en absoluto la experiencia, lo pasé realmente mal y eso se nota en este proyecto, que también es una especie de venganza personal.

1557237705590-34

¿Qué crees que significa esta beca para la mayoría de gente?
Obviando que es un intercambio universitario con una finalidad educativa, significa muchas cosas más. Para la mayoría es nuestra primera vez viviendo fuera de casa, es como jugar a ser mayor. El shock cultural y social de llegar solo a una ciudad que no conoces y en la que no te sabes manejar, en la que no conoces a nadie y no hablas el idioma es bastante duro, sobre todo si no eres especialmente sociable y extrovertido como yo. Para mí está muy sobrevalorado, hay una expectativa increíble sobre este momento de tu vida que se revierte cuando vuelves a casa y todo el mundo espera que les cuentes tus experiencias loquísimas como si hubieras vivido en una película de American Pie. Aunque no lo parezca, se necesita bastante resistencia emocional para pasar por esto. Si no estás en tu mejor momento, mejor quédate en casa.

fiesta erasmus madrid

Viendo las fotos, me intriga bastante qué música sonaba o a qué olían los garitos. Imagino que alguno a shisha y muchos a Hugo Boss.
La música era básicamente reguetón y pachangueo clásico de fiesta. Todas las discotecas Erasmus tienen el mismo formato porque suelen estar organizadas por una misma asociación oficial de eventos Erasmus, así que estés donde estés encontrarás que exportan el prototipo español de fiesta basado en botellón, reguetón, sangría y cerveza.

1557237693166-41

El estilo de las fotos, el flash o los encuadres me recuerdan un poco a cuando en Tuenti subíamos fotos de fiesta sin filtro ninguno —filtro de vergüenza o decoro, pero de edición también—. ¿Era tu intención?
La verdad es que no, pero ahora que lo dices son bastante Tuenti, de cuando no existía la noción de que esas fotos las podría ver la persona que te fuera a entrevistar para un trabajo o le hacías una foto a tu amiga que se había liado con uno o a tu amigo que había acabado fatal en el suelo. Aquello era una barra libre de fotos indecentes, no como ahora.

fiesta erasmus madrid

¿Cuál fue la situación más loca que viviste en el proceso?
Me la jugué muchísimo una vez cuando le hice una foto a dos puertas que echaban a rastras a un chaval que a saber qué habría hecho. Al ver el flashazo uno de ellos vino hacia mí, me arrancó la cámara de las manos y levantó el brazo como si fuera a reventarla contra el suelo, pero le convencí de que me dejara borrarla.

¿Quién te molaría que viera este fanzine?
Espero que no lo vea aquel chaval que vomitó en el reservado. ¿Me puedo meter en algún lío?

Puedes comprar "Erasmus" aquí.

Sigue a Ana Iris Simón en @anairissimon.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.