feminismo

Tetas con pelos, estrías y mastectomías en las fotos del Proyecto Tetas

'Que enseñar las tetas haga pensar a alguien que estoy buscando sexo es algo inconcebible'.

por Ana Iris Simón
07 Junio 2019, 4:00am

Todas las fotografías por Berta García-Lacht

Berta García-Lacht vivía en Berlín cuando le apeteció ver una exposición en la que aparecieran distintos tipos de tetas. Pechos que había visto y sabía que existían en la la vida real, pero que rara vez veía representados en los medios o las ficciones, en las construcciones que muestran nuestras tetas siempre de la misma manera: tersas, firmes, realzadas, lisas y suaves.

Berta quería ver tetas con pelos y tetas tras una mastectomía, tetas pequeñas con enormes pezones y pezones ínfimos en tetas pequeñas. Estrías, cicatrices, tatuajes... Así que decidió fotografiarlas ella misma. El resultado es Proyecto Tetas, una reflexión visual con la que ha pretendido desexualizar una parte del cuerpo femenino que considera subyugada a la mercantilización y a la eterna mirada cosificadora del otro.

Hablamos con ella sobre qué nos reportaría y si es posible desexualizar nuestros pechos y despojarlos de toda carga erótica, sobre las fototetas en Instagram y si la intención de uno puede —y debe— determinar la mirada del otro y sobre el acoso recibido en redes tras subir algunas fotos del proyecto.


MIRA:


VICE: ¿Qué hay, Berta? ¿Cómo se te ocurre este proyecto, de dónde nace tu interés por su censura y por visibilizar distintas cuestiones relacionadas con los pechos femeninos?
Berta García-Lacht: Más que la idea de hacerlo, me vino a la cabeza la idea de ir a ver una exposición así, de modo que decidí ponerme yo manos a la obra. Por aquel entonces vivía en Berlín, así que empecé a hacer las fotos unos meses después, cuando volví a Barcelona y emprendí esta aventura.

¿Cuántas tetas con pelos hemos visto? ¿Cuántas que hayan pasado una mastectomía? ¿Cuántas que no se atengan a la norma de lo que es belleza para el sistema? Estas fueron algunas de las preguntas que planteé para arrancar con el proceso. Quería y quiero mostrar diversidad y variedad de cuerpos, en este caso de tetas, para romper con los cánones de belleza establecidos y luchar contra la cosificación y la hipersexualización. El interés por la censura es algo que surge a posteriori, como consecuencia de tratar de difundir el proyecto y darle visibilidad a través de las redes.

tetas con pelo

¿Qué representan los pechos, para la mujer en general y para ti en particular, en nuestro marco social?
Para mí mis tetas son una parte de mi cuerpo, como podría decirte el ombligo. Es evidente que puede ser una zona erógena y con connotaciones sexuales, pero que se nos tape, sobre todo cuando no hay un interés económico detrás, como atraer a alguien para que consuma algo o en la industria del porno, es una prueba de que es una parte del cuerpo que está sexualizada a unos niveles casi patológicos. Yo no me miro las tetas por la mañana y pienso automáticamente siempre en sexo. Me atrevo a decir que nadie piensa siempre en sexo cuando se mira las tetas.

No obstante, desde el sistema se ha conseguido que hagamos esa relación casi directa y que por eso haya que censurarlas, porque es algo sexual y no apto para todos los públicos. Que enseñar las tetas en la playa haga pensar a alguien que estoy buscando sexo es algo que suena inconcebible, pero que no está tan claro que no sea así. Esto ocurre porque la mayor representación que tenemos sobre las tetas, cómo son y para qué están, la recibimos del porno. La censura y el hecho de crear un tabú alrededor de mostrar los pechos solo fomenta la sexualización.

proyecto tetas

¿Habría que desexualizar los pechos entonces, despojarlos de toda carga erótica para reapropiarnos de nuestros cuerpos?
Romper con el tabú y generar espacios donde podamos ver tetas sin que haya un significado sexual detrás nos da libertad sobre nuestros cuerpos. No digo que haya que eliminar cualquier connotación erótica de nuestras tetas, es una parte del cuerpo preciosa y me encanta que forme parte de nuestra sexualidad si así se quiere, pero que no tengamos que taparlas y censurarlas cuando el sistema nos lo diga, si no que podamos decidir libremente y sin presión qué hacemos con nuestro cuerpo y qué significado le queremos dar según el contexto. Tenemos que poder ver variedad de cuerpos y tetas para que no nos cause rechazo cualquier cosa que no se asemeje a los ejemplos que vemos a través de la publicidad, los medios o las películas.

tetas estrias

¿Por qué consideras esta reivindicación tan importante para las mujeres?
La imagen de nuestro cuerpo se usa como estrategia de venta para el mercado capitalista, pero se nos tapa y priva de libertad cuando no hay un interés económico detrás. Hay un lema que lo resume muy bien: "Pezón que no vende en el mercado lo censura el patriarcado". Por eso es importante, porque si no tenemos el control de nuestros cuerpos, no somos libres y una vez más, seguimos siendo las mujeres las mayores víctimas del sistema.

tetas pequeñas

Parte de la exposición trata del acoso online, "acoso del baboso". Se trata de una recopilación de algunos de los mensajes que recibiste cuando empezaste a publicar las fotos en redes. ¿Qué es lo que más te impactó?
Las fotopollas me sorprenden bastante, la verdad. No entiendo quién tiene la brillante idea de mandar una foto de su pene por mensaje de Facebook y añadir algún poema complejo del tipo "¿Te gusta?" o “kiero chuparte toa”. Que cada uno saque sus conclusiones, pero no es un mensaje o diez, son cientos de mensajes los que he recibido y sigo recibiendo.

tetas grandes

Al hilo de las redes sociales y la exhibición del cuerpo, Un Tío Blanco Hetero me decía que a veces veía cómo convivían dos posturas diferentes: enseñar el cuerpo en redes siendo consciente del impacto que provoca y buscando precisamente ese impacto por un lado, y decir eso de "esta foto la subo para mí" por el otro.
Lo que subes a una red social nunca es para ti. Para ti es escribir algo en una libreta, hacer un dibujo sin que el objetivo sea colgarlo o hacer fotos, sin que el fin sea subirlas a una plataforma al acceso de miles de usuarios o de cincuenta amigos. Para ti son muchas cosas, pero lo que cuelgas en las redes sociales es para los demás, y no deberíamos engañarnos pensando que subimos las cosas por nosotros. Cuelgas algo para que alguien lo vea, así que no estoy de acuerdo con el "la subo para mí".

tetas cicatriz

Al final, creo que en las redes sociales te vendes como quieres y mostrar tus tetas o tu culo puede no dejar de ser una estrategia para gustar, para vender. Sí, estoy de acuerdo en que nos podemos hacer fotos de nuestros culos, piernas, tetas y cara para nosotras y nosotros. Y sí, estoy de acuerdo con que seamos libres de enseñar nuestro cuerpo cuando nos apetezca y de poder subir a las redes las fotos y textos que queramos. Personalmente me parece más interesante si hay algo reivindicativo detrás de la foto del culo que si la motivación que hay detrás para subir una foto de tu culo es narcisista, pero como cualquier foto. Es un tema complejo y yo hago uso de las redes sociales también, pero sí creo que cuando cuelgas algo en una red social, la motivación que hay detrás no es un "lo hago para mí".

tetas pequeñas

Si la pregunta fuera acerca de mujeres haciéndose fotos desnudas para reivindicar la libertad sobre su cuerpo o por pura estética, mostrando la belleza del desnudo, te diría que me parece estupendo, maravilloso y que sí comparto que la sexualidad de uno no tiene por qué afectar al otro directamente. Además, creo que si una mujer o un hombre sube una foto a su perfil de la red social que use y quiere enseñar su culo en tanga, nadie debería atacar a esa persona por ello. Pero que algo que cuelgas en las redes sea para ti es algo con lo que no voy a estar de acuerdo, por cuestiones que me planteo acerca de las redes sociales y cómo están afectando a nuestras vidas.

1559725737706-9

¿Por qué deberíamos ir a ver tu exposición y dónde podremos verla próximamente?
Deberíais ir a verla porque hemos visto menos tetas con pelos que sin pelos, cuando abundan más las que tienen algún pelo que ninguno, porque es un proyecto en el que han participado sesenta mujeres de entre 18 y 85 años para luchar contra el patriarcado y sus cánones de belleza y porque no saldréis indiferentes. Se podrá ver a principios de 2020 en el Pati Llimona de Barcelona, después de haber hecho ya una presentación hace unas semanas en la galería Mutuo. La intención es que se pueda ver en otras ciudades, así que estamos abiertas a propuestas sobre espacios de exposición, para que el mensaje llegue a otros lugares. Tenemos un correo electrónico donde leemos ofertas y sugerencias: proyecto.tetas@gmail.com.

teta lactando

Sigue a Ana Iris Simón en @anairissimon.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.