machismo

Hispachan: el foro español donde se difunden imágenes sexuales de mujeres y menores sin que nadie lo impida

Desde el anonimato, los usuarios de este foro comparten imágenes e información personal de mujeres y menores españolas

por Elena Rue Morgue
20 Junio 2019, 4:00am

Todas las capturas sacadas de Hispachan

Hispachan es un 4chan pero en español. Se trata de foros completamente anónimos donde la moderación brilla por su ausencia. Supongo que si hubiera que ponerle un nombre a la forma de funcionar de estas cavernas de internet, “misoginia colaborativa” sería la mejor definición. Tienen hilos exclusivamente dedicados a la difusión de imágenes e información de chicas: nudes, cuentas de Instagram, vídeos sexuales… todo ello organizado por países e incluso comunidades autónomas.

Para que os hagáis una idea de cómo funciona este sistema de misoginia colaborativa, os voy a poner un par de ejemplos que se repiten sistemáticamente en el foro. Lógicamente las fotos y nombres de las chicas no aparecerán en el artículo porque la idea es mostrar el comportamiento aberrante de estos individuos, no exponer más a las víctimas, de la misma forma que, como todavía sigue activo, no compartiré el enlace al hilo en cuestión.

Por un lado tenemos los posts en los que un usuario sube una foto de una de estas mujeres solicitando más “material” de ella.

1560953248629-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-112745

No solo se especifica su localidad, sino que en breve aparece un sujeto de su propio barrio apuntándose a la fiesta a la espera de poder ver contenido sexual de su vecina.

1560953274113-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-112753

Mientras el resto de usuarios van aportando todo el material que son capaces de localizar, en muchas ocasiones en carpetas que han ido guardando en su propio ordenador, las expresiones machistas hablando de la afectada como si fuese poco más que un cacho de carne se suceden.

1560953295474-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-112810

Otro tipo de posts que se repiten en el foro no atacan a una persona en concreto, sino que pretenden difundir la mayor cantidad de información de chicas de una zona concreta del país.

1560953332131-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-112938
1560953371640-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-114020
1560953378023-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-114011

En algunos de estos hilos podemos incluso encontrar a personas que piden que por favor se elimine el contenido que se ha publicado sobre ellas. Mujeres pidiendo ayuda para que se deje de denigrar a sus amigas.

1560953446403-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-114044

De cara a la galería esta es la normativa:

1560953479873-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-122017

Pero esperar algún tipo de respeto hacia las mujeres por parte de quienes gestionan estos foros es demasiado esperar, ¿por qué alguien que siente algún tipo de respeto por nosotras querría participar de ninguna manera en una plataforma de este tipo? Aquí tenéis la respuesta de un administrador del foro:

1560953506426-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-114709

Como podemos ver el discurso era el de esperar. Ese “Si no quieren que nos pajeemos, que no suban las fotos” se parece demasiado a un “Si no quería que la violaran, qué hacía con minifalda a las tres de la mañana sola”, como para que finjamos que no proviene del mismo odio a las mujeres.

De hecho, los usuarios de Hispachan han querido dejar bien claro qué pie calzan en comentarios de odio mucho más explícitos al ver que su chiringuito de misóginos pajeros estaba siendo observado desde el exterior.

1560953638891-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-122111

1560953692804-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-122135

Hispachan parece ser una cuna de incels a la española donde cada una de las palabras anónimas que se escriben hacen más y más evidente que ninguno de los hombres que participan de esta misoginia colaborativa nos considera ni de lejos iguales. Para muchos no somos más que “femoids”, aunque a lo mejor ni siquiera conocen esa palabra.

1560953803205-Captura-de-pantalla-2019-06-18-a-las-122123

Los usuarios y administradores de Hispachan se escudan en que el contenido que ellos difunden es de dominio público porque las afectadas lo compartieron en sus RRSS en primer lugar, aunque como explica este periodista en un hilo de Twitter, compartir una foto en redes no es sinónimo de regalarla al mundo para que se pueda hacer absolutamente lo que se quiera con ella.

Pero lo cierto es que ni tan siquiera todo el material que se comparte en Hispachan proviene de perfiles abiertos en redes: hay contenido grabado sin consentimiento en sesiones de webcam, vídeos sexuales que algunas chicas venden en páginas como Only Fans y que los machos resuben (es decir, roban) para el disfrute de sus colegas anónimos y, en el peor de los casos, fotos que se enviaron en un contexto de intimidad en conversaciones privadas.

Las víctimas

Muchas de las víctimas de estos matones machistas son menores de edad, como es el caso de María. “Hace unas semanas yo subí a mis historias una foto donde se me veía en camiseta y braguitas”, me explica. “El caso es que alguien subió la imagen ahí. Yo me enteré porque un amigo me contó sobre esa página y al meterme vi mi imagen. La gente pedía mi ‘pack’ , y habían subido esa foto y una foto de mi perfil. Al principio lo que hice fue pedir por favor por Instagram a la gente que lo denunciasen, pero finalmente tuve que contactar con la página directamente para que eliminasen mi fotografía. Solo me hicieron caso porque hay una opción de ‘la persona de la imagen es menor de edad’”.

Aunque los usuarios de Hispachan puedan defender que no hay maldad en sus actos, que se trata de un simple de intercambio de archivos “libres” online, los hechos nos demuestran otra cosa, y es que nada más eliminar su publicación María recibió amenazas a través de F3 (otra red social anónima). “La persona que subió esa imagen me amenazo por F3 con volver a subirla. Ahora cada dos horas entro en el foro para ver si la han vuelto a subir”. María me cuenta que ahora tiene miedo de subir fotos en bikini con sus amigas, aunque haya llegado el verano, porque teme que acaben otra vez en Hispachan.

Marta tiene 20 años y descubrió la existencia de Hispachan a través de Twitter. “Había muchas chicas quejándose de que subían tus fotos privadas y tu información. Había gente subiendo números de teléfono, cuentas de Twitter, de Instagram, diciendo que tenían más fotos privadas y que las podían mandar si querían… todo tipo de cosas. Hay mucho enfermo mental en esa página”, me cuenta.

“Yo me asusté porque mis amigas podrían correr algún riesgo, no me gustaría que ellas sufrieran este acoso. Empecé a avisar a mucha gente sobre Hispachan por Instagram y Twitter, y entré en la página para ver si había información de alguna chica para poder avisarla y avisé a unas cuantas”, fue entonces cuando se encontró con sus propias imágenes. “Solo subieron mi Instagram y mi Twitter, hubiese sido peor que hubiesen subido mi número de teléfono, por ejemplo… pero aun así me empezó a seguir mucha gente y me empezaron a hablar… a alguno le tuve que bloquear por mandarme fotos. Doy gracias de que solo dijeran que vivo en Canarias pero no diesen más datos como mi dirección”.

A diferencia de María, Marta no está dispuesta a cambiar su vida por esta experiencia. “Al principio sí pensaba poner la cuenta privada o archivar algunas fotos porque me sentí muy mal, pero nunca dejaría de postear imágenes porque cuatro tontos dicen cosas. Sigue siendo mi cuerpo, mi cuenta y mi arte”.


MIRA:


Autodefensa feminista

A diferencia de lo que todos estos sujetos anónimos del mundillo de la misoginia colaborativa esputan cuando hablan de abusos sexuales y violencia de género en general, la ley no está de nuestro lado. Cuando fui a denunciar mi propio abuso la propia policía, esta fue la primera en decirme que, aunque se alegraban de que no “hubiese llegado allí con un desgarro”, sin signos claros de violencia no tenía prácticamente nada que hacer. Lo comprobé también cuando escribí sobre el caso de Kote Cabezudo, un “fotógrafo” donostiarra que llevaba décadas abusando y extorsionando a mujeres, violándolas y subiendo vídeos de sus agresiones online. En 6 años de sumario abierto la pornografía grabada a menores no se había retirado de internet, ni tan solo como medida cautelar, y las víctimas podían ver cómo sus vídeos podían ser comprados a precio de saldo en un clic mientras este señor seguía tranquilamente en la calle.

Ante la pasividad del sistema legal parece que la autodefensa feminista es la única opción. Páginas como @alertamachirulos_ y La Voz de la Berenjena (a las que quiero agradecer que me hayan ayudado a escribir este artículo) han difundido la situación de Hispachan para que las mujeres pudieran comprobar si su información personal o la de alguna amiga o conocida estaba siendo compartida en este foro. Twitter esta lleno de publicaciones de chicas que se han encontrado a sí mismas en alguna de sus publicaciones, teniendo que leer cómo algunos hombres las vejan en público desde la impunidad de su usuario anónimo.

1560954249081-Captura-de-pantalla-2019-06-19-a-las-110541

Lo primero que una querría es destapar la identidad de estos acosadores machistas, desmontar su sistema de misoginia colaborativa. Poner su nombre y su cara y que todo el mundo sepa qué tipo de personas son. Si, según lo que dicen, lo que hacen no es inmoral ni ilegal, ¿por qué se esconden?

El problema es que este tipo de foros no nos permite descubrir quién hay detrás de cada post. Por eso, como en el caso de 4chan y ahora en el de Hispachan, se convierten en un hervidero de publicaciones de odio, racismo y pedofilia. Los administradores de Hispachan están dispuestos a eliminar las imágenes de alguien si son denunciadas por tratarse de una menor de edad, pero para entonces el daño ya está hecho.

Las leyes de violencia de género en España van mil pasos por detrás (aunque cada vez más partidos y sus respectivos votantes quieran convencernos de lo contrario). En España, cuando un hombre te agrede o abusa de ti, mientras no sea ni tu pareja ni tu expareja, no es considerado dentro de la Ley de Violencia de Género. ¿Cuánto tiempo tendremos que esperar para que las violencias de género digitales como el porno de venganza o la difusión de información de mujeres en foros tengan un tratamiento legal específico?

Por el momento parece que solo nos queda presionar, hacer ruido. Presionar para que los partidos políticos que sí parecen tener un interés en protegernos de la violencia machista sean conscientes de que tienen que ponerse las pilas y plantear propuestas de ley que estén al día con las violencias que vivimos cada día.

Me encantaría poder deciros que casos como el de Hispachan se arreglan yendo a poner una denuncia, pero desgraciadamente todas sabemos que eso no es así. Pero de una cosa sí estoy segura: cada artículo de denuncia, cada post, cada vez que plantamos cara al acosador en la calle o en, cada vez que nos unimos para señalar el machismo tanto en la calle como en las redes, estamos un paso más cerca de que nuestra dignidad y nuestra integridad sean ley.

Sigue a Elena en @elenaruemorgue.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.