Colegios con 3 alumnos: la supervivencia de la escuela rural en Aragón
Las dos profesoras con todos los alumnos del colegio. Todas las fotografías por Marcos Cebrián
Marca España

Colegios con 3 alumnos: la supervivencia de la escuela rural en Aragón

Hay 85 escuelas con menos de 10 alumnos.
27.9.17

En Aragón, una de cada diez escuelas tiene menos de diez alumnos. 85. Estos son los colegios en toda la comunidad aragonesa que no llegan a la decena de alumnos. Allí mantienen abiertas escuelas con entre tres y cinco alumnos. La de Bello, en Teruel, es una de ellas.

Desde el departamento de prensa de la Consejería de Educación del Gobierno de Aragón nos cuentan que la ratio mínima para mantener abierta una escuela rural es de cuatro alumnos y en algunos casos se hacen excepciones con tres. En otras comunidades la ratio mínima es de cuatro (Castilla y León), cinco (La Rioja), seis (Galicia) u ocho (Cataluña).

De los 85 colegios aragoneses que tienen menos de diez alumnos, 45 están en Teruel, 23 en Huesca y 17 en Zaragoza. En el Campo Bello, de Teruel, estudian tres alumnos. Miguel Jose, Nayara e Ibtisam. Pasamos un día con ellos.

Silvia, la tutora, cuenta que ha sido en los últimos 10 años cuando más se ha pronunciado la bajada de alumnos en el centro. "El año con más alumnos fue el curso 2010-11, que llegamos a tener hasta doce alumnos, el año con menos es este curso, que son solo tres".

Silvia, hablando ante un público muy atento

Este centro de Bello permaneció cerrado el año pasado porque había un solo niño escolarizado y lo trasladaron a otro pueblo para estudiar. "El mínimo que tiene que tener una CRA (Centro Rural Agrupado) para estar abierto son 3 alumnos, pero los gastos del traslado corrían a cargo del colegio", cuenta Silvia.

A pesar de la reapertura del centro, Silvia asegura que "a la hora de trabajar, con solo tres alumnos hay cosas que no se puedes llegar a hacer", y confía en que lleguen más alumnos. "Las instalaciones del centro están muy bien y contamos con una directora y una secretaria".

Sobre cómo es ser profesor en uno de estos centros nos habla Elena Cuartero, profesora de música y plástica en cinco CRA. "Cada día hago más de una hora de coche desde Épila, donde vivo, hasta los diferentes colegios en los que doy clase". En sus cuatro años trabajando como interina, nunca ha trabajado con más de doce niños en una misma clase. "En los CRA estableces un vínculo con tus alumnos, es todo más cercano, además son niños que aprenden más de lo que les corresponde porque normalmente van aprendiendo lo suyo y lo de su compañero de clase mayor o menor que él".

Silvia estudió toda la vida en un CRA y confirma que "puedes prestar mas atención a los niños y hay más confianza y más relación con los padres, al ser todo más cercano", pero que dar clases en un CRA no deja de ser "complicado". "Tengo suerte porque en Bello son de infantil, adaptando los niveles puedes trabajar lo mismo, lo difícil es cuando tienes un niño de 3 años hasta un niño de 6º de Primaria".

Elena, en clase de plástica en Campo Bello

Los padres viven preocupados por la situación del colegio."Sin él se le quita media vida al pueblo, y además se tienen que trasladar. No es lo mismo que el niño venga aquí desde el pueblo que tenerlo que enviar en autobús o en coche a otra población", sentencia Silvia.

En el contexto de la lucha de Aragón contra su despoblación rural, desde la Consejería de Educación de Aragón afirman que tienen "un firme compromiso con la escuela rural" por lo que "por tercer curso, [el Gobierno] mantiene en cuatro la ratio mínima para mantener abiertos los centros. Además, los casos en los que hay tres escolares se estudian con las familias y los ayuntamientos, lo que permite que la mayoría de estas escuelas también se mantengan abiertas. Así, este año se podrán mantener abiertas un total de 31 escuelas que estaban abocadas al cierre".

Una buena noticia que puede significar un paso más en la lucha por la supervivencia de un mundo rural que parecía condenado a desaparecer.

Más fotos a continuación