La ganadería industrial está matando el planeta

A pesar de toda la inteligencia que nos atribuimos, resulta alarmante que estemos destruyendo el planeta a toda velocidad.

|
20 Marzo 2019, 5:00am

Una granja avícola. Imagen de Igualdad Animal

Los seres humanos nos hemos situado en un pedestal desde el que miramos al mundo. Y es una visión que mira de arriba a abajo. Podríamos llamarlo soberbia de especie: los animales con los que compartimos este planeta son vistos bajo este prisma como seres inferiores, seres que existen para nuestro beneficio. Para reforzar esta visión, durante siglos hemos remarcado la inteligencia que poseemos y que supuestamente nos diferenciaría de las bestias.

Siempre me ha resultado llamativo cómo utilizamos la primera persona del plural para hablar de nuestras hazañas como seres humanos: hemos llegado a la Luna, construimos aviones, hacemos poesía… Yo la verdad es que no sé construir un avión, y de mi relación con la poesía… mejor no hablar. También es cierto que de la misma manera podríamos utilizar la primera persona del plural para todas las atrocidades que hemos cometido y seguimos cometiendo: guerras, asesinatos, genocidios… Y a pesar de toda la inteligencia que nos atribuimos, resulta alarmante que estemos destruyendo el planeta a toda velocidad.

De entre todos los males que acechan a nuestro planeta, hay uno que destaca por su capacidad aniquiladora. Es responsable de emitir diariamente a la atmósfera 600.000 millones de litros de metano. Es responsable del consumo de entre 20% y 33% de toda el agua potable del mundo. Es el causante principal de la extinción de especies, destrucción de hábitats, deforestación del Amazonas y la polución del agua. Y además es el responsable del mayor maltrato animal de la historia, provocando toda clase de torturas y abusos matando a más de 70.000 millones de animales al año (10 veces la población humana). Este asesino despiadado está matando al planeta y tiene nombre: ganadería industrial.


MIRA:


Al margen de todos los dilemas éticos que plantea la ganadería industrial, hay un aspecto que llama especialmente la atención: su insostenibilidad e ineficiencia. No puede responder al reto que supondrá alimentar a una población que en 2050 llegará a 10 mil millones de personas. Es pura lógica. Ahora mismo estamos cultivando cereales de consumo humano para alimentar animales (en vez de cultivarlos para alimentar a la población directamente) que luego nos comemos. Esta conversión es completamente ineficiente e insostenible. Y no dice mucho de esa maravillosa inteligencia que nos atribuimos como especie.

La joven activista sueca Greta Thunberg lo dijo alto y claro en la cumbre del clima de la ONU "le estáis robando el futuro a vuestros hijos". Lo denunció frente a los líderes políticos de 200 países. Y no le falta razón. Si no actuamos, es posible que Mad Max se convierta en la película más premonitoria de la historia del cine.

Javier Moreno es director de Igualdad Animal. Si quieres colaborar con Igualdad Animal o saber más sobre sus campañas visita su web IgualdadAnimal.org.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.