a
Ilustración por @sinmuchasfotos.
Drogas

Pánico, depresión y paranoia: 15 mitos y realidades de la Ketamina

Hablamos con un especialista para conocer cuáles de las historias más populares sobre esta sustancia son reales.
19.6.18

Este artículo fue publicado por VICE México.

La ketamina es una de las drogas menos conocidas en Latinoamérica —si la comparamos con la marihuana o la cocaína—. Su consumo no se ha generalizado tanto como el de otras sustancias, ni siquiera es mencionada en alguna de las 448 páginas de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en México que elabora el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz y la Secretaría de Salud, entre otras instituciones.

Publicidad

El poco conocimiento y la falta de estudios sobre esta sustancia ha provocado que, en los últimos años, se cuenten muchos mitos sobre la misma. Algunos dicen que es inofensiva, otros que ayuda a quitar la depresión, pero sólo son rumores que carecen de una base científica.

Es por ello que hablamos con el psicólogo Diego Moreno, especialista en adicciones por la UNAM y el King’s College London, para saber qué tanto de lo que se dice alrededor de la ketamina es cierto.

*Todas las lecciones fueron sugeridas por el reportero.


Sirve como tranquilizante para animales: cierto

El uso más común de esta sustancia es veterinario, se emplea como anestesia en los animales y aunque también se ha llegado a usar en personas, es de los medicamentos favoritos de los veterinarios para calmar y mitigar el dolor de los animales que requieren de una cirugía o alguna intervención mayor.

Lección: conoce los distintos usos de las drogas antes de consumirlas.


Quita la depresión: depende

A pesar de que se recomienda su uso para reducir la depresión, no hay evidencia confiable, es decir, estudios clínicos que afirmen que su consumo puede curar este padecimiento. No existe suficiente investigación al respecto, aún estamos en pañales para afirmar que tiene ese efecto. Por el contrario, lo que se sabe es que el uso prolongado de ese tipo de drogas disociativas pueden aumentar el riesgo de desarrollar depresión.

Lección: si tienes depresión acude con alguien que conozca sobre el tema.

Publicidad

Te quita el dolor: cierto

La ketamina es una anestésico, por lo tanto, su principal función es bloquear los canales en tu organismo que causan la sensación de dolor, lo reducen. Pero hay otras sustancias que sirven para calmar el dolor con efectos menos nocivos.

Lección: consulta a tu médico.


Cura enfermedades neurológicas: falso

Todo depende de la frecuencia y el nivel de consumo. Si la ingieres constantemente es muy probable que tengas efectos en tu sistema nervioso central que podrían conducirte a alguna crisis epiléptica, esto se debe a que la ketamina actúa directamente en los neurotransmisores y afecta el sistema neuromotor.

Lección: no te automediques.


Te causa euforia: cierto

Uno de los efectos que más se esperan conseguir con el consumo de esta droga es justamente desconectarse de la realidad, tener una sensación de que estás flotando. En ese sentido, la euforia se presenta durante el mecanismo de acción de la sustancia en tu organismo.

Lección: conoce los efectos de las sustancias antes de usarlas.


Causa ataques de pánico: depende

Esta sustancia quizá no va a causarte una ataque de pánico cuando la consumas por primera vez, pero sí aumenta el riesgo de padecer uno. Este tipo de drogas no son consumidas de forma aislada, sino que se mezclan con alcohol y otros estimulantes. Esa combinación potencia los efectos de otras drogas y eso incrementa las posibilidades de un ataque de ese tipo, sobre todo para las personas que tienen predisposición a los ataques de ansiedad.

Publicidad

Lección: no la uses si presentas problemas de ansiedad.


Genera paranoia: cierto

Uno de los efectos que se producen cuando consumes altas dosis son las alucinaciones. Lo que se ha reportado es que son alucinaciones muy negativas que te generan, además de ansiedad, miedo y paranoia. Es una de las consecuencias más comunes que se presentan con el uso de este medicamento.

Lección: si la usas no abuses, cada cuerpo reacciona distinto.


Daña las vías urinarias y la vejiga: depende

Como ya mencionamos, todo depende de la cantidad y al frecuencia del consumo. Pero el uso prolongado sí puede generar daños en las vías urinarias y otros órganos, debido a los metabolitos que el cuerpo necesita procesar al ingerir el producto. No obstante, es difícil precisar el nivel de daño debido a la falta de estudios sobre esta droga.

Lección: cuida tu organismo.


Pierdes la memoria: cierto

Si se ingiere una dosis muy elevada o si existe un consumo agudo, uno de los efectos más peligrosos es la amnesia. Eso significa que tu cerebro no podrá retener o recuperar información que ha adquirido con anterioridad, pero en dosis muy bajas es menos probable que esto ocurra.

Lección: no pretendas tener una memoria de elefante después de consumirla.


La ketamina es inofensiva: falso

Si bien la sustancia no es tan peligrosa como la heroína o la cocaína, y el porcentaje de muertes producidas por su ingesta es relativamente bajo comparado con el de otras drogas, eso no significa que la ketamina sea inofensiva para tu organismo. Lo que es más común, es que te lleve a un estado de coma, sobre todo si la mezclas con otras sustancias.

Publicidad

Lección: la ketamina no es una droga 100% segura.


Afecta tu motricidad: cierto

Uno de los efectos principales de la sustancia es afectar los receptores motores y de contracción muscular. Incluso en un consumo crónico puede causar contracturas y hasta fracturas en tu cuerpo. Por lo tanto, la motricidad se ve bastante afectada con su uso prolongado y frecuente.

Lección: Si no quieres ser lento, evita su consumo.


No te causa dependencia: depende

Es cierto que no causa una adicción fisiológica tan fuerte como algunos opiáceos o la cocaína, pero la dependencia psicológica para los consumidores frecuentes puede generar síndrome de abstinencia. En resumen, a pesar de que sí genera una dependencia, el riesgo es menor que con otras drogas.

Lección: no te confíes.


Te excita sexualmente: cierto

La ketamina te prende, te genera euforia, produce desinhibición y aumenta tu deseo sexual, es por ello que su consumo es bastante frecuente en fiestas y festivales.

Lección: coge con responsabilidad.


Causa cáncer: falso

Hasta el momento no existen estudios certeros que relacionen el uso de la ketamina con el cáncer. Lo que sí aumenta el riesgo de padecer esa enfermedad es el abuso en otras sustancias como el alcohol y el tabaco, esto debido a que su consumo es muy alto entre la población, pero sobre la ketamina no hay evidencia de que provoque cáncer.

Lecciones: informate antes de divulgar mitos.


Te mata si sufres del corazón: cierto

Es bastante peligroso que la ingieras si tienes algún padecimiento cardíaco. La ketamina puede potenciar la desregulación de tu organismo y eso podría ser fatal. Eso debido a que altera la presión arterial y el ritmo cardíaco, por ello su consumo puede aumentar el riesgo de que afecte de manera directa a tu corazón y su funcionamiento.

Lección: no la uses si presentas problemas del corazón.