Ediciones VICE

‘Spider-Man’ para PS4 es como una película de Marvel: divertida, refinada y… olvidable

La última aventura de Spidey es casi como una película de fin de semana.
Imagen: Sony

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

Lo primero que hice fue encontrar todas las mochilas. Wilson Fisk —el Kingpin de Manhattan— estaba de camino a prisión, la NYPD quería que Spider-Man arreglara sus torres de comunicaciones, y los rascacielos de Nueva York me rogaban que explorara sus terrazas. Pero Peter Parker había plagado los rincones y recovecos de la ciudad con mochilas llenas de trofeos de sus viejas aventuras y encontrarlas era la excusa perfecta para disfrutar lo que Spider-Man hace mejor: volar sobre la ciudad desde grandes alturas y a una velocidad impresionante.

Publicidad

En Spider-Man, es un placer balancearse ¿Esos emocionantes y elegantes saltos que Spider-Man hace por el aire en las películas de Marvel? Jugar Marvel's Spider-Man, que se estrena el 7 de septiembre exclusivamente para PlayStation 4, es lo más cercano que estarás de satisfacer esa fantasía de poder.

Con unas pocas excepciones notables, los videojuegos basados en superhéroes tienden a apestar. Las películas de Marvel ganan billones de dólares, pero el estudio no ha traducido ese éxito de taquilla en videojuegos de gran presupuesto. Ha habido algunos juegos cool de Lego y otros para los teléfonos móviles, pero nada que aproveche al máximo el valor de la marca Marvel con esa entretenida, pero en ocasiones desgastante eficiencia por la que Disney, propietaria de Marvel, es conocida. Hasta ahora.

Imagen: Sony

El Spider-Man del desarrollador Insomniac trae a la PlayStation 4 todo lo que los fans aman acerca de la franquicia cinematográfica de Marvel, específicamente la tercera y última reiteración creada para adaptarse al universo más amplio de los éxitos de taquilla de Marvel. Es una versión remezclada de un personaje querido que cuenta una historia divertida y le da al cast de reparto de Parker, particularmente a la siempre sufrida Mary Jane Watson, más representación.

Es muy divertido balancearse por la ciudad, atrapar a los malos en capullos de telarañas, y burlarse de los villanos del héroe. Spider-Man es divertido, refinado, y muy seguro. Es el tipo de juego que amo mientras lo juego y luego olvido en el momento en que dejo el control.

Publicidad

Para ser claros, me gusta Spider-Man y me gustan las películas de Marvel. He visto literalmente todas en el cine y las seguiré viendo. Crecí leyendo cómics y Spider-Man siempre era mi favorito. Pero hay algo acerca de la versión de Disney del universo Marvel y este nuevo juego de Spider-Man que se siente flojo. Las cualidades de Marvel son geniales mientras estoy sentado en la oscuridad comiendo popcorn, pero una vez estoy fuera del cine empiezo a olvidarlas inmediatamente. Nunca he mirado dos veces una película de Marvel, sin importar cuánto la disfruté.

Spider-Man es igual. Si has jugado cualquier videjuego de gran presupuesto en los últimos cinco años, estarás muy familiarizado con la estructura de Spider-Man. Es un gran Open World —en este caso, Manhattan, por donde Spider-Man se balancea. Spidey persigue a Mr. Negative, el villano principal del juego, mientras se distrae con una variedad de coleccionables, desafíos, y misiones secundarias. Este es un Spider-Man al estilo de Shadow of War, Batman: Arkham City, o cualquier Far Cry. Me encanta limpiar los íconos de actividad de un mapa tanto como a cualquier gamer, y me divertí.

Pero es difícil no ver esto como la continuación de una tendencia en los videojuegos de taquilla, y el comienzo de una arremetida de los juegos de Marvel. La plantilla de Spider-Man podría fácilmente servirle a un juego de Iron Man o a cualquiera de los demás héroes de Marvel. Y si esos juegos tienen el mismo nivel de calidad, cuidado y elegancia que tiene Spider-Man, entonces serían divertidos, pero vacíos.

Publicidad

Hay un sistema de transporte rápido que casi nunca utilicé porque balancearse por la ciudad es muy divertido. Spidey salta por el aire y con el tirón de un gatillo lanza una red a la superficie más cercana. Suelta el gatillo en lo más alto del arco y Spider-Man se eleva en el aire, suéltalo en medio del arco y se disparará hacia adelante. Eso es lo básico, pero Spidey también puede trepar paredes, lanzarse a través de los tejados por una red de telarañas, e incluso hacer trucos mientras cae. Viajar por Manhattan es fácilmente la mejor parte del juego.

Imagen: Sony

Patear matones en la cabeza es igual de divertido —el combate tiene una especie de ritmo y contexto similar a lo que Rocksteady perfeccionó en Batman: Arkham City, pero Spider-Man se centra más en deslizarse por el espacio de combate, evitando daños, y enredando a los enemigos en lugar de causarles únicamente daño cerebral con tus pies. Podrías golpear a cualquier enemigo hasta que quede inconsciente, pero es mucho más rápido y satisfactorio lanzarlos por el aire, enredarlos en telerañas, y luego pegarlos a una pared.

Como cualquier buen juego de open world, el mapa de Spider-Man está lleno de desafíos, coleccionables, y misiones secundarias. Spider-Man persigue palomas, termina experimentos científicos olvidados por su amigo Harry Osborn, y completa carreras por orden del brutal Taskmaster. Al acabar estas actividades se ganan fichas que sirven para desbloquear y mejorar dispositivos, disfraces, y habilidades especiales para Spider-Man. Fue así que obtuve el poder de cámara lenta.

Publicidad

Todavía me divertía haciendo estas misiones secundarias y desafíos. Pero parte de lo que es emocionante acerca de los videojuegos, incluso de los de gran presupuesto, es que aun se sientan un poco salvajes. No porque compañías como PlayStation estén llenas de artistas idealistas que se mueran por correr riesgos, sino porque, de muchas maneras, nadie en los videojuegos tiene idea de qué putas están haciendo, o de lo que va a funcionar.

Batman: Arkham Asylum y Arkham City —a los que Spider-Man debe una gran deuda— fueron maravillosas, y radicales sorpresas. El desarrollador Rocksteady jugó con la nostalgia de los fans trayendo de vuelta las voces originales del cast de Batman: The Animated Series y luego contaron una versión súper oscura de la historia del Caballero Oscuro, y perfeccionó el antes mencionado sistema de combate contextual ¿Es un juego de Batman una especie de idea obvia? Sí. Pero no sabía qué esperar de un juego de Batman hasta que jugué Arkham, y cuando lo hice, estaba sorprendido.

Spider-Man es lo que esperaba. Es bueno, pero predecible de inicio a fin.

Todos sabemos que el próximo Call of Duty de Activision se jugará como el próximo Call of Duty, pero los juegos de gran presupuesto no suelen ser así. Destiny 2, otro éxito en taquilla de Activision, es un hermoso y estúpido desastre de juego que aun está averiguando cómo hacer un Diablo con armas casi una año después de su lanzamiento. Wolfenstein II, un gran lanzamiento de Bethesda, se enfrentó a la supremacía blanca en América y no falló completamente. Mierda, incluso la franquicia de Call of Duty aun intenta contar historias raras acerca de pesadillas fascistas y el estrés postraumático de los soldados de operaciones especiales tecnológicamente aturdidos. A diferencia de la forma en que las películas de Marvel han perfeccionado y maximizado la fórmula de los éxitos de verano, incluso el fin más calculado del desarrollo de videojuegos está lleno de sorpresas porque los videojuegos están cambiando y evolucionando a un ritmo muy rápido.

Spider-Man se balancea sobre todo eso, dándonos una visión de lo que pudo ser, pero espero que no sea el futuro de los videojuegos de gran presupuesto. Uno que es competente, divertido, y que se juega demasiado seguro. Uno que no corre riesgos y encaja perfectamente en una estrategia multiplataforma, cross-media, ideada en una sala de juntas de Disney. Uno lleno de juegos que disfrutaré jugar, pero olvidaré en el momento en que deje el control.