Publicidad
ten questions

Diez preguntas que siempre has querido hacer a una limpiadora

“Lo peor fue una vez que entré en el piso de una persona y me encontré a su padre muerto, tumbado en el suelo”.

por Friederike Schütt
07 Mayo 2018, 3:00am

All photos by Eva L. Hoppe

No es que vaya buscándolos, pero Natalia* conoce casi todos los secretos más oscuros de sus clientes. Esta mujer de 43 años es una de los cerca de 3,6 millones de personas que trabajan en el sector de la limpieza doméstica en Alemania, donde reside.

Natalia empezó a trabajar desde muy joven en el sector de la limpieza junto con su madre. También trabajó de camarera y comercial hasta que, hace diez años, decidió volver a dedicarse a la limpieza. El año pasado abrió su propia empresa de limpieza y sus principales clientes son personas mayores con alto poder adquisitivo.

Me reuní con Natalia para hablar de las peores cosas que le han hecho limpiar y de todas las veces que se ha encontrado juguetes sexuales o gente muerta.

"Estaba haciendo la cama de una señora de 80 años cuando me encontré un vibrador enrollado en una toalla"

VICE: Hola, Natalia. ¿Qué es lo peor que has tenido que limpiar?
Natalia: Diría que fue un inodoro cubierto de mierda de un anciano. Lo curioso es que no era la primera vez. La única explicación que le veo es que el hombre caga de pie. Una vez, mis compañeras y yo tardamos 18 horas para limpiar una cocina. El dueño era superrico y la casa estaba muy bien amueblada, pero estaba asquerosa. Mi jefa de entonces aceptó el trabajo solamente por lo bien que pagaban.

¿Alguna vez te has encontrado a una persona muerta?
Lo peor que me ha pasado en esta profesión es entrar en el piso de alguien y encontrarme a su padre muerto, tumbado en el suelo. Fue horrible. Me volvió a pasar algo parecido, pero esa vez estaba sola. Me encontré a una mujer tumbada en la cama, con la cara contra la almohada. Me quedé un momento mirándola, totalmente conmocionada. Finalmente pulsé el botón de emergencia que tenía junto a la cama para pedir ayuda. Ahora siempre me entra el miedo de llegar a una casa y encontrarme a alguien muerto.

¿Te encuentras juguetes sexuales muy a menudo mientras limpias?
Solo me ha pasado una vez. Estaba haciendo la cama de una señora de 80 años cuando me encontré un vibrador enrollado en una toalla. No pareció importarle demasiado que lo hubiera descubierto. Simplemente se dio la vuelta y me dijo: “Bueno, ya hace tiempo que nos conocemos”.

¿Cuál es el secreto más personal que has descubierto?
Estaba charlando con una de mis clientas de siempre ¾una viuda de 85 años que siempre parece estar enfadada y amargada¾ cuando me confesó que nunca había querido a su marido. Luego me contó que había perdido a su primer amor en la guerra y como segunda opción decidió casarse con su marido. Cuando oí su historia finalmente entendí por qué la mujer siempre estaba de mal humor.


MIRA:


¿Realmente estás limpiando todas las horas que cobras?
Diría que paso una cuarta parte del tiempo sin trabajar, mirando el móvil, fumando fuera o yendo a comprar algo para comer. Pero a muchos de mis clientes, sobre todo los más ancianos, no les importa porque además de limpiar les hago compañía. A veces me tomo un café con ellos, damos un paseo o simplemente charlamos.

Es triste, pero para muchos de ellos la mujer de la limpieza es la única persona con la que tienen contacto. Una vez un cliente incluso me invitó a un crucero, pero me pareció demasiado.

¿Cuántos de tus clientes limpian antes de que llegues?
Unos pocos. Claro, así me aburro más y me pregunto qué esperan que haga yo, exactamente. Al final me limito a pasar el paño por las mesas, ordenar las galletas y a pensar en qué voy a hacer después.

"Una vez un cliente me ofreció 50 euros por acostarme con él, pero yo rechacé educadamente la oferta. Luego, mientras yo limpiaba, se sentó en el sofá y empezó a ver vídeos porno"

¿Cuál es el documento personal más extraño que te has encontrado?
Una vez me encontré la nómina de un cliente que aparentaba estar podrido de pasta y realmente cobraba una pensión de 1.200 euros.

¿Cómo reaccionan los hombres cuando en una cita les dices a qué te dedicas?
Por lo general piensan que es genial. Imagino que es por un tema de instintos primarios: creen que si una mujer limpia bien, es señal de que será buena esposa. No me importa que me vean de esa manera. De hecho, no me suele importar demasiado lo que la gente piense de mí.

¿Alguna vez te has sentido atraída por un cliente?
No, pero ellos sí que me han tirado la caña. Una vez un cliente me ofreció 50 euros por acostarme con él, pero yo rechacé educadamente la oferta. Luego, mientras yo limpiaba, se sentó en el sofá y empezó a ver vídeos porno. Le pedí varias veces que lo quitara, pero me ignoró, así que me marché y di parte a mi jefa. En situaciones así está bien poder acudir a alguien y poder rechazar un cliente sin perder el trabajo.

¿Alguna vez has robado algo?
No, y nunca lo haría. Ni siquiera miro en los cajones.

*Se ha cambiado su nombre para mantener el anonimato.

Este artículo apareció originalmente en VICE DE.