¿Por qué el slam no tiene éxito en los conciertos de electrónica?

Por más que algunos intentan sacar a flote este baile el slam parece no tener cabida en la electrónica.
14.7.16

Sigue a THUMP México en Facebook


En los conciertos, la unión del público con los demás asistentes ocurre cuando una parte de la multitud decide iniciar un baile que vaya al ritmo de la música que está tocando el artista o la banda. Estos pueden ser: bailar en pareja, algunos pasos de shuffle y, para los más intensos, el slam.

Esta última forma de baile tiene diferentes nombres: pogo o mosh, además de diferentes modalidades de bailarlo, entre ellas: mosh pit, skank y wall of death. En todas estas formas, una gran parte del público choca uno contra el otro mientras suena una canción y dependiendo de la velocidad que ésta se toque dependerá de qué tan rápido se moverá la gente. Generalmente, estos bailes se hacen en los conciertos de punk, ska, reggae y metal, ya que muchas de las canciones de estos géneros son propias para hacer slam. Incluso, se dice que el slam se origina en un concierto al que asistió Sid Vicious de los Sex Pistols, donde comenzó a saltar y empujar a la gente ya que no podía ver a la banda que estaba tocando.

El slam se puede iniciar de dos formas, la primera es que el público se ponga de acuerdo y cuando inicie la canción todos empiecen a bailar. La otra forma es que el artista le pida al público que lo haga cuando inicien los primeros acordes de la canción.

Aunque siempre se ha asociado esta forma de baile con los géneros dichos anteriormente, en algunos eventos de electrónica se ha tratado de emular el slam. Pero este baile no tiene mucho éxito y, a lo mucho, se hace en una sola canción durante todo el concierto.

Después de meditar, en THUMP pensamos que los motivos por los que el slam no se ha logrado posicionar como uno de los bailes estelares en los conciertos del género electrónico son los siguientes:

Hay una gran variedad de bailes para este género

Para bailar cualquier subgénero de la electrónica existen diferentes tipos de baile para cada uno, entre ellos: jumpstyle, tecktonik, flogger, freestep, hardstep y shuffle. Gracias a esta gran variedad, los asistentes de eventos electrónicos prefieren bailar alguno de éstos o brincar durante la presentación del DJ a estar chocando con las demás personas.

Los asistentes tienen diferente cultura fiestera

Las personas que generalmente acuden a los conciertos de electrónica no van mentalizados de que habrá empujones durante todo el show, a diferencia de algún asistente que va a un evento de metal o ska. Por eso que cuando inician los roces en el set de un DJ la gente se aleja o pide que los que quieren iniciar ese baile se calmen.

Alto consumo de drogas sintéticas en estos eventos

No es noticia que en los conciertos de electrónica algunas personas consuman drogas sintéticas, por esto algunos festivales como Electric Zoo, Hard y Time Warp están al pendiente de este tema, en especial cuando uno de sus asistentes tiene una sobredosis.

Ante los posibles efectos del uso de cierta droga (en algunos casos más de una), lo último que piensa la gente que asiste a uno de estos eventos es hacer un slam. Muchas veces prefieren disfrutar su viaje de otra manera o solamente concentrarse para no quedarse en el avión.

Los asistentes no saben qué hacer cuando el artista quiere iniciar el slam

En algunas ocasiones, quien organiza es el slam es el DJ que está tocando. Ante esta iniciativa, el público hace lo que se le pide y a primera instancia se piensa que saldrá adecuadamente. Pero cuando empieza la música, el slam no sale como el artista pensó y queda en el olvido rápidamente.

Pero existen algunas excepciones.

La electrónica, en general, no va de la mano con el slam

Algunos subgéneros de la música electrónica no tienen la misma intensidad que el punk o metal, por lo que no provocan que la gente baile de una manera más brusca. Aunque existen otros, como el hardstyle o nu rave, los cuales son más intensos, hacen que el público se contagie de esa energía y de vez en cuando hagan un mosh.

Los DJs no tienen el aspecto de alguien que le guste el slam

Cuando vemos a un DJ, generalmente pensamos que a ellos no les gusta estar empujando gente para llegar a un lado del cuarto o recibir un golpe "sin querer". Puede que sea mentira, pero simplemente cuando está sobre el escenario, no creemos que se ponga igual de intenso que algún integrante de una banda de ska o punk.

Esta percepción del artista hace que la gente no se motive a organizar un slam durante la presentación. Incluso, como en muchos conciertos, la gente imita lo que hace el artista sobre el escenario, como brincar, levantar la mano y bailar en un área pequeña.