FYI.

This story is over 5 years old.

Discos básicos con Chuck Pereda: Casino Shanghai

Y cuando decimos básicos nos referimos a que son indispensables.
29.1.15

Foto de Mannequin Records

Y cuando decimos básicos nos referimos a que son indispensables, no a que usen Uggs o a que tomen pumpkin latte, eso lo hacen más bien las (y los) basic bitches. No, nos referimos más bien a todos esos discos que es muy importante que tengas para que te muevas con cierta soltura dentro de la música electrónica y sus múltiples subgéneros.

En esta ocasión le toca a México con un gran clásico que, la neta, muy poca gente compró a su salida y es uno de esos discos que, más bien, todos quieren ahora a casi treinta años de su primera y única edición. Estoy hablando de Film, el debut (y despedida) de Casino Shanghai, la banda de Walter Schmidt y Ulalume.

Por más distraídos o noobs que sean, estoy casi cien por ciento seguro de que conocen UNA rola de Depeche Mode, ya sea Personal Jesus, Enjoy the Silence o Master and Servant; bueno pues, toda proporción guardada, Casino Shanghai fue una de nuestras poquísimas bandas de synth pop a la Depeche… o más bien a Gary Numan y Ultravox, y su disco es una de esas rarezas de la escena nacional porque, en una época en la que no querían firmar a Caifanes porque parecían "putos o sepultureros," el trabajo de esta banda era completamente atípico y sólo pudo salir gracias a Comrock, un subsello independiente propiedad de Chela Brannif.

Yo soy de esos que no le entró en 1985, en parte porque tenía diez años y oía a Kiss, pero además porque no conocía a nadie que le gustara la música electrónica y la gran mayoría de mis gustos salía directamente de las cosas que le gustaban a mi hermano, diez años mayor. Claro, en aquel entonces, electrónica era una mala palabra porque el común denominador era el rock y ni siquiera el rock nacional estaba tan sano como para considerársele un "movimiento." Justo un año después de la salida del Film, empezó la campaña de difusión del rock mexicano que se llamó "rock en tu idioma," así que imagínense qué tan adelantados estaban Schmidt, Ulalume, Carlos Robledo e Illy Bleeding (que no tocaba en CS, sino en los proyectos anteriores de Robledo y Schmidt.)

El disco, independientemente de que es uno de esos vinilos tan difíciles de conseguir que alcanza los 1,200 pesos en lugares como El Chopo o La Lagu, es un gran disco bajo cualquier estándar. Incluso si lo comparamos con lo que estaba pasando en Europa o América, claro, Schmidt y Robledo también se llevan el crédito de otro par de bandas de culto: Decibel y Size, cuyos discos son más fáciles de conseguir en reediciones japonesas o alemanas que acá en Mexicalpan de las Tunas. Yo sé que existe un documental sobre este par de locos, pero nunca he logrado llegar a ninguna de las proyecciones porque todas son en horarios muy raros y siempre en el Centro Histórico, pero en el trailer sale la que era mi tía (Arianne Pellicer, quien presonificó muchos años a Nina en Cachún Cachún Ra Ra) y recuerdo que alguna vez me preguntó si los conocía cuando se enteró que yo "quería ser dj," (qué puto oso, justo no los conocía.) Pero más vale tarde que nunca y justo la idea de esta sección es evitarle todo tipo de descalabros a los futuros djs, productores o club kids mexicanos.

Así que, para que luego no los quieran chamaquear sus amigos "conocedores" súper mamones que los intentarán convencer de que SIEMPRE supieron quiénes eran Bleeding, Robledo, Ulalume y Schmidt, acá les dejo el trailer del docu y el disco (en su versión en CD.) Si lo llegan a encontrar en vinil, estén preparados para desembolsar a partir de 600 pesos (que es lo que me costó mi copia,) y por algo de Size la subasta empezará desde los 1,200,  o 1,500 pesitos dependiendo del estado de la copia. Hay una reedición del año pasado de lo que se podría considerar como un EP de Casino Shanghai y, de hecho, yo justo la vi en Disk Union en Shinjuku, Japón, pero también se consigue en digital mucho más barata.