Publicidad
Libros

VICE os recomienda unos cuantos libros para el día del *ejem* libro

Esto es lo que nos gusta leer, o lo que nos gusta fingir que leemos.

por VICE Staff
21 Abril 2017, 6:55am

Foto del usuario de Flickr Leandro Kibisz

Se acerca ese día en el que la gente regala y se autoregala libros. De una forma muy acertada, llamaron a este día "el día del libro" y en Cataluña, por ejemplo, los llamamos también el día de Sant Jordi y es cuando hacemos un extraño ritual que incluye una rosa, una estaca y un mono con una toga de terciopelo de color salmón. El caso es que como sabemos que ya nadie lee nada —ni libros, ni revistas, ni prospectos farmacéuticos— nos vemos en la incómoda —pero agradable— situación de tener que recomendaros algunos libros para que podáis regalarlos a la gente que supuestamente queréis o para que vosotros mismos os los compréis para poder fingir que leéis en el metro de camino a vuestros trabajos del sector terciario. ¿Empezamos?

Caspa, La Mandanga (Crispis)

Que el que escribe estas líneas haya escrito también el prólogo del libro que ahora se está reseñando —el primer libro de ilustraciones de La Mandanga— es algo totalmente casual, en serio. Sería lamentable hacer algún tipo de autorpomoción en este medio, ¿no? En fin, colegas, supongo que si estos últimos meses habéis estado viviendo en el siglo XXI sabréis quién es La Mandanga y qué es lo que hace pero de todas formas os lo voy a intentar definir: Noemí ilustra unos juegos semánticos entre significante y significado que mezclan palabras y personajes de la cultura popular, todo desde el prisma de la estética y la moral de la borrachera de latas de paki, las pizzas y la cultura de internet.

Lo que hace esta tía (hay confianza) puede parecer fácil pero cuando intenté proponerle unos juegos de palabras para que ilustrara una osible entrevista en VICE me quedé completamente en blanco, incapaz de mezclar ideas que tuvieran sentido. Es como eso de ver un Miró y pensar que lo puede hacer un niño o mirar una cheeseburger del McDonalds y pensar que es una gran mierda, cuando en realidad es un producto totalmente perfecto, donde términos como sostenibilidad, ergonomía, monetización, precio de venta al público, sabor y packaging están en perfecta armonía. Pues eso es exactamente lo que es Caspa.

Pol Rodellar

en busca de los discos perdidos

En busca de los discos perdidos, Eric Spitznagel (Editorial Contra, 2017)

Cada vez estoy más convencido de que por muy imposibles que nos parezcan las cosas a priori, hay que intentarlas porque muchas veces se consiguen, aun teniendo absolutamente todo en contra. Recuerdo cuando leí El Señor de los Anillos. Yo entonces era un adolescente pesimista y repeinado que pensaba que todo, siempre, iría a peor. Cosas de la época. Aquel hobbit no tenía ninguna posibilidad, no obstante, el tío lo intentó, fue tirando para adelante y, aunque le dieron por todos los lados, fue jugando sus cartas de la mejor manera que pudo. Al final, consiguió su objetivo.

La historia de En busca de los discos perdidos es algo casi tan difícil como el viaje de Frodo. Un periodista freelance en horas bajas (el estado normal de los periodistas freelance, por otra parte), intenta recuperar los discos de vinilo que vendió a lo largo de los años. Hasta ahí nada raro, podría considerarse un ramalazo de esos que nos dan de recuperar el pasado. El problema viene cuando no es que quiera volver a escuchar la música de aquellos discos en Spotify, sino que quiere encontrar aquellos mismos discos de vinilo, los suyos, aquel de Bon Jovi donde escribió el teléfono de su primera novia o aquel otro donde guardaba la maría. Toda una aventura de la edad moderna que en lugar de montañas, cíclopes o cuevas monumentales, le hará atravesar tiendas de discos, sótanos llenos de mierda o violentas pujas en eBay.

Spitznagel nos cuenta con un humor particular una metáfora de la búsqueda de aquellas cosas reales que todos vamos dejando por el camino conforme pasan los años.

Juanjo Villalba

el triunfo francisco casavella

El Triunfo, Francisco Casavella (Anagrama)

El Triunfo de Francisco Casavella es una novelita corta ambientada en las calles del Raval pregentrificado y masificado de turistas (cuando el antiguo Barrio Chino barcelonés todavía olía a rumba y heroína, nada que ver con el Barcelona's Raval Neighbourhood que apesta a smoothie y lamparita de Ikea) que sabiamente ha recuperado la editorial Anagrama, lo cual es motivo de alegría y satisfacción para muchísimas personitas como yo porque este libro tan necesario estaba completamente descatalogado tras su publicación noventera.

Gracias a Anagrama y el entusiasmo de Silvia Sesé a la hora de ir recuperando TODA la obra de Francisco Casavella, contamos con la reedición de este libro para disfrutarla de primera mano y de paso defendernos LEYENDO de los actuales delincuentes del Raval, esto es, los fondos de inversión inmobiliaria que van expropiando pisos a sus actuales inquilinos, completando el proceso de demolición de este barrio histórico barcelonés reconvertido en parque temático: El Triunfo es una guía de la picaresca de rumberos, exlegionarios y delincuentes en general que campaban en los años 80 por el antiguo Barrio Chino montando una bronca infinita.

Francisco Casavella escribió El Triunfo mientras hacía la mili, cuando era muy joven, y es una maravilla de libro aunque confieso que había mucha jerga y mucha cosa que no entendí muy bien y es que a ratos se me olvida que no soy catalana, ni rumbera, ni de Barcelona. Para los no iniciados en la obra de Francisco Casavella, destacar también que Francis escribió La Mejor Novela Sobre la Modélica Transición española basándose en una W de color rojo (que acaba convirtiéndose en el logo del Partido Popular) y comentar que Francisco Casavella murió trágicamente en diciembre de 2008, meses antes de que se inaugurara el majestuoso Hotel W de la Barceloneta y de que se empezara a celebrar El Día del Watusi en su honor todos los 15 de agosto en León.

Ainhoa Rebolledo

Kobane Calling

Kobane Calling, Zerocalcare (Reservoir Books, 2017)

Reconozco que antes de este libro no había leído nada de Zerocalcare, uno de los autores de cómic jóvenes más famosos de Italia. No estaba familiarizado con su estilo cómico pero profundo, ni con su constante autoevaluación en las viñetas, ni mucho menos con su extraño panteón formado por bichos raros como un armadillo, un mamut o el hermano pedante de Pepa Pig.

Tampoco tenía muy claro en qué consistía el problema de los kurdos, tenía una ligera idea de qué era el PKK (bastante alejada de lo que se cuenta aquí), ni tampoco había prestado mucha atención a sus problemas con Turquía, Siria y el Estado Islámico. Incluso al autor, un tío muy comprometido con los problemas de este pueblo, parece darle un poco de reparo contar al lector los entresijos de la guerra interminable que se libra en el Kurdistán. Curiosamente, estas partes "aburridas" son de las más interesantes del libro y nos dan a conocer a una gente que en medio de una tierra asolada por las bombas y la locura, intenta establecer un país nuevo regido por la libertad sexual, social y religiosa.

El cómic cuenta desde un punto de vista riguroso, pero a la vez divertido, los viajes que el autor romano hace a la zona acompañado de algunos colegas de su barrio, Rebibbia, rompiendo la frialdad de las crónicas que los medios nos suelen transmitir desde la zona: explosiones, número de muertos y ciudades conquistadas y arrasadas. Zerocalcare nos muestra que los guerrilleros son gente normal, que podríamos ser nosotros mismos si nuestro destino nos hubiera hecho nacer allí.

Juanjo Villalba

Basada en hechos reales, Delphine De Vigan (Anagrama, 2016)

Comenzando por el título y tratándose de un libro que habla sobre la crisis de una escritora francesa que se llama Delphine y cuya trayectoria literaria es absolutamente paralela a la de la autora, es difícil no pensar que este libro tiene "algo" de autobiográfico. Pero durante toda la narración flota algo extraño entre las páginas que lo hace mucho más interesante que la simple crónica de una crisis personal.

Durante tres años, la autora de un libro en el que diseccionaba a su propia familia y que fue un éxito enorme, es incapaz de escribir. ¿Qué escribir después de abrirte de esa forma ante el mundo? ¿Qué queda por contar que no sea algo absolutamente prescindible? En medio de esas dudas, en la vida de Delphine aparece L., una sofisticada mujer con la que la protagonista se siente realmente bien, que en parte es como ella misma en negativo y en parte también su modelo. Su amistad comienza lentamente pero poco a poco va creciendo y fortaleciéndose más y más, hasta que ya parece que es lo único que existe en su vida. Conforme esto pasa, Delphine va perdiendo la capacidad de escribir por completo. Mientras, ambas mujeres van estableciendo un diálogo muy interesante sobre hacia dónde debería ir la literatura de Delphine, sobre el valor de la ficción literaria y del uso de la propia vida del escritor como material para sus escritos.

A menudo, entre amigos, cuesta un poco ser sincero en lo que se refiere a las críticas. Es complicado cuando un amigo te pasa su último relato y es una puta mierda… L., la amiga de la protagonista de este libro es absolutamente sincera con ella y su trabajo. Quizá demasiado, a lo largo del libro sabremos por qué.

Juanjo Villalba

Gutter Fest 2018

Gutter Fest 2018

A falta del día del fanzine, creo que sería pertinente proclamar el día que se celebra el Gutter Fest como el día oficial de los fanzines. En el fondo, estos días de cosas —el día de la mujer, el del padre, el de la lluvia, el de los animales, el día contra el racismo, el día del vino (¿siempre?)— son una tontería y cada día es el día de diez asuntos distintos y no debería hacer falta dedicar un día a reivindicar algo cuando se tendría que estar reivindicando cada maldito día, cada minuto y cada nanosegundo, pero ya puestos, proclamemos un día para todas esas personas que necesitan expresarse con total libertad e impunidad en un mundo engrilletado, los fanzineros.

Os recomendamos que asistáis a la feria de autoedición y microedición y no vaciléis a la hora de comprarle un librito a alguien, en el fondo, más que un librito, es una declaración pura de sentimientos y emociones, es el mejor regalo que te puede ofrecer una persona humana viva.

Recuerdo que hace tiempo hablamos con los organizadores del Gutter Fest (que son varios individuos) y que nos dijeron cosas como "autoeditar mierda, como mínimo, es más honesto que editar mierda", "autoeditarse es la libertad de chocar con tus propios límites" o "¡todo este tinglado es una excusa para acabar borrachos perdidos en el after de la fiesta final!". En fin, un texto recomendable.

Pol Rodellar

Sexo, exilio y rock and roll, Ali Eskandarian (Malpaso ediciones, 2017)

Dicen que cada cinco años sale una novela que reivindica el género de la novela beat. No sé si se puede decir que exista un "género beat", pero seguramente si estáis leyendo esto ya me entendéis a lo que me refiero. Pues bien, hay mucha gente que cree que esta novela es una firme candidata a ocupar ese lugar.

"El Kerouac iraní", calificó al autor The Guardian en la reseña que publicó del libro cuando se publicó en inglés. En fin, me temo que ninguno de los dos aludidos estarían muy contentos con ese apodo. Según la correspondencia que se conserva entre Eskandarian y su editor, su intención era más sencilla escribir una novela sobre alguien muy parecido a él "inmigrante, niño de la guerra, músico de rock y artista que se buscaba la vida en un mundo moderno que encontraba exasperante y emocionante". También es cierto que probablemente esa intención le acercaba bastante al autor de En el camino.

Viajes, drogas, sexo… Está claro de dónde vienen los paralelismos con las novelas de la generación beat, Eskandarian nos contó su vida de giras y conciertos junto a la banda The Yellow Dogs, una vida que encontró un brusco final cuando en 2013 dos de los miembros de esa banda y él mismo autor fueron asesinados a tiros en Brooklyn en un crimen que nunca se ha llegado a resolver. Un final que todavía le da al libro otra pátina más de mitomanía rockera.

Pero Sexo, exilio y rock and roll (Golden Years, en su título original), es un libro que se sostiene solo, sin apoyarse ni compararse con nadie. Trágico, oscuro y real, un libro que logra transmitir la vida que lo gestó.

Juanjo Villalba