legal

Warner Bros tendrá que comprobar la existencia de fantasmas si quiere ganar una demanda

La franquicia de "El Conjuro" está bajo la lupa de la ley.
11.5.17

En un caso atípico en la historia de las demandas por derechos de autor, parece ser que la defensa de un caso hollywoodense ha tomado un giro muy inesperado. Con el motivo de la franquicia de las películas "El Conjuro", basadas en "hechos reales" documentados por la familia Warren y producidas por Warner Bros, el escritor Gerald Brittle alega que su libro de 1980 titulado "The Demonologist", basado igualmente y acordado con la pareja Warren en dichos años, celebraba un contrato de exclusividad absoluta sobre sus documentos y especulaciones. Warner Bros y Lorraine Warren, supuestamente, decidieron sobrepasar lo que significaba ese contrato de exclusividad y hacer las películas sin el permiso de Brittle.

Captura de tráiler: "El Conjuro 2".

La cuestión es que Warner Bros decidió defenderse diciendo que la serie de películas, misma que ha recaudado más de 900 millones de dólares estadounidenses, no está basada en el libro de Brittle sino en hechos históricos, sobre los que él no tiene jurisdicción. A esto la defensa contestó que, si esto es así, tendrían que comprobar la existencia fáctica y no ficticia ni fabricada de todos los sucesos que toman lugar en las películas.

Al parecer, Brittle actualmente –y a diferencia de cuando escribió el libro – y muchos otros, son escépticos de que los Warren estuvieran diciendo la verdad y no fuera más que una fabricación fantástica de sus mentes, una estafa.

Captura de tráiler: "Annabelle".

Actualmente no se sabe en qué ha procedido la demanda y Warner Bros informó a varios medios que aún desconoce de dicha queja sin añadir más comentarios. Si quieres saber más, puedes leer la demanda completa aquí.

Relacionados:

Intentan arreglar un mural en Tabasco y lo arruinan por completo

Los creadores del Vantablack acaban de inventar un negro aún más oscuro

¡Llegará una serie animada de Gorillaz!