Cómo la realidad virtual ha ayudado a superar miedos
realidad virtual

Cómo la realidad virtual ha ayudado a superar miedos

Gracias al VR, podemos superar nuestras fobias desde la comodidad y seguridad de un sillón.
7.4.17

Todos tenemos miedos. Es una de las emociones más humanas que podemos expresar. Tener miedo demuestra que estamos hechos de carne y hueso, que somos reales y que sangramos. Las agujas de la enfermera antes de inyectarnos alguna vacuna, ese último piso que nos da vértigo, el estar presente ante muchísima gente y no poder abrir la boca por el pánico que nos ocasiona hablar en público, o montarnos en un avión. Todos, absolutamente todos esos miedos son igual de importantes y significan mucho para las personas que los padecen y en muchas ocasiones hacen que no puedan vivir a plenitud. Siempre he sido una persona muy inquieta y extrovertida, pero cuando me tocaba montarme en un avión, me convertía en el ser más introvertido del planeta. Miraba a los lados constantemente, si escuchaba un ruido "fuera de lo normal" se me aceleraban los latidos del corazón, y cuando sentía más turbulencias de lo normal, trataba de hacer contacto visual con cualquier aeromoza para ver si en sus caras se notaba algún tipo de temor; ya que si ellas que están acostumbradas a viajar diariamente sentían miedo, mi conclusión era que estábamos muy jodidos. De pequeño, trataron de pasarme a la cabina del piloto para enseñarme cómo funcionaba el avión y así, según ellos, iba a tener menos miedo. No funcionó pero, mi hermano, me habló de un simulador de aviones que según él, "jugarlo era como volar un avión de verdad".  Lo probé, y luego de dominar un poco el juego y aprender cómo funcionaban los aviones en primera persona, entendí un poco más lo seguros que estos eran y me ayudó a sentirme muchísimo más calmado al montarme en un avión. Entendí que los "ruidos raros" eran partes del avión moviéndose para poder despegar o aterrizar, y muchas cosas más que lograron bajar mi miedo a volar en una cantidad bastante considerable. El tener el "control" del avión en mis manos hizo que estas máquinas dejaran de ocasionarme tanto miedo y, lo mejor, era que si por casualidad estrellaba el avión virtual, no iba a pasarme nada ya que estaba en la comodidad de mi recámara comiéndome un sandwich.

Imagen del simulador de vuelo La Virtual Reality (VR) funciona de una manera muy parecida a estos simuladores de aviones, pero con la ventaja de tener una tecnología muchísimo más avanzada y que se puede usar para cualquier tipo de escenario –no sólo para los aviones–. Durante las últimas dos décadas, hemos visto como la industria de los cuidados de salud ha aplicado la VR como una especie de terapia de exposición, en la que los pacientes que sufran algún desorden psicológico que no los deje vivir normalmente sus vidas, puedan enfrentar sus miedos y fobias a salvo; en un ambiente controlado en el que no tienes peligro de sufrir las consecuencias del evento en el mundo real.

Ejemplo real de la terapia de exposición para fobias La VR puede abordar los trastornos de estrés postraumático y ansiedad mediante programas personalizados que pueden repetirse para que haya una insensibilización gradual de los detonantes psicológicos.

Un estudio realizado por el British Journal of Psychiatry , encontró que las simulaciones de VR pueden ayudar a tratar casos de depresión usando la técnica de la "encarnación". La persona que participa actúa en un escenario en donde un adulto confronta a un niño, intercambiándose entre los dos roles con la meta de experimentar qué se siente dar y recibir compasión. Esta técnica, logra matar a dos pájaros de un solo tiro: reduce la tendencia del paciente a ser muy crítico consigo mismo y aumenta la capacidad para sentir compasión con ellos mismos.

"En el pasado, la manera en la que se aplicaba terapia era haciendo que el paciente se imaginara estar presente en el escenario. Hoy en día, podemos traer esa situación o escenario a la vida real", dice Peter Rossouw, manager de la Clínica de Fobias en Sidney. "Cito un ejemplo de alguien con miedo al dentista: si te colocas el casco VR, te conviertes en un paciente sentado en la silla del dentista, esperando que el dentista venga hacia a ti con el taladro. Lo mejor es que realmente puedes oír el taladro, y las personas que lo han usado siempre ruedan su cabeza hacia atrás en señal de miedo". El estudio concluyó que "las intervenciones usando VR de inmersión realmente tienen un potencial clínico considerable, y que mayores mejorías de estos métodos preparados en una prueba supervisada son ahora garantizadas.

Gracias a la innovación en la industria de la VR a lo largo los últimos años, los cascos se han vuelto mucho más accesibles económicamente para los consumidores. Este tipo de terapia está al alcance de cualquiera que desee confrontar sus miedos personales a su propio ritmo, en total privacidad. Hay casos excepcionales como el de Tim Suzman, que creó una app de VR para liberarse de su miedo a las arañas. "El miedo limita nuestras acciones y experiencias. Los seres humanos usamos el miedo para protegernos del peligro pero, en algunas ocasiones, ellos están fuera de lugar en nuestra realidad actual. Si los miedos que no queremos tener, los logramos eliminar, creo que la gente podría tener una mejor calidad de vida", opina Tim Suzman.

La aplicación está hecha para gradualmente desensibilizar cualquier tipo de miedo, poco a poco, subiendo por niveles. Aparentemente, después de dos horas de inmersión en la simulación, Tim pudo eliminar su fobia a las arañas. Samsung, por su parte, presentó en México la campaña Be Fearless, que muestra cómo la VR es la herramienta para lograr superar distintos tipos de fobias, como el hablar en público o a las alturas.

Samsung –gracias a una prueba en Corea del sur–, encontró que el miedo es el obstáculo o impedimento más importante al cual se enfrentan las personas al momento de perseguir sus metas o sueños. De ahí viene el concepto de Be Fearless, que tiene como propósito encontrar la manera de erradicar estos miedos a través de la tecnología VR de Samsung. La campaña consiste en un entrenamiento en el que, gracias a la VR, los usuarios superan sus miedos a hablar en público y el miedo a las alturas.  "La VR está revolucionando el mundo del entretenimiento y, en Samsung, nos comprometemos a hacer de esta tecnología una de consumo masivo, creando visores VR accesibles para un gran número de usuarios. Ahora nuestro foco está en desarrollar los múltiples usos de la VR para el beneficio de la sociedad", opina Claudia Contreras, Directora de Mercadotecnia de Samsung Electronics México. El entrenamiento tiene diferentes escenarios que representan situaciones que pueden ser de suma dificultad para las personas que viven diariamente con estos miedos. Desde una presentación para quienes tienen miedo a hablar en público, hasta una experiencia de Sky Walk para los que sientan miedo a las alturas. La aplicación Be Fearless hace posible que enfrenten este tipo de miedos en un entorno seguro, con la ventaja de que cada usuario de la misma decide en qué momento se siente listo para probar el siguiente nivel, controlando al 100% su entrenamiento.

Gafas VR Samsung "Según las pruebas realizadas al inicio de este proyecto en Corea del Sur, el entrenamiento VR ayudó a más del 87% de los participantes con miedo a las alturas a reducir sus niveles de ansiedad, mientras que el 88% de los participantes con miedo a hablar en público mostraron grandes e importantes avances gracias al programa", concluyó Claudia Contreras. En México, los dos ganadores de la campaña Launching People Be Fearless, fueron Aoztoc Enriquez Ramírez y Luisa Orendain. Ellos se sumaron al entrenamiento para documentar su progreso, compartirlo con los usuarios y así poder lograr superar sus miedos de una vez por todas.

Video de la campaña Launching People Be Fearless acerca de los miedos de Aoztoc Enriquez Ramírez, artista urbano Los dos están enfrentando sus fobias gracias a la VR. En el caso de Aoztoc, es artista urbano y pinta en las calles, pero su sueño es lograr pintar a mayor escala y lo único que lo detiene para poder lograr pintar un gran mural, es su miedo a las alturas. En el caso de Luisa, quiere estudiar música para ser una gran cantante y el miedo a hablar en público la frena. Con estas ambiciones y sueños, sus miedos son lo último que necesitan, pero gracias a la VR y la campaña Be Fearless, podrán estar listos para cumplir sus metas. Si la tecnología está presente para poder lograr ayudarnos a superar nuestros más profundos miedos, ¿por qué no usarla? Ya no estamos en épocas en donde para superar nuestros miedos teníamos que vivirlos realmente, con nuestro cerebro pensando en todo el peligro que estábamos presenciando. Ahora, gracias a la VR, podemos trabajar para superar miedos desde la comodidad y seguridad de un sillón, siendo vigilados por un equipo de profesionales que nos guiarán durante todo el camino. Sin dudas, es la mejor oportunidad en décadas para erradicar todos los temores que entorpecen el camino hacia nuestras metas. Ya no hay excusas. Puedes seguir a Diego en Instagram.