FYI.

This story is over 5 years old.

¿Qué hay detrás de Disclosure?

Horas antes de su primera visita al país, nos adentramos en las influencias y orígenes de uno de los actos más exitosos de los últimos años.

Para muchos, Guy y Howard Lawrence se han convertido en una de las bandas más esenciales de la última década. Heredando sonidos de vieja data, que van desde el viejo UK Garage, pasando por el dubstep y el pop, hasta géneros más contemporáneos como bass house y future house, Disclosure ha logrado en poco tiempo conquistar a las masas con un sonido ornamentado pero potente. Además de sus producciones cautivantes, la estética innovadora alrededor de su marketing los ha posicionado como uno de los actos comerciales más exitosos de los últimos años, compartiendo incluso charts con estrellas como David Guetta, Steve Aoki o Avicii.

Publicidad

Su visita a Colombia seguramente abarcará más a un público de concierto masivo que a los típicos clubbers que se animaron a ver en el país nombres como Route 94, Pearson Sound o Ben UFO, develando que hay un origen común que une a estos artistas con el dúo británico. Por tal razón, vale la pena explicar un poco más los orígenes de esta banda.

Que se acerquen más a un género de masas como el pop que a un dancefloor está claro, pero hubo un origen a comienzos de esta década donde ya se hablaba de una época post dubstep, dejando influencias muy marcadas y de la cual surgió una camada de artistas como Eats Everything, Jackmaster, SBTRKT o Jamie xx, entre otros. Siendo estos "novatos" de Disclosure los que alcanzaron el éxito masivo, al mismo tiempo lograron que triunfara un estilo musical, que tiene unos orígenes diversos que van más allá de éxitos como "Latch" y de colaboraciones con Mary J. Blige, Lorde o AlunaGeorge, o que en su mediano apogeo dentro de la música de baile tuvieran a Dixon, Jamie Jones o Bicep remezclando sus producciones, siendo obviamente charteados mientras se vivía ese ascenso. Se ha llegado al punto de incluso compararlos con actos legendarios como Daft Punk; y bueno, quizás se parezcan en algo: los franceses llevaron el French Touch a lo más alto, quizás sea un caso similar el de los hermanos Lawrence y el UK Garage.

De milenials emergentes a ser el éxito en listas de todo el mundo, con apenas dos álbumes encima, la pregunta que muchos no se atreven a formular es: ¿Qué hay detrás del sonido Disclosure? ¿Qué otros trabajos sirvieron como cimiento de esta banda?

Publicidad

Pues para hablar de ese sonido "garage" primario con impulso en el segundo tramo de la década de los noventa, tendría que hablar de los proyectos que Tim Deluxe –sí, el mismo de "It Just Won't Do"– tuvo con Omar Adimora: R.I.P. Productions y Double 99.

Y por supuesto, este éxito que llegó en aquella época alternando con los hits donde puso la mano Armand Van Helden.

Toda tendencia tiene un himno, y "Sincere" de 1998 de MJ Cole fue el track insignia de esa movida inglesa.

A la larga todo desemboca en el sonido de masas y así sucedió con el "UK Garage", donde Craig David tuvo notoriedad y un relativo éxito con sus primeros lanzamientos, uno de ellos "Fill Me In".

También el acto de The Streets tuvo esa virulencia garage, su primer sencillo alternaba la lírica rapera de Mike Skinner con ese sonido quebrado característico del que hablamos en cuestión. Una propuesta con bastante acogida durante la década pasada.

Iba corriendo la década de los 2000, y se gestaba un movimiento de carácter más profundo mezclado con dub, jungle y elementos del garage con características más oscuras. Skream fue el elegido, un chico que con 19 años sacaba al dusbtep de sus bodegas y le enseñaba al mundo lo que se venía haciendo al sur de Londres. Incluido en un compilado de Modeselektor, el Boogybytes Vol. 03.

En 2007 vino un álbum firmado por un artista anónimo que tuvo una repercusión increíble en el circuito electrónico no comercial de aquel entonces: Untrue, de los álbumes fundamentales del dubstep y de la década pasada.

Publicidad

Ahora vendría el sincretismo, la alianza, la unión; el techno empieza a apoyarse en el sonido del dubstep tratando de ir aplacando el minimal hype en todo su esplendor. Villalobos tendío algo en ese puente; Torsten Pröfock, ex integrante de Monolake, también haría algo…

A finales de esta década imperó la comunión. Un set de techno o house te podía llevar a sonidos quebrados, algo insospechado años atrás. El ciclo volvía a mostrarnos lo orgánico que pueden permear estilos y tendencias. Sellos a cargo de Scuba, Kode9, Martyn, Untold, Ben UFO, Ramadanman y Pangaea, por mencionar algunos, ganaron espacio dentro del gigante espectro que significa hablar de géneros de culto como el house y techno.

Todos estos artistas alcanzaron una notoriedad, identidad y peso dentro de lo que rodeaba la música electrónica como institución. Scuba comenzó una residencia en Berghain llamada Sub:Stance, la cual quedó retratada en un CD-mix del sello Ostgut Ton; y Fabric enlistaría a gente como Ben UFO, Jackmaster, Shackleton, Oneman o Pinch para firmar CDs en su serie de compilados. Los de Studio !K7 lanzaron DJ-Kicks con Kode9 y Scuba, mientras que James Blake le apostaba a su propia visión del pop. Skream se juntaba con Benga y Artwork para formar un súper acto dubstep llamado Magnetic Man, entre tanto Mount Kimbie, Rustie y Darkstar, trabajadores arduos de la llamada bass music, irían a parar bajo el paraguas del gigante sello Warp, el cual se ha dedicado a captar talentos que emergen de sellos más pequeños.

Publicidad

A su vez el género, ya con sus adeptos y seguidores, permitiría que emergieran artistas nuevos como Disclosure, pero también otros…

Y tal vez el último paso lo dio Julio Bashmore en 2011 con un rompepistas de principio de década. La primera referencia de PMR Records, la cual sigue siendo la casa de Disclosure, pero por cosas de la vida, el primer "temón" estuvo a cargo de ese señor barbado.

El camino lo han seguido artistas como Gorgon City, Route 94 o Duke Dumont. De una u otra manera, pasando el legado a actos que tienen influencia en el garage como Flava D, My Nu Leng o Hannah Wants, de lo que se viene llamando como "bass house", o la nueva apuesta del EDM con sellos como Spinnin' Records y su receta "future house": EDM + house + bass, donde Oliver Heldens sobresale en dicho estilo.

A la larga, estos dos tipos que se presentan en Bogotá y Medellín representan algo más que ser una cuña capciosa de la emisora que no pone reggaeton.

***

Sigue a THUMP Colombia en su nuevo perfil de Facebook