berrinches en el campo

Analizando el berrinche de Mourinho y Manchester United vs. West Ham

Analizamos las payasadas y berrinches de José Mourinho.
28.11.16
PA Images

Entre más errático se vuelve el comportamiento de Jose Mourinho, más inescrutables se vuelven sus motivos. Mientras que antes era aparente lo que José estaba intentando lograr con sus interacciones intensas, manipuladoras y calculadoras, ahora parece estar haciendo berrinche a diestra y siniestra. En lugar de críticamente motivar a sus jugadores, ahora parece sólo criticarlos para dejarlos sintiéndose mal. Mientras que antes utilizaba eufemismos e insinuaciones para que los árbitros le hicieran más caso, ahora es grosero y recibe multas de 50 mil euros como resultado.

Publicidad

Tal vez lo más aterrador es que Mouninho no parece deleitarse por molestar a Arsene Wegner, cuando solía ser su motivación para levantarse de la cama cada mañana, algo así como su razón de ser. José parece un tanto desencantado con el futbol, al punto en el que intenta que lo manden a las gradas cada semana. Ciertamente ese fue el caso cuando el Manchester United enfrentó al West Ham el domingo, y vimos una caída bastante risible por parte de Paul Pogba y por la que Mourinho se volvió loco con una botella de agua. Algunos fans del Man U se quejaron por el trato que le dieron a José, deberíamos destacar que no fue tan indignante que cuandole ocurrió lo mismo a Wenger hace no mucho.

Tal vez en un esfuerzo por quitarle presión a un equipo inadecuado, está intentando crear una imagen para sí mismo, la de un hombre que ha sido atacado por su carácter, tanto por los medios como los árbitros. El problema es que los fans del United parecen tener dificultad para sentir simpatía por José. Esa es la diferencia crucial entre Mourinho y Alex Ferguson, hombre que tenía el amor del público y a quien Mourinho parece imitar de vez en cuando, aunque con mucho menos éxito.

José ahora enfrenta una sanción de dos partidos, y no muchos consideran que su rabieta con la botella de agua no fue una distracción para el equipo. No sólo sus tonterías podrían mandarlo a casa, sino que también podrían asegurar que veamos más a Rui Faria en las conferencias posteriores a los encuentros, ya que el entrenador asistente de Mourinho es más sombrío que el mismo "Mou". Podemos asumir que, al patear esa inocente botella, Mourinho intentaba armar un berrinche para que le pusieran atención. Eso, o deliberadamente estaba intentando sabotearse a sí mismo, y espera que lo suspendan para no tener que ver al United apenas logrando empates contra equipos como el West Ham.