escena vintage

Un día en la vida de un skater neoyorquino

Le regalamos nuestra cámara desechable a un skater psicodélico y nos lleva de viaje hasta la Vía Láctea y más allá.

por Julian Master
08 Febrero 2017, 7:34am

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Leo Gutman es un skater callejero nacido en Staten Island, Nueva York. Leo lleva 15 años patinando y lo hace como parte de un grupito de patinadores que se han hecho populares gracias a los psicodélicos vídeos que filman. Patinar por Nueva York es como "deslizarte por una Vía Láctea de asfalto", asegura él mientras le entregamos una cámara desechable para que ilustre su jornada.

Más acción: El taller que da segunda vida a las tablas de skate

En el día que se pasó sacando fotografías para nosotros, Leo se levantó temprano y se dirigió al skatepark de Chelsea; luego quedó con su novia para embarcarse en un pequeño crucero por el río Hudson donde la gente se sube para ponerse hasta el culo de alcohol —especialmente los que andaban por la cubierta de arriba, donde se celebraba una descocada fiesta quinceañera en la que el tío se coló sin problemas.

A continuación nos cuenta algunos detalles más de su apasionante jornada.

VICE: ¿Qué hiciste en tu día?

Leo Gutman: Me desperté con mi novia, desayunamos algo y tomamos café antes de que ella se fuera a currar. Yo me quedé trabajando un rato en mi ordenador y luego me fui hacia el skatepark de Chelsea y patiné con los del barrio. Cuando terminé quedé otra vez con mi novia. Le habían venido a visitar algunos parientes, así que nos embarcamos en un pequeño crucero de tres horas por el río Hudson. Había una fiesta de una quinceañera en la cubierta superior del barco, que básicamente consistía en la homenajeada dedicándose a bailar y a ejecutar toda clase de contorsiones guarrindongas con los invitados masculinos y femeninos de la fiesta. Un tipo se montó sobre ella y le restregó el pecho por la cara, mientras aguantaba el equilibrio agarrado al respaldo de una silla —y de repente el tipo deja caer a la quinceañera contra el suelo y sigue con su baile privado, y ahora ella está boca arriba, con el vestido volando al viento.

Después de la fiesta nos fuimos a casa.

¿Quiénes son héroes en el olimpo del skate?

Mike Carroll, John Cardiel, Josh Kalis, Marc Johnson, Dan Drehobl y muchísimos más. ¿Cuánto tiempo tenemos?

¿Crees que patinar en Nueva York es muy distinto a hacerlo en otros sitios?

Sin duda. Aquí todos los lugares para patinar son súper accesibles, y hay un montón de lugares realmente complicados para patinar, como rutas y caminos de ripio o de cemento. Meterte por caminos silvestres te ayuda a salir del orden habitual, a improvisar movimientos y patinar mucho por las calles. Avanzar por el asfalto neoyorquino en verano es como estar en otra galaxia.

¿Todos los skaters son malotes?

Creo que la mayoría lo podemos llegar a ser. Cuando consigues doblar las leyes de la física te sientes muy poderoso. Supongo que es una sensación comparable a la que tendrían los astronautas que caminaron por la Luna cuando regresaron al espacio. La sensación de privilegio se te lleva por delante. Llevas un vida sencilla que otros idealizan y eso te puede convertir en un chico malo. Claro que hay skaters que son de lo mejor que nunca conocerás. Todo el mundo es muy respetuoso. Somos como una gran familia.

Este artículo se publicó originalmente en VICE US.

Sigue al autor en Twitter: @Jultopia