FYI.

This story is over 5 years old.

Galería de fotos

El CETI C. F., el equipo de los inmigrantes ilegales

El fútbol sirve como vía de escape para los reclusos del Centro de Estancia Temporal para Inmigrantes de Melilla, que tras arriesgar su vida muchas veces se quedan a las puertas de Europa.
14 Junio 2015, 1:10pm
Foto de Mikel Oibar, Nervio/Foto

El CETI C.F. es un equipo curioso. Sus jugadores son inmigrantes residentes en el CETI (Centro de Estancia Temporal para Inmigrantes) de Melilla. Todos han cruzado la frontera de forma ilegal, escapando de la pobreza, el hambre o la guerra en sus países. Muchos pasan meses, incluso años, sin poder abandonar Melilla, un enclave de apenas 13 km2. Todos ellos viven largos periodos en el Centro a la espera de que las autoridades les den salida a la península o los repatríen a sus países.

Más deportes: El racismo, la lacra que amenaza con opacar la Copa América

La mayoría han tenido que saltar la frontera de Melilla, esquivando a las autoridades marroquíes y españolas y enfrentándose a la triple valla coronada por cuchillas. Otros han entrado en patera, por mar. Y antes de conseguir cruzar han pasado meses o años en el monte Gurugú, en Marruecos, viviendo en condiciones infrahumanas tras realizar un largo y peligroso viaje desde sus países de origen.

El fútbol es una vía de escape. Tanto para los jugadores, algunos profesionales en sus países y cuyo objetivo es llegar a los grandes equipos europeos, como para la afición, la más numerosa y animada en todos los partidos de la liga melillense. Cameruneses, senegaleses, malienses, marfileños y muchas otras nacionalidades componen la plantilla. Y desde hace poco también hay un equipo femenino.

La plantilla del equipo va cambiando a medida que unos entran y otros salen del centro. Manolo, el entrenador, lo hace de forma voluntaria. Los entrenamientos y los partidos permiten olvidar por un momento el futuro incierto que les depara y la lejanía de sus familias.

Este artículo se publicó originalmente en VICE.com.