FYI.

This story is over 5 years old.

Adiós al kinder sorpresa y a la cajita feliz en Chile

El gobierno chileno ha cambiado varias de sus leyes con el objetivo de sacar de las escuelas los productos altos en azúcares y grasas, y castigará a los que usan ganchos para su venta, o sea juguetitos engañosos.
etiquetasChile

Muestra de etiquetado nuevo en los productos chilenos. Fotos del Ministerio de Salud de Chile.

Chile le pisa los pies a México. Parece imposible que los glotones niños mexicanos devorando papas fritas y bebiendo "jugos" saliendo del colegio sean derrotados, pero ahora los niños chilenos tienen el mayor índice de obesidad de Sudamérica, y la medalla de bronce de toda América. Sin embargo, el gobierno chileno ha decidido actuar y ha cambiado varias de sus leyes con el objetivo de desterrar de las primaria y secundarias los productos llenos de azúcares y grasas.

Publicidad

Según el Ministerio de Salud de Chile (MISAL), 1 de cada 3 niños menores de 6 años tiene exceso de peso. La modificación a la Ley de Etiquetado de Alimentos, prohíbe la publicidad engañosa, es decir obliga a las empresa a etiquetar adecuadamente sus productos y decir explícitamente que tienen exceso de azúcares, sodio, grasas saturadas o calorías. De hecho, se les obligará a rotular los envases con una etiqueta octagonal en color negro con letras blancas.

etiquetasChile2

Presentación de las etiquetas que deben de tener los productos chilenos. Foto del Ministerio de Salud de Chile.

La Asociación Gremial de Industrias Proveedoras (AGIP) ha pedido más flexibilidad en la entrada en vigor de la ley este 26 de junio. Su argumento es que sería mejor que los productos que ya están en los autoservicios permanecieran ahí para evitar el desperdicio de comida. También alega que muchos de los pequeños distribuidores de alimentos –tiendas de abarrotes y conveniencia– ya habían adquirido la mercancía sin etiquetar y perderán ese ingreso al deshacerse de los alimentos. Esta petición se hace aunque el gobierno dio un año a las empresa productoras, desde la publicación de la ley el año pasado hasta su aplicación, para poder adecuarse a los nuevos reglamentos.

LEER MÁS: La comida chatarra está encogiendo tu cerebro (literalmente).

happy meal

Foto vía Flickr usuario juni.

Así mismo, la legislación castiga la venta de alimentos a través de promociones o productos secundarios, que sirven como gancho para su compra.

Los dos más famosos afectados son el Kinder Sorpresa de Ferrero y la Cajita Feliz de McDonald's. Ambos tienen muchas ventas gracias a su doble contenido: comida "divertida" y juguetes.

Publicidad

La sorpresas es el otro gran ingrediente en ambos productos.

Los niños devoran el huevo de chocolate con leche para poder saber que se esconde dentro del huevo de plástico del interior. Y mientras el cajero de McDonald's trae la cajita de cartón, los niños imaginan cuál de los cinco personajes posibles de Pokémon les tocará; al mismo tiempo, los padres ruegan porque sea el que quería su hijo para no volver luego por una cajita más. Por supuesto, una vez comprado el paquete, los niños devoran la hamburguesa con queso –o los nuggets–, las papas a la francesa –con kilos de sal– y el refresco. ¡Ya qué!

kindersorp

La ola de regulaciones para atacar la obesidad tienen su origen en una recomendación de Organización Mundial de la Salud (no es que de pronto los gobiernos latinoamericanos se iluminaron).

La ley chilena entrará en rigor a finales de junio, así que si eres fan de alguno de estos dos productos ve por ellos, porque el gobierno ha prometido una guerra frontal contra la obesidad.

Mientras tanto en México, donde se han implementado medidas similares en los colegios y sus alrededores, sólo se logró expulsar los productos "gordos" de las tienditas escolares, pero nunca al señor que vende dulces, nieves, paletas, refrescos y frituras en la puerta de la escuela.

LEER MÁS: La comida chatarra no es la culpable de nuestra obesidad