cine

La historia detrás del póster de 'Trainspotting'

Los diseñadores de la campaña publicitaria nos hablan de los orígenes del póster que colgó de las paredes de los dormitorios de todo el mundo.
17.3.17

"No puedo recordar a cuántas fiestas fui en los años 90 en apartamentos donde la gente consumía éxtasis y mala cocaína, y tenían ese póster", relata T. Cole Rachel, editor senior de The Creative Independent. "Ese póster" era de la película Trainspotting, la obra de Danny Boyle de 1996 sobre un grupo de adictos a la heroína cuyas maquinaciones e inyecciones los llevan a un camino de perdición en Escocia. La espeluznante representación del uso de drogas y de las divagaciones existenciales en la película llegarían a definir a una generación de jóvenes afligidos. La cinta produjo innumerables parodias, conversaciones nocturnas sobre el sentido de la vida e inevitables disputas políticas sobre cómo la película glamorizaba la heroína (aparentemente su definición de glamour incluía a Ewan McGregor metiéndose en la taza del peor baño del mundo en busca de supositorios de opio).

Publicidad

Aunque la película se convertiría en un gran éxito, la campaña del póster fue innovadora por derecho propio. Su aspecto distintivo —que recientemente fue reinterpretado para la secuela del filme, T2: Trainspotting— ayudó a consolidar el estatus de culto de la película. Pero quizás lo más importantes es que no se parecía a ninguna otra película de la industria en ese momento, y ese era el punto.

"Los distribuidores de películas estaban buscando algo que pusiera la cinta en un mercado similar al de la industria musical", dijo Rob O'Connor, propietario de Stylorouge, la firma que diseñó la campaña original de Trainspotting.


Relacionados: Una historia oral de 'Trainspotting' veinte años después


"No queríamos que se pareciera a ningún otro póster de película", añade Mark Blamire, que trabajaba en Stylorouge en aquella época: "Nos dieron mucho tiempo para desarrollar y nutrir las ideas que se incluyeron en la campaña y crear algo único. Creo que las compañías cinematográficas rara vez acuden a las agencias de diseño adecuadas. Sólo quieren comercializar la película, así que utilizan el mismo formato cliché de siempre".

Stylorouge, que entonces era mejor conocido por su trabajo en las portadas de los discos de Blur, tuvo éxito con Trainspotting por tomar una dirección alejada del cliché. Utilizaron una paleta de colores naranja brillante y una tipografía helvética que se parecía a las etiquetas de advertencia que aparecen en los materiales peligrosos o en los frascos de los medicamentos, y luego hicieron retratos en blanco y negro de los actores, lo cual significó un gran riesgo creativo para una película que no era en blanco y negro. Pero las primeras fotos de prueba resultaron un poco… extrañas; el elenco parecía demasiado amigable, como si fueran parte de una sitcom cursi y no de una película sobre la heroína. Así que les tomaron fotos en personaje.

Publicidad

"Estos chicos llegaron con una actitud bastante intensa", dijo O'Connor sobre el día de la sesión de fotos. Para entonces, el elenco había acabado de rodar y estaba agotado. "Realmente habían estado viviendo de esa manera por unas semanas, y era una película de presupuesto razonablemente bajo, no los estaban consintiendo como actores. Se veían bastante mal".


Relacionados: El legado de 'Perros de reserva' en el cine independiente


A pesar de su maltratado aspecto, estuvieron dispuestos a hacer lo que era necesario, incluso McGregor, quien tuvo que ser bañado con agua para la sesión, como un guiño hacia la infame escena del baño. Una vez que O'Connor, Blamire y el fotógrafo Lorenzo Agius sacaron las fotos necesarias, enviaron el diseño a imprenta y pronto empezaron a surgir posters cerca de las universidades para ayudar a generar entusiasmo en los estudiantes. Teniendo en cuenta el revuelo inicial que provocó la película —basada en la popular novela de Irvine Welsh del mismo nombre—, no pasó mucho tiempo antes de que otras compañías parodiaran el trabajo de Stylorouge.

"Se convirtió en una broma recurrente", dijo O'Connor. "Durante mucho tiempo coleccioné todos los pastiches que vi, pero al final eran demasiados".

Un póster en el que Stylorouge no participó fue el que incluyó el famoso monólogo de McGregor de "Elige la vida…" ("Choose life…"). Durante años creí que ese póster era la versión "oficial" de la película, ya que no había visto el póster de los personajes. Había visto la versión del monólogo incontables veces, colgado en las habitaciones de dormitorios y apartamentos. Incluso recuerdo el primer momento en que lo vi, durante mi primer año de universidad en agosto de 2004, durante la venta anual de posters del campus. Entonces, ¿quién hizo ese diseño? ¿Fue alguna versión pirata producida en masa? No exactamente. Después de que Stylorouge creó el póster original, los productores le cedieron la campaña a otra agencia.

"Fue una licencia muy temprana para nosotros. La mayoría de los diseños fueron tomados de la campaña original", dijo Mark Arguile, un gerente senior para licencias en GB Posters, la compañía detrás del póster del monólogo. "Hemos mantenido la renovación a lo largo de los años. Nunca ha estado fuera de circulación. La mayoría de los diseños fueron tomados de la campaña que hicieron. Hicimos tres versiones del póster. Probablemente es la única licencia de póster que hemos tenido continuamente durante 20 años".


Relacionados: Anya Taylor-Joy es la nueva estrella del cine de terror


Puede que no incluya a ninguno de los actores, pero el póster del monólogo contiene el diálogo más importante y sincero de la película: el que convirtió a Trainspotting en algo más que una película sobre drogas. El discurso de "Elige la vida" resumió el tedio del estudiante universitario y la ansiedad que los adultos jóvenes sienten a medida que envejecen y tratan de encontrar su lugar en el mundo.

"Todavía lo tengo", me dijo Kat Bein, una periodista de música y súper fan de Trainspotting. Bein, quien vio la cinta por primera vez cuando tenía 14 años, ha conservado ese mismo póster desde entonces. "Te gusta [la película] porque está llena de cosas malas, es genial y provocadora, y tienes 14 años y no sabes nada. Pero a medida que he envejecido, el monólogo realmente ha resonado conmigo… Llegas a este punto en la vida en que necesitas tomar decisiones".

Sigue a Alex Suskind en Twitter.