FYI.

This story is over 5 years old.

Deberías dejar de beber cerveza helada

No todas las cervezas se deben de beber heladas, hay algunas que son mejor tomarlas a temperaturas más calientes para no perder el sabor.
11.12.15
Foto von charliedees via Flickr

La cerveza solía ser la más democrática de las bebidas. Eras un chico Bud o una chica Miller y eso era todo. Lo único que importaba era que la cerveza estuviera fría, enterrada bajo capas de hielo. En la cultura popular, todos desde Pink hasta Grateful Dead han cantado sobre la cerveza helada, y es más o menos la letra estándar para la música country.

Pero ahora los chicos cool de elaboración de cerveza artesanal nos están diciendo que estamos bebiendo la cerveza demasiado fría, y tienen razón.

Publicidad

A decir verdad, una cerveza mexicana barata bebida a un costado de la alberca en un día con temperatura de 37 grados centígrados sería una experiencia diferente y menos agradable si no estuviera helada. Por otra parte, nadie bebe dichas cervezas por la complejidad del sabor; simplemente cumplen con el trabajo si estás tratando de emborracharte cerca de una alberca.

Dicho esto, la mayoría de personas en los EE.UU. prefieren su cerveza fría. El maestro cervecero de Founders Brewing Company, Jeremy Kosmicki, es una de ellas.

"Prefiero frías a la mayoría de las cervezas, pero definitivamente no heladas", me dijo. "Creo que es cierto que los sabores son más fáciles de percibir a temperaturas más calientes, la cual probablemente sea la razón por la que Coors Light te incita a beberlas lo más frías posible. Sí me parece que la cerveza fría es la más refrescante, así que si estoy tomando pales, IPAs o pilsners, preferiría que estuvieran a unos 7 grados centígrados de temperatura".

Para cervezas producidas en masa, heladas están muy bien, pero lo que distingue a la cerveza artesanal son sus muchos estilos, que contienen diferentes perfiles y matices de sabor. Las cervezas enormes y más oscuras, por ejemplo, pueden contener una gran variedad de sabores, desde chocolate hasta café hasta toffee hasta caramelo. En las cervezas que se sirven heladas, estos sabores no se presentarán.

"Las stouts, las barleywines, las enormes cervezas de barril añejas, y algunos estilos belgas fuertes se benefician realmente al beberse en temperaturas más calientes, más cerca de la temperatura ambiente, de 10 a 12 grados centígrados", dijo Brad Clark, maestro cervecero en Jackie O's con sede en Athens, Ohio. "Las cervezas realmente se abren y presentan su verdadero carácter."

Publicidad

"A menudo es desconcertante experimentar una cerveza a través de sus transformaciones a medida que se calienta", agregó Shaun Hill de Hill Farmstead en Greensboro Bend, Vermont. "Cada temperatura [trae] un aura diferente de aromáticos y de sabor".

Cuando Clark está de humor para una cerveza más grande como una stout de barril, ordena dos cervezas: una la bebe de inmediato, y la otra la deja descansar para que se caliente antes de beberla. Cervezas como ésas a menudo se sirven en copas que aprovechan la superficie del vidrio y la calidez de las manos de los bebedores para realmente "dejar que salgan a la luz", dijo Clark.

No es simplemente una preferencia, en realidad es ciencia, dice el embajador de cerveza artesanal, el"Dr." Bill Sysak, de Stone Brewing Co.

"El sentido del olfato es el más importante de todos los sentidos", me dijo. "La cerveza es comida, y al igual que cualquier otra cosa, tienes que olerla, y el aroma es el 90 por ciento de sabor. Si está demasiado fría, lo que pasa es que no puedes oler nada. Es por eso que en la cerveza amarilla efervescente obtienes sabores sin pretensiones y muy neutrales".

Sysak dice que la cerveza de barril debe verterse a una temperatura que no sea menor a los 3 grados centígrados. Para cuando la cerveza llene el vaso, la lleven a tu mesa, y tomes el primer sorbo, debe tener la temperatura perfecta para una cerveza artesanal: cerca de los 9 grados centígrados.

Publicidad

Históricamente hablando, beber cerveza helada es una práctica relativamente nueva. La primera referencia a "la cerveza helada" que pude encontrar fue en Wild White Elephant Saloon en Texas de Fort Worth, que se jactaba de tener no solo las mejores marcas de whisky, sino también "cerveza helada", esto desde 1887, cuando producir hielo durante todo el año se convirtió en algo realista.

En contraste, la cerveza de temperatura de bodega ha sido un lugar común desde hace siglos en las tabernas y cantinas no solo en Inglaterra sino también en los Estados Unidos. Sigue siendo la práctica en muchos países, lo que provocó que un sinnúmero de estudiantes universitarios volvieran a casa después de semestres en el extranjero quejándose de la cerveza caliente.

Los primeros pobladores de los Estados Unidos bebieron ales de estilo inglés calientes de su patria. A finales del siglo XIX, las lagers (un estilo introducido en los Estados Unidos por una ola de inmigrantes alemanes llamados Yuengling, Anheuser, y Miller) se convirtieron en la "bebida de malta dominante de Estados Unidos", según Images of America: D.G. Yuengling & Son, Inc. de Robert A. Musson

Después de la llegada de la refrigeración, el escenario estaba listo para el surgimiento de las decadentes macro lagers en lata que se sirven en los bares donde ni siquiera te preguntan antes de verter la cerveza en un tarro escarchado. No lo discutimos porque hacemos lo que los comerciales con chicas guapas nos dicen que hagamos.

En última instancia, no le corresponde a los cerveceros decirte lo contrario. Ellos son expertos en cómo se debe consumir su cerveza, pero el libre albedrío es una cosa difícil de controlar. No importa cuántas veces un chef diga que la carne bien cocida es una abominación y un cervecero sugiera beber una cerveza a temperatura de bodega, siempre habrá incondicionales que ignoren estas directivas, gracias a los mitos perpetuados por los vendedores.

Aún así, Sysak es optimista: "En cuanto una persona prueba una cerveza con la temperatura adecuada, nunca dejará de hacerlo".

Kosmicki, sin embargo, cree que debes beber cerveza de la manera que quieras. "Todos tienen que formar sus propias opiniones sobre la manera que más disfrutan sus cervezas", dijo.

"Algunas personas argumentan que hay una temperatura perfecta para cada cerveza", añadió Clark. "Esto puede ser cierto, pero es ridículo y estúpido. No voy a salir con un termómetro de bolsillo para asegurarme de que siempre esté consumiendo mi cerveza a la temperatura óptima. Lo único que esto demostraría es que estaría bebiendo solo".