polêmica

Platicamos con la persona que robó el OROXXO [Exclusiva]

Oroxxo, la exploración creativa más reciente de Gabriel Orozco expuesta en Kurimanzutto.
13 Febrero 2017, 11:02pm

Si no estás enterado de lo sucedido, puedes leer la crónica en Vice.

Tenía apenas unas horas de abrir el Oroxxo, la exploración creativa más reciente de Gabriel Orozco, expuesta en Kurimanzutto, cuando eventualidades de corte humorístico, presuntamente falsas, aterrizaban en Facebook con títulos como ‘Robo al Oxxo’.

Quizás una de las preguntas que más nos hicimos los visitantes fue: ¿qué pasaría si me chingo algo de aquí? Evidentemente iba a suceder, ya sucedió; no sabemos cuántas veces o a partir de que enfoques o intenciones, pero alguien, Peligro, lo hizo en forma de protesta y no como un mero impulso vandálico con la finalidad de resolver algún capricho de cleptomanía culinaria, mucho menos con la intención de fortalecer su economía o galería personal con arte nuevo de estilo contemporáneo.

Platicamos con Peligro, el cuerpo y mente detrás de esta situación, para conocer qué hay detrás de esta acción, qué pretende comunicar y hacia dónde se dirige el arte según sus percepciones personales.

¿Cuál es tu opinión personal sobre la obra? ¿Cuál fue tu primera impresión al saber que existía?

Reconozco la trayectoria de Gabriel Orozco, sé que muchas instituciones lo validan, pero hay algunas cosas de su arte que me molestan. Me parece un artista que se dejó dormir en sus laureles. Habla de la resignificación del objeto cotidiano como novedad cuando el urinal de Duchamp, que marcó el inicio del ready-made, se presentó en 1917. Es decir, hace casi exactamente 100 años.

Cuando me enteré del concepto del OROXXO mi primer pensamiento fue que era una mamada. Pero no te puedes quedar con esa idea sin haber ido, por eso fui a su exposición tratando de tener una mente abierta. Creo que su fuerte es echar verbo, Orozco ha aprendido a crear discursos rimbombantes que enamoran a los snobs del arte. Pero ver en carne propia sus papitas, refrescos, chicles y demás cosas con estampitas no me genera una experiencia trascendental, además las piezas en sí se me hacen ajenas al discurso que propone. A estas alturas se ha visto y cuestionado el objeto cotidiano resignificado en arte tantas veces que apelar a este recurso se me hace una fórmula segura para buscar controversia gratuitamente.

¿Eso es arte? Se burla del espectador con la experiencia que provee y se burla del coleccionista con su sistema complicadísimo de fluctuación de precios.

Siento que a pesar de lo controversial es muy segura. Su éxito es que nos tiene aquí, hablando de él.

¿Qué pasó por tu cabeza al robar el objeto? Anteriormente, ¿Habías tomado prestado de forma indefinida algo?

Fue muy impulsivo, no entré desde un principio pensando que iba tomar algo. Hubo un momento particular de mi visita en el que sentí que tenía que regresarle la broma, por así decirlo. No es algo que haga seguido, pero sí he robado cosas antes. Siempre algún objeto pequeño y de poco valor: un chocolate, un cuarzo, un encendedor, un lápiz. Supongo que por eso no me costó hacerlo en esta ocasión. Hay que ser un cínico para eso. La parte más fácil es que de verdad todo el mundo estaba distraído. No me extrañaría que más gente robara. Es más, mi primer pensamiento fue tomar unos chicles del mostrador junto a la caja, pero lo descarté porque me pareció demasiado fácil.

¿Cuál es el discurso detrás de este performance? ¿Es un performance?

Sí es un performance, me parece que es la respuesta en el canal correcto. Creo que tiene que ver un poco con este tema de la juventud apropiándose de las instituciones de los viejos. Se convirtió en un performance en el momento en que decidí que no solo iba a hacerlo para mi satisfacción personal, sino que tenía que darlo a conocer.

Escucho a mucha gente decir ¿Si yo le pongo estampitas a tal cosa ya es arte? No. No lo es porque tu autoría no ha sido validada por las instituciones del arte (aún). Me guste o no, Orozco ha expuesto en muchos de los museos más importantes del mundo. Cualquier cosa que haga va a generar cierto nivel de atención porque junto con su galería ha construido de sí mismo una marca. Este performance es un acto de protesta no solo al contenido que propone Orozco sino a las instituciones que lo validan. Él intenta resignificar como arte un sobre de comida de gato al colocarlo en una galería y yo destruyo ese significado al reconvertir ese objeto en una vez más comida para gato.

¿El anonimato es parte del discurso?

No. Me gusta que al no haber una identidad detrás de la persona, esto pueda sentirse como un acto en voz de más personas que piensan lo mismo en lugar de ser algo personal entre Gabriel Orozco y yo. Pero diría que es más por protección. Debido al valor intangible que se le adjudica al objeto de arte, en este momento esa bolsa de Whiskas puede valer cualquier cosa. Kurimanzutto podría tratar de cobrarme o meterme en problemas legales. Quiero ponérselas más difícil.

**¿Cuál es tu opinión personal sobre este tipo de expresiones artísticas? **

Me encanta que el arte sea controversial. Digamos que mi referente inmediato para decidir lo que iba a hacer fue todo el episodio de cuando Ai Weiwei destruyó un jarrón de la Dinastía Han como un acto de arte y luego Máximo Camino rompió un jarrón del propio Ai Weiwei en una exhibición. Máximo se metió en un montón de problemas y desató preguntas muy interesantes. ¿Porque uno es artista y el otro un vándalo? Los dos rompieron un jarrón. En el caso del OROXXO es controversial por las razones equivocadas.

Si tuvieras una posici**ón curatorial, ¿qué expondrías como arte contempo**r**áneo? **

La realidad virtual es algo que me ha interesado mucho. No por eso desacredito otros formatos como pintura, fotografía, instalación, etc. Realidad Virtual es algo que me ha llamado la atención desde que Vngravity se echó un render de la mansión de Peña basado en los planos originales de La Casa Blanca. Ese lo vi en mi compu, pero me hubiera gustado explorarlo con un visor. En el Mutek pasado hubo un par de cosas así. Me gustaría ver que ese formato se desarrollara más.

En un futuro pr**óximo, ¿Nos enfrentamos ante una crisis o a un escenario prolífico en el mundo del arte?**

Un poco de los dos. Creo que la misma proliferación es lo que lleva a la crisis. Unas generaciones atrás estaba muy estigmatizado ser artista. Ahora es más aceptado socialmente y todo mundo quiere ser artista. Fotógrafo, ilustrador, Dj, modelo e influencer. Entonces la cultura se vuelve vacía, pero con muchos queriéndose expresar. Hay una sobre-oferta de arte pero también hay un mercado fértil.

¿Te tomarías una copa con Gabriel?

Me encantaría, pero no en un futuro cercano. En mi ideal me gustaría que pasara tiempo para ver qué consecuencias tiene este performance, desarrollarme yo en las cosas que quiero hacer, en unos años encontrarlo en una situación neutra y admitirle que fui yo quien robó en su OXXO. Me encantaría saber su opinión al respecto. He sido dura con él, no estoy segura de que me recibirá con buena gana.

Relacionados:

Un tipo compró un Cheeto en forma de Harambe por $99,900 USD

La ex-mormona feminista que está pintando vaginas florales interactivas

La verdadera historia de la enfermedad mental de Van Gogh ha sido descubierta¡