FYI.

This story is over 5 years old.

La leche no ayuda en nada a tus huesos

Deja ese vaso de leche fresca y toma asiento por favor. Por décadas, literalmente, las personas han estado tomando litros de leche sin ningún sentido.
13 Octubre 2015, 11:00pm

Cuando éramos niños, pensábamos que nosotros – o al menos nuestros padres – sabíamos todo. Pero el tiempo no ha sido tan bueno con estas obviedades que nos han alimentado desde pequeños. Una manzana al día mantiene lejos a los doctores …bueno, más o menos. Comer masa de galletas cruda en realidad sí puede matarte bajo ciertas circunstancias. Y ahora, como la cereza en un helado derretido de sabiduría convencional, aprendimos que la leche no hace que tus huesos sean más saludables.

Deja ese vaso de leche fresca y toma asiento por favor. Por décadas, literalmente, las personas han estado tomando litros de leche y masticando pastillas o caramelos de calcio convencidos de que estaban reforzando sus huesos. Los que como ya sabes, son muy importantes.

Uno de los argumentos más importantes para el consumo de leche –apoyada fervorosamente por la industria láctea, por supuesto- es que el calcio previene las fracturas de los huesos y previene la osteoporosis en la edad adulta. Pero un nuevo estudio publicado en el British Medical Journal afirma que eso no es cierto. De hecho, los expertos discuten que los suplementos de calcio y el alto consumo de lácteos no son únicamente fútiles: son potencialmente perjudiciales.

En vez de repetir el mismo tipo de pruebas y encuestas que se han estado haciendo por décadas, un equipo de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda analizó los estudios sobre los efectos del consumo de calcio.

¿Los resultados? No parecen estar a favor de la leche.

Los investigadores concluyeron, a través de la información que surgió de la mayoría de estos estudios, que las personas mayores de cincuenta no ven un beneficio en la salud de sus huesos luego de consumir suplementos de calcio o cuando hacen un esfuerzo para beber más leche y comer más productos lácteos. De hecho, la gente que toma mucho calcio tiene tanta posibilidades de fracturarse los huesos como esos que no los consumen. Una reseña sugirió que la personas con dietas ricas en calcio tienen huesos apenas un poco más densos, pero eso no afecta el riesgo de fracturarse.

"El consumo de calcio en la dieta no está asociado con el riesgo de fractura y no hay ninguna evidencia en las pruebas clínicas de que el aumento en el consumo prevenga las fracturas", aseguraron los autores del estudio. "La evidencia de que los suplementos de calcio previenen fracturas es débil e inconsistente".

Eso no quiere decir que la osteoporosis y las fracturas de huesos no sean un gran problema para las personas mayores. Por el contrario, las caídas son muy comunes y terribles para muchas personas mayores de cincuenta. Una de tres personas de más de 56 años experimenta una caída, y de acuerdo con la Universidad de Chicago, alrededor de 300 mil norteamericanos se fracturan la cadera en los Estados Unidos cada año. Lo que está peor aún es que alrededor del 20 porciento de las personas que tienen una fractura de cadera mueren dentro del año de su lesión.

Pero el exceso de calcio no sólo no sirve para fortificar tu esqueleto endeble. De hecho, puede también causar problemas gastrointestinales o pegarse a las arterias o riñones, lo que contribuye a las enfermedades cardíacas y al riesgo de desarrollar piedras en los riñones. Y esas no son nada divertidas.

Las Fuerzas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos cambiaron sus recomendaciones en el 2012 para reflejar que los suplementos de calcio y de vitamina D no hacen una mierda, o por lo menos no se puede probar que sean buenos para nuestros cuerpos.

A fines del año pasado, los investigadores suecos reportaron que luego de examinar los historiales médicos de 100 mil personas encontraron una correlación positiva entre el alto consumo de leche y la mortalidad, así como una incidencia mayor de fracturas entre mujeres que consumen más leche.

Dr. Karl Michaelsson de la Universidad de Uppsala, uno de los directores del estudio sueco, escribió: "El peso de la evidencia en contra de esa medicación en masa para las personas mayores es ahora indiscutible, y es tiempo de que reconsideremos estas controversiales recomendaciones".

Sin embargo, existe algo positivo en este miserable pronóstico, tanto para la leche como para nuestros huesos: según la información sueca los productos lácteos fermentados como el yogurt y el queso están asociados con un riesgo menor a las fracturas de huesos y a la muerte prematura.

Así que aférrate fuerte a tu yogurt griego y a tu queso francés antes que sea arrancado inescrupulosamente de tus manos por parte de un nuevo estudio en el futuro. Y ten cuidado cuando bajes las escaleras.