El bitchcoin está de vuelta

El 'bitchcoin' es anterior a los NFT e incluso al Ethereum, y ahora la artista conceptual Sarah Meyohas revivió el proyecto subastando nuevos tokens en la casa de subastas Phillips.
Bitchcoin llegó para acaparar el dinero de los inversores tecnológicos
Captura de pantalla: sarahmeyohas.com

A menos que hayas tenido la suerte de tomar una siesta que haya durado todo el último año, sabes que el mercado de ventas de tokens no fungibles (NFT, por sus sigla en inglés) ha crecido más rápido que la hierba mala en los jardines. Si bien los NFT aún son relativamente recientes, la idea de crear en la cadena de bloques tokens coleccionables que estén avalados por el arte no es nueva. Antes de la pandemia, antes de que existiera la propia cadena de bloques Ethereum, ya existía el bitchcoin.

Publicidad

El bitchcoin, un secreto poco conocido en el mundo del arte, afirma ser el primer token creado por un artista en una red de cadena de bloques. El token debutó en febrero de 2015, solo un año después de que la red Bitcoin cobrara vida por primera vez, y fue una creación de Sarah Meyohas, entonces estudiante de posgrado en el prestigioso programa de maestría en fotografía de la Universidad de Yale. La serie inicial de tokens se extrajo en Brooklyn, donde la artista colaboró para crearla con la galería Where, un contenedor de envío convertido en espacio artístico que es dirigido por la escritora Lucy Hunter y el artista R. Lyon.

Más de media década después, el mundo por fin alcanzó a Meyohas. Recientemente, la artista acuñó un nuevo lote de Bitchcoins cuya venta se llevó a cabo exclusivamente en línea en la casa de subastas Phillips, la licitación estuvo abierta del 25 al 28 de mayo.

En un momento en el que prácticamente no existe la memoria en Internet, vale la pena comparar el bitchcoin de 2015 con el bitchcoin de 2021. Si bien los cambios en el panorama de las criptomonedas ahora hacen que la primera serie de bitchcoins parezca una "cripto-antigüedad" —como la llama Meyohas—, esta ofrece un microcosmos de promesas y riesgos para aquellos que esperan hacer, recolectar y comprender el salvaje mundo de las Finanzas descentralizadas, mejor conocidas como DeFi.

Publicidad

El bitchcoin original conceptualmente era similar a los NFT actuales, pero mucho más analógico. Los compradores compraban un token por $100 dólares, el cual estaba respaldado por una fotografía física tomada por Meyohas, que se encontraba guardada en la caja de seguridad de un banco. Sin embargo, ninguna persona era propietaria de la obra: cada bitchcoin valía 161 centímetros cuadrados de inversión. Originalmente salieron a la venta 200 bitchcoins y los primeros usuarios compraron apostando a que la obra aumentaría de valor. ¿Y si eso no sucedía? Bueno, estaban invirtiendo en la propia Meyohas y en si su carrera tendría algún valor en el futuro, como si se tratara de una especie de token "social". Estos coleccionistas incluso obtuvieron certificados impresos.

¿Meyhoas hizo alguna devolución en el proyecto? "Ni un solo centavo", dijo. "Apenas alcancé a recuperar lo invertido".

Hay grandes diferencias entre el bitchcoin de antes y el de ahora. Para empezar, ahora hubo más tokens: 480 bitchcoins en total se subastaron en paquetes de 80 y 160 tokens. La oferta comenzó en $40,000 dólares, que se pagarían con ETH, ya que la moneda migró a la red Ethereum. Hubo abogados involucrados, se negociaron contratos inteligentes, junto con más renderización (cada NFT fue representado por un archivo de video MP4 individual) y más comisiones para la red Ethereum.

Publicidad

¿Cuál fue uno de los mayores cambios? Meyohas consiguió apoyo para la nueva edición de los bitchcoins con financiadores de capital de riesgo. Uno de esos financiadores, ei ventures, incluye el bitchcoin en su cartera junto a las startups de Y Combinator. La preventa de bitchcoin involucró la participación de inversores que están bien versados ​​en el universo de las criptomonedas, como Tarun Chitra, Joyce Chang, Reuben Bramanathan, Eric Yoo y The Crypto Dog. ¿Es la típica comunidad artística? No mucho.

En contraste con los coleccionistas de arte, que pueden estar interesados ​​en poseer una pintura física, "la idea de invertir en un proyecto, en lugar de comprar una pintura física para colgar en la pared, está más en línea con los hábitos de los inversores de capital de riesgo", explicó Meyohas. Además, los inversores tecnológicos están acostumbrados a los proyectos de alto riesgo e invierten en empresas nuevas y personalidades en las que creen. "Están acostumbrados a tomar posiciones de alto riesgo y se sienten cómodos con la posibilidad de que pueda funcionar maravillosamente o fracasar estrepitosamente".

Esta vez, en lugar de invertir en una parte de una fotografía, los compradores de bitchcoin pueden intercambiar su token ERC-1155 en Ethereum. Pueden cambiar sus bitchcoins por una obra de arte física, pero solo si están dispuestos a dejar que esa moneda se vuelva inútil o se "queme". A cambio, recibirán una obra física: una "reliquia" de pétalos del performance y el filme "Cloud of Petals" [Nube de pétalos] de 2017 de Meyohas. Para ese proyecto, le dio a un equipo de investigadores, conformado solo por hombres, la tarea de crear un conjunto de datos para aprendizaje automático compuesto por pétalos de rosa individuales. Como "guardiana de los pétalos", mantiene las flores en un lugar seguro, como si administrara activos guardados en el banco.

Publicidad

En el espacio de los NFT aún dominado por los hombres, el capitalismo de desempeño de Meyohas es una crítica necesaria a las "tontas ocurrencias del más básico nivel" que ocupan el espacio de las subastas de criptomonedas, como lo expresó el crítico Ben David en Artnet.

Dado que es una artista que todavía "hace fotografía en su sala de estar", la intención original de criptomonetizar su carrera sigue siendo relevante, dijo Meyohas. Tal vez esta vez ella pueda hacer más que solo recuperar lo invertido. Quiere utilizar la inversión en su trabajo fotográfico físico, para poder “crecer, contratar colaboradores y comprar costosas redes de difracción”, me dijo.

Pero, ¿los nuevos adeptos de las criptomonedas "adoptaran" realmente el bitchcoin o será solo otro "capricho fugaz"? En parte, no importa. El riesgo es parte del atractivo de invertir en los NFT, pero desde el punto de vista de una artista enfocada en la especulación, también se trata de un gran experimento social: ¿quién se quedará con sus bitchcoins y quién los cambiará por uno de los pétalos de rosa de la artista?

Con el debate actual sobre los riesgos ambientales de la minería de criptomonedas, la cuestión de quién quiere una parte del mundo digital más que una parte del mundo natural es una batalla que se libra en bitchcoins.