FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Según Ryu Murakami, el futuro de Japón es muy oscuro

Ryu Murakami es uno de los autores más célebres y polémicos de Japón. Su novela "From the Fatherland with Love", fue publicada en 2005 en Japón y que se acaba de traducir por primera vez al inglés.
7.5.13

Todas las fotos son de Nico Perez. Ryu Murakami es uno de los autores más célebres y polémicos de Japón. Su primera novela, Azul casi transparente, es un libro oscuro sobre jóvenes decepcionados apagándose en una espiral de drogas y música rock bajo la sombra e influencia de una base militar americana. La escribió con 24 años y con ella ganó el premio Akutagawa, uno de los premios literarios más prestigiosos de Japón que consolidó la reputación de Murakami como maestro de la literatura oscura y violenta en su país natal. Ahora, con 61 años, Murakami continúa generando obras que aspiran llegar a la raíz de una nación cada vez más fracturada, a través de la mirada de los miembros marginados más degradados y violentos. En From the Fatherland with Love, que fue publicada en 2005 en Japón y que se acaba de traducir por primera vez al inglés, Murakami sitúa su tan familiar sed de sangre en un ámbito internacional. La novela imagina un Japón destrozado por un gran colapso económico, abandonada por la comunidad internacional y a punto de ser invadida por Corea del Norte. Mientras el gobierno de Japón se pregunta con impaciencia cómo afrontar la situación, un grupo de jóvenes homicidas, satánicos y degenerados se encargan de luchar en contra del régimen norcoreano. Quedé con Ryu para hablar sobre la influencia americana en Japón, la juventud, la violencia y su libro más o menos nuevo. VICE: Desde tu primera novela, Azul casi transparente, la presencia americana en Japón ha sido un tema constante en tu obra. ¿Por qué es esto? ¿Lo ves como una influencia negativa?
 
Ryu Murukami: Yo me crié en una ciudad donde había una base militar americana, probablemente eso influenció mucho esa novela. No es del todo negativa. Obviamente, Japón perdió la guerra y por eso existe la impresión entre la gente que debido a esa derrota fuimos obligados a tener un democracia y a asumir aspectos de la cultura americana. En mi generación hubo partes de la influencia americana que nos gustaba y otras que odiábamos. También entendíamos mejor las complejidades y diversidades de la cultura americana que la generación anterior. Tus novelas dan la impresión de que la entrada repentina de los americanos y la contracultura abrieron un vacío en la opinión colectiva japonesa, un vacío en el que muchos de tu personajes acaban cayendo. Creo que es esa una buena interpretación de lo que pasó. El problema es que cuando se observan los sistemas políticos y sociales japoneses, el colectivo es siempre más importante que la minoría o el individuo, sólo en casos excepcionales se considera importante la individualidad.

¿Por qué la gente no puede hacer ambas cosas? Vivir como individuos en una comunidad. Porque las personas que intentan hacer eso acaban siendo marginadas. Los marginados son personajes principales en muchas de tus obras. Pero la mayoría de estas personas son marginadas por circunstancias que les impiden encajar en la normalidad, más que por tomar decisiones que les llevan a la individualidad. Muchas personas quieren vivir como individuos, grupo en el que me incluyo a mí mismo. Esto se puede hacer eligiendo no entrar en empresas tradicionales o no haciendo lo que se espera de ti como miembro de la sociedad. En la mayoría de casos esto te hace la vida más difícil. Incluyo en mi obra a personas que están obligadas a vivir excluidas de la sociedad, ya sea por su pasado o por otras circunstancias, porque así es más fácil reflejar lo duro que es vivir así. Me acuerdo de una carta que recibí de una niña. Había discutido con sus padres por su ambición de ser pastelera y se había escapado de casa. Vivía lejos y mientras esperaba el bus leía una de mis novelas y se animó con la idea de que había más inadaptados como ella en la sociedad. Este tipo de reacciones y episodios me hacen sentir muy feliz. En Coin Locker Babies los problemas que acarrean los personajes, debidos a que fueron abandonados de pequeños, se convierten en rencor y en deseo de destruir el mundo que les rodea. ¿Simpatizas con ese nihilismo? Yo también tengo problemas con el mundo que veo a mi alrededor. En el caso de la gente joven que está herida, aquellos con creatividad quizá sean capaces de canalizar esa ira o energía destructiva escribiendo o haciendo música. Pero si no, tienden a la violencia o incluso el terrorismo. Si la energía destructiva viene con algún tipo de moralidad puede convertirse en una revolución. Los disturbios de Londres en el 2011 fueron un ejemplo de jóvenes frustrados estallando espontáneamente en una rebelión desorganizada y esencialmente destructiva. ¿Crees que algo así podría pasar alguna vez en Japón? No es probable. Japón de cada vez es más dócil… No sé porque. La gente a lo mejor piensa que nada va a cambiar, independientemente de lo que hagan. ¡Pero en Europa, ese tipo de cosas pasan todo el rato!

En la nueva novela From the Fatherland with Love, la banda de adolescentes homicidas y marginados sociales de Ishihara tienen todos historias horribles y anhelan la violencia. Aunque acaban todos peleando contra los norcoreanos, su primera reacción es ponerse de su lado y luchar contra Japón. ¿Por qué es eso? Normalmente, enviarían a James Bond para luchar contra los norcoreanos, pero no me apetecía escribir ese tipo de novela. Lo estructuré de manera que la gente que salva el país son aquellos que la sociedad quiere hacer desaparecer. Para crear a esos niños me inspiré en Aum Shinrikyo, una secta japonesa responsable de los ataques con gas sarín en el metro de Tokio. En la secta había muchos niños inocentes. Estos niños, cuando crecieron, tuvieron problemas para encajar en la sociedad, debido a su pasado. Pensé cómo debieron sentirse al hacerse mayores. ¿No desarrollarían rencor hacia la sociedad por no aceptarles? ¿Cómo crees que reaccionaría Japón a una invasión norcoreana?

No es una situación realista, pero si pasara creo que Japón sería totalmente incapaz de reaccionar. Si, por ejemplo, atacaran Guam, reaccionaría EE.UU. Si fueran a por Corea del Sur, Seúl acabaría en llamas pero habría represalias. Pero si bombardearan una isla habitada de Japón, ni EE.UU ni Corea del Sur haría algo, y no creo que Japón pudiera hacer frente. Hay una frase en la novela, que es simplemente "Japón no tienen nada que esperar…"  ¿Crees que eso es verdad? Es una pregunta difícil de responder. Japón cada vez es más diversa, y dentro de esta diversidad hay quienes pueden ver el futuro y quienes no. Es más difícil vivir y encontrar trabajo que antes. ¿Cómo te imaginas el futuro de la juventud de Japón? Oscuro.

Publicidad

From the Fatherland, With Love será publicada por Pushkin Press este mes, junto con reediciones de Coin Locker Babies, Sixty Nine, y Popular Hits of the Showa Era.

Más cosas oscuras sobre Japón:

Las ciudades radioactivas y abandonadas de Japón

Los japoneses se mueren por trabajar

Este hombre fabrica muñecas infantiles en ropa interior