Cultură

Cómo hacer que las drogas se vean reales en las películas

"Siempre hay ojos atentos que se van a dar cuenta si cometes un error. Tu trabajo es conservar la integridad y hacer que el entorno se vea real".
Hannah Ewens
London, GB
9.5.16

Foto vía YouTube.

Johnny Depp con lentes de sol estilo aviador color naranja, fumando un cigarro en una boquilla mientras habla sobre la colección estimulantes y calmantes que tiene en el auto. Pacino tirado en un trono de piel frente a una montaña de cocaína. Christiane F. Tendida en una cama peleándose con su novio por un poco de heroína. Sin importar si indican la trágica ruina de un personaje o son el pretexto para una broma de dos horas, las drogas en las películas —cuando están bien hechas— resultan en una película interesante, incluso si no te interesan las drogas en el mundo real.

Como no se permite el consumo de drogas reales en el set de grabación, se necesita un maestro de utilería para hacer que se vean reales. Él o ella se coordina con el diseñador de producción, con los actores y con los directores para proporcionar cada uno de los productos que utilizan los personajes —comida, libros, dinero y hasta drogas—.

Publicidad

Sean Mannion es un maestro de la utilería que vive en Los Ángeles y lleva años en la industria y ha participado en todo tipo de proyectos, desde Jóvenes brujas hasta Damas en guerra. Sin embargo, gran parte de su trabajo se enfoca en comedias sobre drogas como Ligeramente embarazada, Virgen a los 40 y Misión Rockstar, así que, si alguien tiene experiencia en hacer que las drogas falsas parezcan reales, es Mannion.


Relacionados: Platicamos con un sicólogo sobre la forma en que Hollywood representa los trastornos mentales


"Antes usaba albahaca, orégano y otras hierbas que se veían reales y se podían fumar. Pero eran muy pesadas cuando estaban en un toque", explicó. "Hace más de 20 años participé en una película con Madonna y recuerdo que una vez dijo 'Oh Dios, esta cosa es horrible'. Para hacer montoncitos de mota, tomaba pegamento en spray, hierbas y simplemente las tiraba en la mesa. Dejaba los tallos del orégano para que se viera más auténtico". Pero hoy en día es mucho más fácil. La industria cinematográfica ha crecido rápidamente y produce cientos de películas cada año. Si Mannion necesita mota falsa, acude a Independent Studio Services (ISS), una empresa que lo hace por él.

"Les encargué una carretilla llena de mota para la película Buenos vecinos. A veces se requiere mucha mota. El año pasado contratamos a un chico que se encargaba de ponchar toques todo el día. Necesitaba un tupper con cerca de 400 toques para que uno de los actores los ofreciera mientras caminaba en medio de una multitud".

Publicidad

Pero ahora Mannion casi siempre compra su "mota" a una marca de cigarros herbales llamada Ecstacy. El sustituto perfecto por muchas razones. "Es totalmente herbal y mucho más fácil de usar. Tiene un olor tan fuerte que podría engañar a la nariz no entrenada. Si eres pacheco, obviamente vas a notar la diferencia. Uno de los productores de la película en la que estoy trabajando actualmente se acercó y me preguntó "¿Qué están fumando" y le respondí "Pues los actores querían fumar mota de verdad y eso fue lo que les di". Casi se le salen los ojos. "Es broma, ¿¡verdad!?", exclamó y le respondí "Obvio es broma. Son hierbas". Otra vez, una actriz muy famosa —cuyo nombre no voy a revelar— tenía que hacer una escena donde se suponía que estaba en una fiesta y la gente estaba rolando un toque. Esta actriz me pidió un toque de verdad. Le di uno herbal y, después de un rato, tanto ella como sus amigos, que salieron de extras en la película, creían que estaban pachecos. Fue muy gracioso y, de cierta forma, satisfactorio".

Foto vía YouTube.

Entonces, ¿la cocaína puede ser cualquier polvo blanco?. "Antes usábamos el relleno con el que se fabrican las medicinas. Aunque cada vez era más difícil conseguirlo y necesitábamos receta para poder comprarlo". Ahora Mannion utiliza sorbitol, un polialcohol de azúcar que normalmente se usa para alimentos dietéticos. "Es tan bueno que se necesita muy poco para hacer que parezca real. Sólo le agregas un poco de azúcar refinada y ya está. Lo puedes dejar ahí o envolverlo como si fuera un kilo. Se puede inhalar y tiene un ligero sabor a azúcar. Solamente un ojo experto podría verlo y saber que no es coca.

Mannion no es experto en drogas pero confiesa que sí las ha probado ("pero es cosa del pasado"). En lo que respecta al crack o la heroína, basta con buscar imágenes en Google e investigar para hacer que se vean lo más real posible. Por suerte, en muy pocas escenas es necesario ver cómo se ingieren las drogas. "Muchas veces sólo hay que dar pistas para que quede implícito, como una pipa o jeringas regadas por ahí. Vas a la farmacia y compras lo necesario para hacer metanfetaminas o cosas así".

Publicidad

Irónicamente, aunque los estudios cinematográficos no tienen problemas con mostrar consumo de drogas ilegales, últimamente están en contra del tabaco. "Prácticamente todos los estudios son antitabaco y eliminaron por completo su consumo", explicó Mannion. "Es raro ver a alguien fumando tabaco en una película. Ahorita estoy trabajando en una escena de un bar donde es necesario que el cadenero esté fumando tabaco y que el lugar esté lleno de gente bebiendo y fumando. Y se supone que la habitación trasera es para fumar mota e inhalar coca". Esto se debe a una medida de salud pública para dejar de embellecer el consumo de droga. En todo caso, según Marrion, casi ningún actor fuma porque todos quieren mantenerse saludables. Usualmente, cuando vemos a un actor fumando en una película, el cigarro contiene hierbas y no tabaco.

De igual forma, cuando vemos a un personaje tomando en un bar o que es yonqui— como Miles en Entre copas o todos en El lobo de Wall Street—, asumimos que en realidad están ingiriendo alcohol. Cuando Josh Hartnett y Kirsten Dunst comparten un licor de durazno en The Virgin Suicides, casi podemos saborear el licor dulce cuando los actores presionan la botella contra sus labios. Algunos actores confiesan haber ingerido alcohol para que su actuación fuera más real. Shia LeBeouf dijo que cuando interpretó a un contrabandista de la época de la Ley seca de Estados Unidos en Lawless, estaba ebrio todo el tiempo para poder llegar al set con ojos rojos y panza chelera. Brad Pitt y Edward Norton estaban totalmente ebrios en la escena donde avientan pelotas de golf a edificios cercanos en El club de la pelea.

Sin embargo, éstas son excepciones. "Nunca he visto a alguien que se tome más de dos shots", dijo Mannion. "Algunos actores me han preguntado si pueden tomar alcohol de verdad pero nunca digo que sí a menos que tenga permiso del director. A veces, cuando los actores están ebrios, tienen que hacer 20 tomas para que quede bien una escena". Para evitar esto, beben té o agua con colorante para que parezca licor. Si vemos a un actor tomando de una botella de cerveza color café, es agua.

Es muy fácil que los sustitutos de alcohol, tabaco o drogas duras se vean falsos. Por eso es muy satisfactorio ser un maestro en utilería. "Siempre hay ojos atentos que se van a dar cuenta si cometes un error. Tu trabajo es conservar la integridad y hacer que el entorno se vea real. Y es muy gratificante cuando lo logras".

Sigue a Hannah Ewens en Twitter.