FYI.

This story is over 5 years old.

videojuegos

​Lamentamos la muerte de ‘Silent Hills’ y ‘P.T.’

El día de hoy el entretenimiento interactivo más aterrador que se ha creado va a dejar de existir. Si tienes un PS4 y no has añadido este demo (por cualquier razón) a tu colección, deja todo lo que estás haciendo y descárgalo ahora mismo.
29.4.15

Konami dejó morir Silent Hill hace mucho tiempo. De todas formas, ya nadie se acordaba del juego, al menos no hasta el verano pasado en Gamescom —uno de los eventos de videojuegos más importantes del mundo—. Y de pronto salió un demo de una hora de duración llamado P.T., donde se anunciaba el juego Silent Hills, dirigido por Hideo Kojima en colaboración con Guillermo del Toro. En cuanto estuvo disponible en PlayStation Network para PS4, se convirtió en el juego más terrorífico que ha sacado Sony en toda su historia.

Publicidad

De la noche a la mañana, todos esos años y esos lanzamientos de calidad inferior que siguieron a Silent Hill 4: The Room, la última entrega que hizo Team Silent antes de separarse (no por decisión propia), dejaron de tener importancia. El mal sabor que dejaron los desarrolladores inferiores durante el periodo catatónico de la serie se borró al instante. Si había alguien capaz de revivir Silent Hill, esa persona definitivamente era Hideo Kojima. Y el demo de una hora de terror puro fue la prueba que necesitaban los jugadores.

Sin embargo, el pasado 27 de abril de 2015, Konami volvió a matar a Silent Hill cuando confirmó lo que todos ya sabíamos. Silent Hills murió.

Claro que está muerto. El divorcio público súper raro de Kojima con Konami es todo menos diplomático (o lógico). Apenas se corrió el rumor de que el creador de Metal Gear Solid iba a dejar a Konami cuando terminara MGSV: The Phantom Pain, me hice a la idea de que Silent Hills estaba prácticamente muerto. Era inevitable.

Sí, la muerte de Silent Hills es indignante. Pero no dejemos que el cadáver fresco de Silent Hills nos haga olvidar la verdadera tragedia: Konami va a retirar P.T. de PlayStation Network en unos cuantos días.

Norman Reedus como se ve en el "material promocional" de 'Silent Hills'.

Así es: el día 29 de abril, el entretenimiento interactivo más aterrador que se ha creado va a dejar de existir. Si tienes un PS4 y no has añadido este demo (por cualquier razón) a tu colección, deja todo lo que estás haciendo y descárgalo ahora mismo. Aunque te dé miedo y decidas quedarte en la habitación de cemento donde empieza el juego, viendo la puerta que lleva al corredor del infierno. Aunque no lo juegues.

No importa si no eres fan de Silent Hill, si no te interesa P.T., Kojima o si ya no te gusta el género de terror; tenemos que conservar este demo a toda costa. P.T. ya dejó de ser una herramienta de marketing masivo y la prueba está en que aparece en casi todas las listas de los mejores videojuegos del 2014. Y ahora es historia gracias a Konami. Es un pedazo de historia que merece más que estar al nivel de los videos incoherentes de Let's Play en YouTube.

Publicidad

Pero al parecer Konami no está de acuerdo. En la página oficial de P.T. apareció un mensaje donde anunciaban que el juego dejaría de distribuirse en cuestión de días, aun cuando eso significaba la cancelación de Silent Hills. Desde un punto de vista corporativo, la razón es bastante simple: no puede haber material promocional de un producto cancelado.

El tráiler de 'Silent Hills' que se proyectó en la convención Tokyo Game Show.

El problema es que Konami ve a P.T. como material promocional y nada más. Aún así, cuando Kojima Productions decidió usar su Fox Engine para crear un juego con narrativa independiente (el cual no tiene nada que ver con lo que pudo llegar a ser Silent Hills), todo el valor publicitario que tenía se desvaneció.

De hecho, si quitamos los créditos finales que anuncian a Kojima, del Toro y Silent Hills, lo que queda es una pesadilla intacta protagonizada por el actor Norman Reedus. Y está perfecto. Mientras tengas tu propia copia de P.T. puedes revivir la pesadilla las veces que quieras.

Con el fin de reducir los daños al mínimo, Konami se apresuró a decirle a los fans de Silent Hill que planean seguir con la franquicia. La empresa preparó un comunicado especial donde anunciaba la muerte de Silent Hills y que se comprometía a producir más títulos de la ciudad que se lleva todo. "En cuanto a la participación de Kojima y del Toro, en estos momentos hay en marcha conversaciones sobre futuros proyectos de Silent Hill. Estén atentos a próximos anuncios", se lee en el comunicado.

Publicidad

Sin embargo, dada la historia que tiene Konami con algunas de sus series más amadas, es difícil confiar en su palabra. Para empezar, las últimas cuatro semanas se dedicaron a borrar (casi) por completo el nombre de Kojima (incluyendo KojiPro y Fox Engine) de todos los videojuegos en los que ha participado. De por sí, Silent Hill estuvo en manos de varios estudios occidentales en la última década y nada de lo que hicieron le llega a los talones a la iconografía abstracta de las primeras cuatro entregas de la saga hecha por Team Silent.

Después tenemos ese trato negligente que se le dio a la insignificante Silent Hill HD Collection. La calidad de la remasterización era tan mala —llena de bugs, problemas en los cuadros por segundo y, para colmo, se perdió la niebla atmosférica, lo más importante de Silent Hill, al momento de llevarla a otras plataformas porque no metieron el código completo— que algunos fans se negaron rotundamente a apoyar el lanzamiento.

Y ni hablar de cómo se aprovecharon de Pyramid Head y de las enfermeras sexys sin rostro para volverlos un producto comercial tan obvio que llegó a ser el uniforme de Silent Hill para los adolescentes góticos. Además, hicieron dos películas horribles y una de ellas terminó con Pyramid Head actuando heroicamente como el guardaespaldas de la protagonista. En pocas palabras: pura mierda.

Y podría seguir. Koji Igarashi, el diseñador que creó los mejores elementos de Castlevania, pareció languidecer durante sus últimos años en Konami antes de separarse de la empresa en 2014 y dejar la serie de juegos Lords of Shadow en manos de los desarrolladores españoles MercurySteam. LoS 2 fue un fracaso en ganancias y, desde entonces, no se ha dicho nada acerca del futuro de Castlevania.

Publicidad

Con lo que respecta a traer de regreso la era de 8 y 16 bits, Contra es uno de los proyectos más esperados (al igual que su primo espacial Gradius). Han tratado de revivirlo en varias ocasiones, la mas reciente con un teaser que se proyectó en 2011 durante una conferencia de prensa en el evento pre-E3 donde aparecía una "C" hecha de fuego. Pero al final no se hizo nada.

Por último, a pesar de que Konami sigue teniendo presencia en el mercado de Londres y Tokio, la empresa se retiró voluntariamente de la Bolsa de Nueva York la semana pasada por el bajo índice de ganancias, cosa que no supe hasta que me puse a escribir este artículo. Con todo esto en mente, temo que la cancelación de Silent Hills sea más que sólo un contratiempo. Podría ser el estertor de una dinastía de videojuegos.

Una de las escenas grotescas de 'P.T.'

Dada la larga lista de decisiones ilógicas que ha tomado Konami con sus clásicos, su ambivalencia no nos sorprende en lo absoluto. Todo parece indicar que la empresa tiene la misma filosofía rígida que caracteriza a la mayoría de las empresas conservadoras japonesas. (Sega y Nintendo son muy buen ejemplo. ¿Por qué no simplemente nos regresan el clásico Sonic Generations en 2D?)

Además, la división de juegos de Konami se quedó en segundo lugar en cuanto la empresa entró al negocio de las máquinas pachinko y de casino, entre otras cosas. Quizá esto explique la lógica interna de la empresa en los últimos diez ó 15 años. Silent Hills y P.T. son sólo las bajas más recientes.

Publicidad

Borrar P.T. no significó gran cosa para la gerencia de Konami porque sus prioridades ya cambiaron. Para ellos, el juego no es tan importante y no vale la pena reabrir el caso. Sin embargo, para nosotros es todo lo contrario.

Los juegos tienden a ser más desechables que las películas, los libros o las series de televisión, ya sea por la duración tan limitada de los servidores online o porque año tras año se lanzan secuelas idénticas de los juegos AAA que generan más ganancias. ¿Por qué habría de ser diferente con P.T.?

En ese caso, deberíamos saquear el Louvre y orinar en la Mona Lisa. O tomar un martillo y destruir los restos de los personajes más emblemáticos. O quemar librerías y tiendas de discos.

¿Me explico? ¿Y qué si los juegos no son más que juguetes infantiles en comparación con el inimaginable peso de la historia? Eso no significa que no formen parte de la cultura. Los juegos son tan importantes como cualquier otro sector y deben ser preservados; de lo contrario, el medio no es más que una avalancha insignificante de comerciales interactivos que deben consumirse sin pensar.

De todas formas, no hay nada que pueda hacer Konami para evitar que P.T. siga existiendo después de que eliminen la descarga. Seguro van a salir copias del juego en Internet. Los modders van a buscar la forma de hacer que funcione en PS4 o en PC y es muy probable que la comunidad que se dedica a crear teorías de conspiración sobre el juego siga creciendo.

Oh dios, oh dios, oh dios…

Técnicamente, la empresa aún es propietaria del producto, aunque, siendo honesto, una vez que un juego con tantos seguidores como P.T. se propaga en la red, podría decirse que pasa a ser de los fans. Y si lees esto después del 29 de abril, no te preocupes, seguro habrá una forma de jugarlo.

El futuro de Konami es incierto, pero es probable que su destino esté escrito desde hace mucho tiempo. Recuerdo perfectamente que la cabina que preparó Konami para la E3 de 2014 quedó muy simple. Era una caja blanca sobre una alfombra roja con un par de cordones aterciopelados para mantener la fila en orden, y en su interior sólo había una vitrina pequeña postrada en cada pared. Nada de estatuas gigantes, nada de murales, nada de luces, nada de logos, nada de juegos. (Al día siguiente pegaron unos pósters de MGSV en la entrada.)

Tal vez querían que ese espacio tuviera una apariencia minimalista diseñada especialmente para destacar en medio de un mar de ruido visual. Pero tuvo el efecto contrario: su cascarón de plástico improvisado se quedó corto en comparación con la estética rave de la E3 y dio la impresión de que algo andaba mal.

Quién sabe qué vaya a pasar. Es triste ver cómo ha decaído el legado de Konami aún dejando de lado sus errores pasados. Se merece algo mejor, igual que P.T.

Sigue a Steve en Twitter.