FYI.

This story is over 5 years old.

Comida

Conocimos a la chica que cocina en su cafetera

La bloguera sueca, Katja Wulff, dice que aún prepara café en ella pero también prepara pizza, sopa de pescado, pastel de cumpleaños y algo que ella llama “tacos de testículo”.

Hace unos años viví por un breve periodo en Estocolmo. Mi tiempo ahí estaba marcado por descansos constantes para tomar café, o fika, como le llamaban en sueco, porque está tan oscuro todo el tiempo que no es posible permanecer despierto sin ahogarte en café negro. Los suecos aman a sus cafeteras tanto como aman el pescado, IKEA y la música electrónica. Prácticamente se bañan en café; de hecho, Suecia es uno de los tres principales consumidores de café per cápita.

Publicidad

Me enteré sobre Katja Wulff, una bloguera sueca que readaptó su adorada cafetera en una máquina de cocina multiusos. Según dice, aún prepara café en ella pero también prepara pizza, sopa de pescado, pastel de cumpleaños y algo que ella llama “tacos de testículo” usando sólo su cafetera. Sus recetas están recopiladas en el blog sueco Kaffekokarkokboken (que significa “libro de recetas para cafetera”) y, más recientemente, en su equivalente en inglés, Coffee Machine Cuisine. Los dos blogs están llenos de fotos que tomó el novio de Wulff, Dan Sörensen, lo que prueba lo extraño que pueden ser las artes culinarias. Hablé con Wulff sobre cómo empezó la obsesión, sobre qué está cocinando en su nuevo show de cocina en Youtube y sobre cómo freír cosas en la misma olla en la que se prepara café.

El estofado de cordero, pollo y corazones de cerdos molidos para prepararlos en la cafetera de Wulff. Todas las fotos por Dan Sörensen.

VICE: ¿Cómo se te ocurrió esta idea?
Katjia Wulff: En 2009 vivía en un dormitorio y compartía una cocina con muchos otros estudiantes. No me gustaba cocinar ahí porque no soy alguien muy sociable y pensar que tenía que convivir con otras personas me intimidaba. Todos eran muy agradables, entonces el problema era yo. Otra cosa es que nunca me ha gustado cocinar ni sabía cómo hacerlo. Un día me sentía demasiado antisocial, cansada, cruda, y no quería ir a la cocina. Pensé en preparar mis fideos en agua caliente del lavabo pero me di cuenta rápido de que sería mucho más sensato hacerlo en la cafetera. Pronto mi pequeño experimento creció y jamás volví a usar esa cocina. Incluso me deshice de esa semana de limpieza obligatoria que tiene cada estudiante ya que nunca pasaba tiempo ahí.

Publicidad

Espera, ¿no te gusta cocinar?
No.

¿Y aún así escribes un blog de cocina? Al parecer el proyecto es más sobre arte que sobre comida.
Eso es completamente cierto. Creo que Coffee Machine Cuisine es mas un blog creativo o de humor perverso que un blog de cocina. Si lo que buscan son recetas grandiosas entonces lean otro blog. Si quieren reír mucho, espero que Coffee Machine Cuisine les parezca divertido. Es lo mismo que con el libro de recetas [Kaffekokarkokboken, publicado en 2011]. Quiero que la gente lea el libro desde la primera hasta la última página. Eso no es lo que se hace con los libros de recetas pero éste no lo es. Ni el libro ni el blog tratan sobre preparar comida excelente ni deliciosa, aunque siempre lo intento. Es sobre la creatividad y motivar a la gente a preparar lo que se les antoje.

Zappa, el gato egipcio de Wulff, olfatea algo que se está preparando en la cafetera.

¿Alguna vez has preparado algo totalmente asqueroso en tu cafetera?
Sí. Creo que todos estarán de acuerdo con que el pastel de cumpleaños para mi gato Gucci [uno de los tres gatos de Wulff] fue muy asqueroso. Casi vomito varias veces sólo por el olor. Pero el gusto es muy individual y muchas personas creen que una receta que a mí me encanta es asquerosa, tanto por que la cociné con mi cafetera como por que amo usar ingredientes extraños como testículos, patas e hígado. Es decir, si hay una cabeza completa que te mira desde la garrafa de la cafetera, para mí es una receta más divertida y creativa. Las fotos que toma Dan son tan importantes como lo demás. Pero no sólo preparo recetas extrañas, también cocino cosas normales como pizza, pasta boloñesa, pollo curry, etcétera.

Publicidad

Katja Wulff preparándose para cocinar fideos en su cafetera.

Cierto, hace poco escribiste sobre preparar pizza en tu cafetera. Debo aceptar que se ve increíble. Pero la receta dice que tomó tres horas prepararla. ¿No hay veces en las que sientes que cocinar con tu cafetera en vez de con una estufa es, bueno, una pérdida de tiempo?
¡Gracias! Tomó tres horas por la levadura —¿así se dice?— de la masa. En mi show de cocina uso una masa preparada. Pero entiendo lo que quieres decir. Sí toma mucho tiempo pero muchos otros hobbies también, ¿no? Yo no comprendo a las personas que bailan en su tiempo libre. Ughh, me parece muy raro pero lo respeto. ¿Tejer? Eso sí es perder el tiempo. Coleccionar estampitas… ¿aún hay alguien que lo haga?

Hace poco te invitaron a reunirte con otros seis chefs suecos para una serie en Youtube llamada Food Club. ¿Qué tal va eso?
Las otras personas son famosas, tienen perfiles geniales de comida, chefs, ganadores olímpicos de comida y yo, que ni me gusta cocinar. ¡Ja! Es como un déjà vu para mí porque Kaffekokarkokboken ganó el premio al Blog de Comida Sueco del Año en 2010 y yo estaba así de: ¿Qué carajos? Pero sí creo que ahora debería ganar todos los años. Soy la oveja negra y me encanta.

¿Qué es lo mejor que has preparado?
¡Tacos de testículo! Me encanta el nombre, la textura de las bolas y cómo se ve. También sabe genial. Es una receta típica que a todos les da asco pero si se atrevieran a probarla seguro creerían que sabe bien. De igual modo creo que si comes carne. Al menos como lo más que se pueda del animal muerto. Es estúpido decir: “Ugh, eso no me gusta” o algo así si ni siquiera lo haz probado.

Publicidad

Wulff muestra cómo hacer tacos de testículos en su canal de Youtube.

Me di cuenta de que además de seguir con Kaffekokarkokboken comenzaste un blog que sólo está en inglés, Coffee Machine Cuisine. ¿Cuál fue la razón?
Empecé a tener mucha atención del extranjero y Google Translate apesta. Mi inglés no siempre es el mejor pero sí es mucho mejor que el de Google Translate.

Al parecer los gatos son muy importantes en tu blog. De hecho, una vez te describieron en la TV local como la “Chef de cafetera/ Loca de los gatos”. Háblame al respecto.
En serio soy la loca de los gatos y tengo tres: Gucci, Iggy y Zappa. Gucci es medio famoso por empezar la tendencia de que los gatos usen pantis con nuestro blog Meowtfit of the Day.

¡Claro! Tu blog en el que vistes a tu gato con pantis.
Sí. Gucci ganó el premio al Gato del Año en Suecia y hasta tenemos un sello de gato. A veces la gente nos escribe y nos pide que le enviemos una copia firmada del libro. Por supuesto, firmada con el sello de gato. A algunos de ellos ni les importa que la firmemos Dan o yo. Puedo hablar día y noche sobre mis gatos pero creo que es momento de detenerme ahora si no quieres saber más.

Calamar que se sale de la cafetera de Wulff.

Viví en Suecia y recuerdo claramente cuánto café toman los suecos. ¿Eso influyó en tu decisión de cocinar con una cafetera?
En realidad nunca me ha gustado el café. Lo tomo porque estoy cansada. No consumo mucho café para ser sueca. Sólo tenía esa cafetera en ese cuarto debido a la muerte de Nonne, mi abuela [de quien Wulff heredo la máquina] y en parte porque era estudiante y necesitaba café de vez en cuando.

¿Tienes otra cafetera para hacer sólo café, cierto?
No. Cocino toda mi comida con la misma cafetera en la que preparamos café, pero Dan consume mucho café. Sólo la lavamos entre cada comida que preparemos ahí. Es decir, si un día fríes tocino en una sartén, al día siguiente cuando prepares hotcakes esperas que no sepan a tocino, ¿no? Justo así.

Sigue a Arielle Pardes en Twitter.