FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

El ocaso de James Deen: ya son seis las mujeres que lo acusan de violación y agresiones

«Me penetró el ano pese a que sabía que era una de las cosas que me negaba a hacer precisamente por su culpa».
3.12.15

Las actrices porno Amber Rayne, quien afirma que Deen la forzó durante una grabación, y Kora Peters, que declaró que el actor la penetró analmente contra su voluntad, se unen a las otras cuatro mujeres que lo han denunciado.

Dos mujeres más se han sumado a las acusaciones vertidas sobre James Deen por haberse sobrepasado durante la grabación de escenas porno, y una tercera ha declarado que el actor la violó en una fiesta. Estas últimas acusaciones salen a la luz después de que Stoya anunciara en Twitter que Deen la violó.A esta declaración se sumaron las de Tori Lux y Ashley Fires. A raíz de estos acontecimientos, algunas de las grandes empresas de la industria del porno, como el distribuidor de juguetes sexuales Doc Johnson y la productora Kink.com, han optado por romper todo vínculo con el actor.

Publicidad

Ayer, las estrellas porno Amber Rayne y Kora Peters también declararon al Daily Beast que habían sido agredidas sexualmente por Deen. Según Rayne, Deen mostró una actitud muy agresiva durante una escena de penetración anal. «Me dio un puñetazo en la cara mientras estaba dentro y luego se puso a follarme el culo como un loco, muy violentamente», explica en la entrevista para Daily Beast . «Empezó a meterme cosas hasta el punto de que me desgarró y empecé a sangrar. Me salía tanta sangre que no pude acabar la escena». Rayne explicó que después del incidente tuvieron que ponerle puntos.

«Los del equipo le felicitaron, diciéndole que había hecho un gran trabajo consiguiendo una escena de anal por el precio de una normal».

Peters declaró en la misma publicación que Deen sobrepasó los límites consensuados en una escena que hizo con él. Pese a haber advertido al actor de que no quería practicar sexo anal, Deen forzó la situación, ignorando su voluntad. «James no dejaba de intentar metérmela por el culo y yo no dejaba de empujarle. Entonces me apretó el cuello, me presionó la cara contra el sofá y me forzó el culo», relató al Daily Beast. «Los del equipo le felicitaron, diciéndole que había hecho un gran trabajo consiguiendo una escena de anal por el precio de una normal». Peters asegura que cuando denunció la presunta agresión a su agente, este le contestó que «debería sentirme horada de James hubiera mostrado tanto interés, porque era uno de los mejores actores».

En su declaración para Broadly, Peters explicaba que ya había hecho una escena de penetración anal con Deen, tras lo cual pidió a su agente que lo incluyera en su lista de cosas que no quería hacer. «Tuvimos que rodar la escena dos veces porque yo me ponía a llorar. Después de aquella experiencia me negué a volver a hacer otra escena de sexo anal. No volví a hacer un anal durante los cinco años después de aquella escena», explicó a Broadly. Hasta que Deen, según afirma Peters, volvió a penetrarla en el ano en lo que tendría que haber sido una escena de sexo clásico.

«Me penetró el ano pese a que sabía que era una de las cosas que me negaba a hacer precisamente por su culpa», explica Peters.

El sitio web LAist da a conocer que una segunda mujer, a la que identifica solo por las iniciales T.M., también a acusado a Deen de violación. Según este medio, T. M. afirma que la agresión se produjo en una fiesta en un hotel de Las Vegas. «había estado bebiendo con compañeras de trabajo y amigos y acabé en una fiesta en una suite, sin saber muy bien qué me iba a encontrar. En cuanto llegué, Deen se fijó en mí. No dijo nada. Me agarró delante de todos los asistentes y me llevó a una habitación contigua», relata la mujer. «Le dejé claro que no quería, pero también estaba muy asustada. En la sala de al lado había muchos amigos y fans de Deen. Me obligó a que le hiciera una felación y me penetró. En cuanto hubo acabado, salió de la habitación. Yo no supe reaccionar y me sentía muy avergonzada, por lo que me marché de allí sin decir nada a nadie».

James Deen no ha respondido a las peticiones de Broadly para hacer declaraciones, aunque en Twitter asegura que las acusaciones contra él son «falsas y difamatorias».

Traducción por Mario Abad.