FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

En Uganda quieren aprobar la pena de muerte para homosexuales

Platicamos con dos documentalistas sobre el tema y nos hablaron de lo jodida que está la situación.
Ryan Bassil
London, GB
21.11.12

A menos que los libros sagrados te hayan lavado el cerebro o seas un imbécil al que no le gustan las personas que son diferentes porque te resultan extrañas y eso te asusta, ser gay es lo más inofensivo del mundo. Es como la última vez que Frankie Muniz estelarizó una película, o aquella vez que te tropezaste con una piedra en 2007. Sin embargo, en Uganda, ser gay es un gran problema. Algo así como que besar a alguien de tu mismo sexo en público te puede costar la vida.

El gobierno del país está intentando aprobar una ley que condenaría a los homosexuales a cadena perpetua, o incluso, la pena capital. Aquellos que ayuden o protejan a la comunidad homosexual (incluyendo a aquellos que ofrecen pruebas de VIH) serán condenados a siete años de prisión y los miembros del público que no reporten su conocimiento de algún homosexual dentro de 24 horas, podrán pasar hasta tres años tras las rejas. Todo esto porque la gente normal que ama a su prójimo, que salva vidas y que es simplemente amable con los demás, suelen ser personas malvadas que merecen ser encarceladas.

Publicidad

El año pasado, Rolling Stone, no LA Rolling Stone, gracias a Diossino un periódico ugandés del mismo nombre, publicó un artículo en el que muestran el rostro de cien homosexuales, y otro en el que los acusan de terroristas. Intenté contactar a Giles Muhome, editor de Rolling Stone, pero parece ser que no tenía cinco minutos libres en todo el mes para hablar conmigo. Al parecer, ser un imbécil es trabajo de tiempo completo. Por lo tanto, hablé con las cineastas Katherine Fairfax Wright y Malika Zouhali-Worrall, quienes acaban de producir Call Me Kuchu, un documental que sigue la vida de los activistas homosexuales en Uganda.

VICE: Hola, acabo de ver su película, es muy fuerte. ¿Cómo es la situación en Uganda en este momento?
Malika Zouhali-Worrall: Se volvió a presentar la propuesta de ley al parlamento de Uganda. Está ahí sentada con el comité. Pasarán meses sin que escuchemos más al respecto, y otros meses en los que resurgirá.

¿Qué opina el presidente sobre la ley?
Nos da la impresión de que el presidente no tiene muchas ganas de aprobar la ley y a veces se siente como un juego político. Parece que algunos miembros de su partido la mencionan sólo para hacerlo enojar. Además, parece que hay otros motivos para buscar aprobarla, más allá de encarcelar homosexuales.

¿Cuáles son esos motivos?
Hay muchas razones políticas que no tienen nada que ver con la ideología de la ley. Hay personas como David Bahati, quien escribió la propuesta, y el pastor Martin Ssempa, que realmente creen en ella. Pero a veces parece que la ley se menciona por razones intrapersonales y políticas dentro del partido que no tienen nada que ver.

Publicidad

La película sugiere que la homofobia viene de los pastores estadunidenses que visitaron Uganda. ¿Creen que hay algo de cierto en eso?
Katherine Fairfax Wright: Es difícil señalar con exactitud de dónde viene la homofobia. Pero yo diría que los evangelistas estadunidenses han alimentado tan ferviente oposición. No sólo la homofobia, sino la idea de colgarlos y demás.
Malika: Hay un evangelista en particular llamado Scott Lively. Varios activistas y reporteros creen que él tuvo mucho que ver en la redacción y el lenguaje utilizado en la ley antihomosexuales, a tal grado que ha sido demandado en una corte estadunidense.

Intenté contactar a Giles y lo único que me dijo fue: “El parlamento de Uganda, independiente de toda interferencia, decidirá el futuro de la ley. Igual que cualquier otra democracia, los legisladores representan los deseos de la gente. Así que abalaremos lo que la cámara decida”. ¿Creen que se está retractando de sus opiniones homofóbicas originales?
Katy: Las palabras de Giles tienen mucho impacto, así que toda la retórica antihomosexual que publicó llegó a mucha gente. Pero nunca sentí que su homofobia estuviera fuertemente arraigada, como la de otras personas religiosas. Los pastores que no creen en la homosexualidad, lo hacen porque ésa es su interpretación de la Biblia.

Es fácil entender por qué tienen un problema con esto. Pero, con Giles, no siento que sea porque está leyendo la Biblia. Se siente como si fuera algo conveniente. Usó algo que creyó le traería mucha publicidad.

Pero después hubo un recorte, ¿cierto?
Sí, y su periódico se quedó sin imprimir. Su giro de 180 grados no me sorprende, porque en cuanto haya algo más cool sobre lo cual escribir, eso es lo que hará.

¿Sólo lo hacía para aumentar sus ventas?
Malika: Sí, definitivamente es un oportunista.

Publicidad

¿Qué hacía su periódico para aumentar la publicidad?
Recurrieron a todas las tácticas para infundir el miedo. Primero, dijeron a las personas que los homosexuales estaban reclutando niños para violarlos en las escuelas, algo muy parecido a la retórica usada en Estados Unidos en los sesenta. Luego Giles acusó a los homosexuales de estar detrás de los ataques terroristas. Para tener el apoyo del público para la aprobación de la ley, tienes que hacer que la gente crea que estos homosexuales están cometiendo crímenes tan graves que ameriten su encarcelamiento o su muerte.

¿Hay alguna ley de privacidad en Uganda?
Katy: Eso fue lo que se decidió al final durante el caso que viste en la película. La razón por la que se dio la cesación fue por la manera en la que el periódico había violado el derecho a la privacidad de la gente, lo que seguro fue una gran victoria para la comunidad Kuchu. Están usando todos los elementos a su disposición en Uganda, y la corte es uno de esos.

¿Rolling Stone ha publicado más artículos controversiales desde la cesación?
Malika: No, Rolling Stone no ha publicado más cosas controversiales desde la corte y creo que ya dejó de existir. La corte dejó claro que había algo raro sobre Rolling Stone, pues su principal objetivo parecía ser atacar a la comunidad LGBT. Y una vez que eso se volvió imposible, dejaron de publicar.

¿Ha habido más violencia contra los activistas en los últimos días?
No. Todavía pasan cosas todos siempre, la gente es acosada, a algunos los detiene la policía y a otros los corren de sus trabajos. Pero en general, puedo decir que la comunidad de activistas es más fuerte y su posición dentro de la sociedad ha mejorado. Organizaron su primer desfile gay en agosto. Fue un evento pequeño, pero muy importante para ellos.

Publicidad

Qué bien. ¡Gracias!

Mantente al tanto con el documental, Call Me Kuchu en callmekuchu.co.uk.

Sigue a Ryan en Twitter: @ryanbassil

Más cosas gays:

Una guía gay para ligarse heterosexuales

Las enseñanzas del profeta Lot

Del clóset al podio