FYI.

This story is over 5 years old.

videojuegos

¿Qué ha sido de los personajes de nuestros juegos de plataformas favoritos de los 90?

De Mario a Donkey Kong pasando por Sonic, repasamos los altibajos de nuestros personajes favoritos.
2.2.15
Ilustración de Ashlyn Anstee

Hoy los videojuegos son más populares que nunca, pero hemos perdido algo por el camino: las mascotas, para ser exactos. Hubo una vez en que cada saga que preciara presentaba en su caja algún roedor antropomorfo o un fontanero saltarín. En cambio, ahora las portadas de los juegos muestran hombres sombríos llenos de cicatrices y armados hasta los dientes con pistolas y espadas.

Todos esos personajes con los que crecimos iban estrechamente ligados al género de las plataformas, que sigue siendo dominante pese a que han pasado 20 años desde que se publicaran títulos como Super Mario Bros. 3 . En aquel entonces, los niños eran los principales consumidores de juegos, por lo que los grandes desarrolladores se centraban en crear personajes que imitaran a Bugs Bunny o a Mickey Mouse. Los que no querían quedarse fuera del reparto tomaron el modelo de Super Mario Bros. para generar réplicas, lo que llevó al boom del género de las plataformas y de sus personajes principales.

Publicidad

Los juegos de plataformas se caracterizan por unas mecánicas basadas en los saltos precisos y el sorteo de obstáculos para llegar del punto A al punto B, todo ello envuelto con una estética de dibujo animado. Sin embargo, cuando hacia 1996 el sector empezó a abandonar los gráficos en 2D en favor de las figuras poligonales tridimensionales, de repente los juegos de plataformas de desplazamiento lateral quedaron relegados a un segundo plano.

Ese salto a las tres dimensiones resultó ser demasiado peligroso para las mascotas de los juegos de plataformas. Fueron muchas las que quedaron atrás en la era de los 8 y los 16 bits. Algunas se desvanecieron, otras probaron suerte en otros lugares y tuvieron éxito, y otras murieron hundidas en la humillación. Ahora que han pasado casi 20 años desde aquel periodo de transición, he pensado que sería buena idea hacer un repaso de las mascotas más populares de este género de juegos y ver cómo se las apañaron.

MARIO

Mejor juego: Super Mario Galaxy 2 (Wii, 2010)

Mario es el macho alfa indiscutible del género de las plataformas. Con la saga Super Mario se inventó esta categoría, que posteriormente se reinventó en formato 3D con el crucial Super Mario 64, en 1996. A menudo se pasa por alto el grado de coherencia y el éxito cosechado por este personaje, pero está claro que ni él ni su saga tienen parangón. No ha habido pasos en falso y la mayoría de los juegos de la serie son verdaderos clásicos. Mario es la mascota consumada de la franquicia y cabecilla del imperio. Sus protegidos, Yoshi, Wario y Luigi, han tenido sus aclamados juegos de plataformas propios y siempre que Mario aparece en el título de algún producto no relacionado con el género Mario Kart, Paper Mario, Mario Party , etc., el usuario sabe que el juego tiene la garantía del sello de Mario.

Publicidad

El único aspecto negativo de Mario es su estúpida voz, su cara insufrible y su absoluta falta de atractivo personal. Quizá algún día se relaje y deje de lado esa impostura de Mickey Mouse para ser él mismo: un empleado de mantenimiento que se automedica y sabe sacar provecho de sus saltos.

Al igual que ocurre con el rock 'n' roll o las estrellas de las películas de acción, el ocaso de la gloria de Mario se ha pronosticado en muchas ocasiones de forma prematura, y en todas ellas parece haber regresado más joven y poderoso que nunca. Aunque es cierto que tiene menos público que en los días de oro de los juegos de plataformas, este fontanero con voz de pito sigue subiendo el listón con cada una de sus apariciones.

SONIC THE HEDGEHOG

Mejor juego: Sonic & Knuckles (Sega Genesis, 1994)

Con Sonic, Sega tuvieron la genial idea de cambiar el baremo con el que se valoraba la calidad de un juego: ya no se trataba tanto de qué títulos eran mejores, sino de cuáles eran más "chulos". Sonic supuso un desafío para Mario al convertirse básicamente en un audaz Mickey Mouse con una buena dosis de irreverencia apta para todos los públicos. Era más atrevido, más rápido, y sus juegos incorporaban la tecnología " blast processing", acuñada por Sega.

El último título de Sonic en 16 bits, Sonic & Knuckles (1994), sigue siendo el más destacable de la serie, con esa mezcla de saltos clásicos y la emoción de tomar impulso. Los niveles del juego están a la altura de los demás clásicos de Genesis, aunque Sonic & Knuckles se disfruta al máximo cuando se combina con Sonic 3 mediante la tecnología "Lock-On". Con el fin de la era delos 16 bits, Sonic desapareció por completo dela generación de los 32 bits y reapareció cinco años después con su primer juego en 3D para la consola Sega Dreamcast, Sonic Adventure. Desde entonces, la saga ha sufrido bastantes altibajos.

MEGA MAN

Mejor juego: Mega Man X (Super Nintendo, 1993)

Publicidad

Esta serie siempre me ha parecido una saga para la clase obrera. Se inició en 1987 y en sus nueve años de vida se produjeron ocho títulos, todos ellos bastante buenos y con la misma calidad. Los juegos incorporan pocas variaciones, razón por la que precisamente destacan Mega Man 2 y Mega Man X, en los que se introdujeron cambios significativos.

Además de por su coherencia, la saga de Mega Man también era conocida por su a menudo frustrante dificultad y por tener la mejor banda sonora de su generación. Aunque la saga experimentó un resurgimiento en 2008, con el título de estilo retro Mega Man 9 (y luego el 10, en 2010), la marcha de Keiji Inafune de Capcom en 2010 dejó al personaje varado y sin estrenos en ninguna plataforma.

KIRBY

Mejor juego: Kirby's Adventure (NES, 1993)

Posiblemente la mascota más mona del género de plataformas. A lo largo de su trayectoria, Kirby se ha apoyado en su atractivo estético para triunfar. Empezó pisando fuerte con dos títulos seguidos, en 1992 y 1993 respectivamente, y desde entonces su carrera fue imparable, con remezclas, spin-offs, cameos y otras apariciones. Desde el punto de vista de la jugabilidad, Kirby es una especie de Mega Man pero más bonito; la mayoría de los juegos consisten en copiar el arma del enemigo para usarla contra él. En el caso de Mega Man, el personaje lo resuelve derrotando al enemigo y arrebatándole el arma, mientras que Kirby se traga a sus oponentes y los descarga en su cuerpo. Se trata del trastorno alimentario más adorable de la historia de los videojuegos.

Publicidad

Kirby's Adventure sigue siendo el mejor juego de la saga, pese a que un revival relativamente reciente, Kirby's Epic Yarn, acapara todas las críticas positivas.

DONKEY KONG

Mejor juego: Donkey Kong Country 2 (Super Nintendo, 1995)

Como personaje, Donkey Kong es bastante aburrido. Tenía más carisma en su encarnación original como King Kong de baratillo que arrojaba barriles desde lo alto de edificios en obras. En su nueva personalidad, el simio "lleva corbata" y "disfruta comiendo plátanos". No me interesa lo más mínimo lo que haga Donkey Kong los fines de semana, y mucho menos irme de aventuras con él, pero cuando se estrenó Donkey Kong Country en 1994, los verdaderos protagonistas del juego fueron sus impresionantes gráficos.

Fijaos si era aburrido Donkey Kong que para la secuela optaron por poner como protagonista a su compañero Diddy Kong.En aquel juego, nuestro gorila es secuestrado y Diddy, junto con su nuevo compañero, Dixie, va a su rescate. La misma trama se reprodujo en la tercera entrega, en la que, además de a Donkey,también secuestran a Diddy.

CRASH BANDICOOT

Mejor juego: Crash Bandicoot: Warped (PlayStation, 1998)

La baza que salvó a Crash Bandicoot era el marketing que lo rodeaba. Su personaje era una copia exacta de Sonic: un extraño mamífero con un nombre de acción y accesorios geniales (¡pantalones vaqueros cortos y zapatillas de skater!) que luchaba contra un malvado científico calvo.

Publicidad

Pese a ello, la trayectoria de Crash fue bastante efectiva y contribuyó al ascenso de Sony al poder en la era de los 32 bits, con su consola PlayStation, aunque no supuso una revolución.

El último esfuerzo del equipo creativo original de Naughty Dog resultó ser el mejor juego de Crash Bandicoot. Las cuatro entregas que le siguieron han supuesto una decepción. Aparte de unas cuantas secuelas y el juego de karts de rigor, no se ha vuelto a saber nada de Crash desde 2009.

BUBSY

Mejor juego: La reunión para su creación, en la que seguramente les pareció una gran idea (1992)

Bubsy era un capullo. Su personaje destilaba una aborrecible actitud noventera y poco más. Su primer título llegó en medio de un gran revuelo promocional y tuvo la suerte de "no ser lo peor del mundo". A partir de ahí empezó su caída en picado, culminada por un fracasado intento de saltar a las tres dimensiones con Bubsy 3D, para PlayStation, en 1996. A menudo se ha dicho de él que es uno de los peores juegos de todos los tiempos, con una estética espantosa, fallos en la mecánica y una banda sonora absurda y horrible.

EARTHWORM JIM

Mejor juego: Earthworm Jim (Sega Genesis / Super Nintendo, 1994)

Earthworm Jim, del creador Doug TenNapel, es una parodia directa de las mascotas de los juegos de plataformas. Jim era una lombriz común que adquirió superpoderes cuando un buen día un traje espacial le cayó en la cabeza. Desde entonces, se dedicó a luchar contra villanos como el Profesor Monkey-for-a-head (que en lugar de cabeza tenía un mono) y la Reina Slug-for-a-butt (que en lugar de culo tenía una babosa). En cuanto a sentido del humor, el listón estaba muy bajo.

Publicidad

Pese a ello, el juego fue un éxito instantáneo, así como su sucesor. Sin embargo, la incursión de Jim en el mundo 3D acabó en un estrepitoso desastre que nunca debió haber visto la luz del día.

SPARKSTER

Mejor juego: Rocket Knight Adventures (Sega Genesis, 1993)

"¿Quién coño era Sparkster?"

Desarrollado por el mismo equipo responsable de la creación de la serie Contra, Sparkster era un caballero didélfido armado con una espada y un jetpack embarcado en una cruzada contra un ejército de robots y cerdos. Por absurdo que parezca, su serie de juegos era de las mejores que había en los tiempos de los 16 bits. Era la única mascota del género de las plataformas que llevaba un jetpack, sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de los 90, cuando estos trastos solo existían en los sueños más delirantes.

Como muchos otros personajes, Sparkster trató en vano de regresar en 2010 apelando a la nostalgia de los jugadores.

BANJO & KAZOOIE

Mejor juego: Banjo-Kazooie (Nintendo 64, 1998)

Al igual que Donkey Kong, Banjo peca de ser anodino. Un oso que se va de aventuras. Hasta los ositos del papel higiénico tienen más personalidad. Lo más destacable de Banjo y su compañero alado, el pájaro Kazzoie, es la forma en que revolucionó el género de las plataformas.

El juego de Banjo-Kazooie original simboliza una de las mejores alianzas en el mundo de los videojuegos, esto es, la de Rare con Nintendo. Después de que quedara claro como se hace un juego de plataformas en 3D con Super Mario 64 , Rare lanzó Banjo-Kazooie dos años después, en 1998, y lo llevó un paso más allá: gráficos, creación de niveles, dirección artística, los rompecabezas… Todo supuso un gran avance.

Publicidad

Rare estuvo detrás de un gran número de éxitos de los sistemas de Nintendo durante la segunda mitad de los 90, desde la serie de Donkey Kong Country para Super Nintendo hasta Goldeneye 007, Conker's Bad Fur Day y otros.

En general, la secuela de Banjo era aceptable pero, como ocurre con muchos juegos de Rare, estaba plagada de excesos: demasiadas misiones secundarias, pantallas excesivamente largas… Un buen ejemplo de que no siempre sirve la máxima de que "cuanto más grande, mejor". Con la publicación de Donkey Kong 64 en 2000, daba la sensación de que Rare se había visto asolada por una sequía creativa. Años después, la recién entrada en el sector Microsoft desembolsó un buen pellizco para apartar a Rare de Nintendo. No obstante, la nueva coalición fue bastante infructuosa.

RAYMAN

Mejor juego: Rayman 2: The Great Escape (1999, varias plataformas)

Rayman es el chico tímido de los juegos de plataformas, el típico empollón que podría haberle dado mil vueltas a todos pero que, por circunstancias o por ser un mal momento, nunca recibió la atención que se merecía. En parte esto es debido a que tiene un poco pinta de tonto, cara de idiota y, para colmo, no tiene extremidades. Lo primero que pienso al verlo es, Odio a esa cosa, sea lo que sea .

Sin embargo, sus juegos siempre han sido muy bien recibidos por la crítica. Pese a debutar en la época de los 32 bits, Ubisoft fue lo suficientemente astuta como para mantener a Rayman en el entorno 2D en lugar de forzar el concepto con una dimensión adicional. Ese fue el motivo por el que se infravaloró el juego, ocupado como estaba el público con los títulos en 3D. Tras la publicación en 1999 de Rayman 2: The Great Escape, el título obtuvo el honor de ser considerado el mejor juego de plataformas de desplazamiento lateral, con una dirección muy creativa y gráficos nítidos.

Publicidad

Rayman se vio relegado a un papel secundario con la llegada de los minijuegos de Raving Rabbid, cuyo éxito comercial fue mucho mayor.

COOL SPOT

Mejor juego: Cool Spot (Super Nintendo / Sega Genesis, 1993)

Quizá la Academia de los Óscar haya ignorado la candidatura de La Lego película , pero en esta lista las mascotas patrocinadas por grandes multinacionales también tienen su representación.

El logo de 7UP había llegado para pasárselo bien y recordarnos a todos que había que hidratarse con bebidas refrescantes y azucaradas. Vestido con pantalones de baloncesto y gafas de sol, parecía decir, "¡Sí, tío, esta empresa de refrescos mola mogollón!".

En efecto, la huella de Cool Spot en el mundo del videojuego constituye una excepción de lo más cool. De hecho, a este siguieron muchos otros "juegos-anuncio": Cheetos lanzó dos títulos protagonizados por Chester; Domino's publicó otros tantos juegos de plataformas con su mascota; McDonald's también se subió al tren de los videojuegos con Treasure Land Adventure, en el que podía verse al payaso Ronald luchando contra una manzana. Si eso no es arte, no sé qué puede serlo.

EL RESTO

En los 90 había infinidad de personajes de videojuegos de plataformas, muchos de ellos burdas imitaciones de Sonic. Poco se puede decir de mascotas como Rocky Rodent, Awesome Possum, Gex o Aero the Acrobat aparte de que existieron.

También había muchos personajes infravalorados, como Ristar y Klonoa. Ristar era un juego muy chulo para Sega Genesis, aunque nunca llegó a convertirse en una saga. Klonoa llegó tarde a la fiesta, con un estreno contundente en 2D en 1997 para PlayStation por el que nadie se interesó fuera de las fronteras de Japón.

las nuevas incorporaciones a la categoría, como Sackboy, de la serie Little Big Planet para PlayStation, Ratchet y Clank y Jak son mascotas muy aceptables, pero pertenecen a una generación distinta, como grupos de revival que intentaran ser los Rolling Stones.

Pese a que el mercado de los videojuegos ha dejado atrás el género de las plataformas, los desarrolladores sobre todo los independientes continúan creando nuevos títulos como Super Meat Boy, Fez, Braid y Spelunky, verdaderos éxitos en su categoría.