Una noche con los equipos de rescate en busca de supervivientes del terremoto de Italia

FYI.

This story is over 5 years old.

Fotos

Una noche con los equipos de rescate en busca de supervivientes del terremoto de Italia

Fotografías del trabajo de los equipos de rescate y los voluntarios que les ayudan.
29.8.16

Durante las operaciones de rescate que se realizaron la noche después del terremoto que sacudió el centro de Italia, se produjeron varias réplicas en la localidad de Amatrice. Todas las fotos por Alessandro Iovino / Cesura

Este artículo se publicó originalmente en VICE Italia.

El terremoto que causó estragos en el centro de Italia la madrugada del pasado miércoles se ha cobrado ya 241 vidas y ha dejado a otras 264 heridas. En estos momentos prosiguen las operaciones de rescate en Amatrice y sus proximidades, después de que el fuerte seísmo ha dejado a la pequeña localidad encajada entre montañas reducida a un montón de escombros.

Publicidad

La única forma de acceder a Amatrice es mediante un minibús proporcionado por Protección Civil, la organización a cargo de coordinar las operaciones de rescate. Todos los buses van atestados de equipos de rescate y periodistas y dejan a sus pasajeros a un kilómetro de la ciudad, ya que resulta peligroso acercarse más.

Los heridos reciben tratamiento en hospitales de campaña establecidos en las cercanías, mientras que los más graves son trasladados a centros en Rieti, Norcia o Roma, a 70, 55 y 140 kilómetros respectivamente. La dificultad para acceder a Amatrice explica por qué los equipos de rescate tardaron tanto en llegar después del terremoto.

Cuando llegué a Amatrice a las siete de la tarde del miércoles, había unidades de la policía, los bomberos y el ejército y equipos de protección civil retirando escombros y coordinando las operaciones. Habían llegado voluntarios de todas partes del país: conocí a voluntarios de la Cruz Roja de Roma, bomberos de Milán y civiles que intentaban ser de utilidad aunque por su seguridad debían permanecer a distancia. Las operaciones de rescate se prolongaron toda la noche y el estadio de Amatrice —el único recinto suficientemente espacioso que ha quedado en pie— se convirtió en un campamento improvisado en el que pudieron refugiarse los vecinos que han perdido sus hogares o los que estaban esperando noticias sobre la situación de sus allegados.

Publicidad

Estuve en Amatrice con los equipos de rescate hasta la madrugada del siguiente día.

Traducción por Mario Abad.