FYI.

This story is over 5 years old.

el pendejo de la semana

El pendejo de la semana: Marcelo Ebrard

En una ciudad de vanguardia todos tiene derecho al amor, inclusive el mejor alcalde del mundo.
14.10.11

En una ciudad de vanguardia todos tienen derecho al amor, inclusive el mejor alcalde del mundo. 1, 2 o 3 veces, para que escatimar. Un #gobiernoprogresista otorga derechos y libertades por igual. En la Ciudad de Mexico cada quien ama a quien quiere. Pero es de extrañarse la urgencia por casarse en lo que a muchos les parece un stunt mediático. A un hombre enamorado puede acusársele de cometer pendejadas, pero nunca está de más revisar las cuentas de lo que hace como funcionario público.

Hasta hace poco, su ahora esposa Rosalinda Bueso, ex embajadora de Honduras en México, cobraba un salario de 53,000 pesos mensuales, cosa que en sus rondines por los programas de espectáculos en televisión, el buen Marcelo se encargó de aclarar: “Cobraba..ahora ya es la señora”. La misma urgencia lo llevó a también a la frivolidad insoportable de la prensa del corazón donde con una portada, un par de foto y dos que tres besitos tímidos, confesaba su amor. En un afán de querer imitar a Enrique Peña Nieto, al que aparentemente le ha servido usar a La Gaviota como accesorio, Ebrard le entra al juego con una selección inmejorable. Rosalía sonríe, Rosalía abraza ancianitos y carga bebés. Rosalía viste apropiada para la ocasión. Ahora señora de Ebrard se sacrifica a pasar una “campaña de miel”.

Publicidad

Quizá el círculo de asesores del jefe de gobierno, que pregona "puede hacerlo a nivel nacional porque ya lo hizo en el DF," debió darle un acercamiento a la realidad que se vive pasando las fronteras de la isla progresista. Debieron avisarle a Marcelo que los más de 50 millones de pobres en México no leen ni libros ni peridodicos y tal vez no sería una buena idea publicar detalles de su vida privada en una revista donde hasta se paga para documentar el hecho de pertenecer al Jet-Set. Protagonismos que, citando a Leo Zuckermann “Al parecer es una nueva tendencia de nuestra clase gobernante, el compartir las páginas con la farándula, los grandes empresarios y la insufrible aristocracia europea.”

Una izquierda moderna en la cabeza de Marcelo obvio debe tener visión de mercado, y si Andrés Manuel puede moderar su discurso y pararse en el Woodrow Wilson en Washington sin encender las alarmas de los extremistas republicanos, ¿por qué chingados no puede él inaugurar la Plaza Mariana junto a Felipe Calderón? –a quien durante mucho tiempo no “reconoció” como presidente; a Norberto Rivera –representante de iglesia católica de México con quien tuvos pedos memorables por las leyes a favor del derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y el matrimonio entre persona del mismo sexo; y con …Carlos Slim. ¿Quién no quiere ser amigo de Carlos Slim?

Tal vez ahora que Andrés Manuel modera su discurso sea hora de dejar asomar sus aspiraciones. Tal vez sacar del clóset al antiguo priísta censurado la Feria Alameda o su antiguo Verde-Ecologista volviendo a amenazar con desalojos a los que se oponen a la supervía que le ha costado recibir recomendaciones por parte de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

Si alguien comete la pendejada de casarse por tercera vez en su vida, muy su problema, pero desatender su obligación por el cargo por atender la candidatura que disputa a Lopez Obrador muy probablemente lo mande a la sala de espera hasta 2018.

Imagen de título proporcionada por el equipo de Marcelo Ebrard

Imagen de cuerpo vía La Jornada

Más de Román Cotera en Twitter