FYI.

This story is over 5 years old.

Drogas

Una entrevista con mi dealer

Es un alivio escuchar que cortan tu coca con todo menos con laxantes para bebé.
18.3.12

Todos tenemos un dealer de cabecera, pero fuera de su número de teléfono, sus horas laborales y su ubicación a la 1:30 de la mañana los sábados, ¿qué tanto sabemos de él? Un amigo en común me presentó con mi actual proveedor. Llevo más de un año con él, y siempre ha sido muy confiable y amistoso, así que me imaginé que podría sentarme con él a platicar para conocerlo mejor. Seguro ayudó cuando le dije que le compraría el doble.

Vice: ¿Cómo te va? Mi dealer de cabecera: Todo bien, pasando el rato. ¿Qué querías ser cuando eras niño? Quería ser astronauta o piloto. Me gusta el cielo. Siempre me gustaron las películas del espacio y de ciencia ficción. ¿Te gusta los que haces ahora? Sí. Lo disfruto, ¿sabes? Conozco tipos que se involucran y no les gusta. Sólo necesitan el dinero, y siempre están estresados pensando en las consecuencias. Pero yo realmente disfruto lo que hago. ¿Cuál es el secreto para vender drogas sin convertirse en un lunático paranoico?

Publicidad

Sólo hay que tener un grupo muy cerrado. No me asocio con muchas personas. La gente sólo se mete en problemas porque alguien más abre la boca. La policía nunca sabe lo que sucede hasta que alguien habla.

¿Alguna vez has hecho una entrega que te haya dado un mal presentimiento? Sí, tengo ese sentimiento de vez en cuando. Y a veces te empiezas a sentir invencible. Es fácil olvidar que estás haciendo algo ilegal. Se vuelve tan normal como levantarte y tomar agua. ¿Todavía ves a tus padres? ¿Están enterados? Mi papá nunca estuvo conmigo. Mi madre tenía sus sospechas cuando vivía con ella. Creo que se lo imagina, pero no me pregunta. Sólo me aseguro de no ser tan obvio sobre cuánto gano. Me quito mis joyas cuando estoy en casa y si alguien necesita un aventón, les digo que no tengo auto.

¿Entonces qué le dices? Tengo un trabajo. Fui a la escuela y llevo diez años en un trabajo de verdad. ¿Entonces trabajaste legalmente antes de empezar a vender drogas? Sí, es bueno tener algo más. La persona que me metió en esto creció en medio de todo, en el norte de la ciudad donde estaba infestado de drogas. Pero yo no crecí ahí. Yo iba a la escuela y veía películas y la tele, pero después empecé a pasar más tiempo con él y el resto es historia.

¿Alguna vez has tenido que dejar a un cliente porque se estaba saliendo de control? Sí, había un tipo que llegó al punto en el que intentaba darme cosas de su departamento. Me ofrecía su tele, cualquier cosa para recibir un poco. Escucha, estamos aquí para ganar dinero, no para joderle la vida a las personas. No quería que este tipo acabara en la calle. Debe haber estado consiguiendo su mercancía con otras personas, porque ibas a su departamento y sólo había un futón en el piso. Dejé de venderle. Alguien me dijo que eventualmente fue a rehabilitación y se mudó con sus padres.

Publicidad

¿Qué hay de los clientes raros, tienes muchos? Hay uno que sobresale. Es un homosexual al que le vendo y que tiene un gusto por los trajes y los smokings. Una vez llegué a las tres de la mañana y estaba completamente vestido, y tenía un traje listo para mí; él quería coger con ellos puestos. Suele ser un tipo amable, pero creo que había estado tomando y se había metido muchas cosas fuertes antes de llamarme. Le dije: "Todo está bien, güey, pero eso no es lo mío". Fue muy extraño. Todavía me llama.

¿Todavía vas? Sí, sí. Él está bien, pero cuando entra en ambiente se convierte en "el hombre de traje". Está bien, una última pregunta: Sólo para destruir ese mito de una vez por todas, ¿cortan nuestra coca con laxantes para bebé? Mira, le ponen un chingo de madres, dependiendo de dónde la consigas, pero nunca había escuchado de un pinche laxante para bebés.

¿Lo disfrutaste? Claro que sí. Ahora ve:

El misterio del perico falso

Fuma Paco y conviértete en zombi

Los niños de Paco