FYI.

This story is over 5 years old.

Μόδα

Harapos y lentejuelas

Cambia las bailarinas por unos zapatos con luces.
25.6.13

BAILARINAS, MERCEDITAS, MANOLETINAS Y DEMÁS ZAPATOS CON NOMBRES ABSURDOS

La noche de San Juan alguien debería haber organizado un correfoc donde todas las blogueras hubieran tenido que saltar sobre una hoguera y así poner fin a sus zapatos de tonta que sólo te deforman el pie y la espalda. Además, tendrían que haberles dado un premio: ¡Un par de zapatos con suela! La mitad de tías los compran en los chinos, así que con un único día de uso esos trozos de caucho ya huelen a sarcófago. Pensaba que la moda este zapato y mi odio hacia a él se había extinguido pero en el Primavera Sound los vi por todas partes.

NUEVA TIENDA VANS EN MADRID

Si eres bloguer, vives en Madrid y por fin te has decidido a tirar las bailarinas a la basura, puedes pasarte por la re-inauguración de la tienda VANS de Madrid (C/Montera 43) esta tarde a partir de las 20hrs a pillarte unas Vans toguapas. Además, estarán pinchando Bimba Bosé y Vinila Von Bismark (no sé si he escrito bien el nombre). Venga va, que las ANDY-Z ya no hacen gracia y las lleva todo el mundo.

ISABEL MARANT PARA H&M

Que Dios nos pille confesados si se globaliza la deportiva con plataforma camuflada con la misma rapidez que hizo sus botas con tachuelas hace un par de años. (La verdad es que nunca he visto una prenda ir desde la pasarela a las tiendas chinos con tanta velocidad.) NUEVA PROMESA: ADRIÁN RIVAS

Lo nunca visto: una colección inspirada en Barbie, en moteles de carretera, el fast-food, cárteles de neón, concursos de misses, y un montón de cosas que nos gustan. Esto es lo que podemos encontrar en el proyecto de fin de carrera de un jovencísimo talento gallego llamado Adrián Rivas.  LEDS A TUS PIES

Todavía recuerdo cuando era pequeña y se pusieron de moda las zapatillas con luces. Obviamente, mis padres jamás me las compraron. Ahora, gracias a la rueda eterna de la moda, por fin ha llegado mi oportunidad. Digo oportunidad, pero los más molones son de Jeffrey Campbell y cuestan más que el pelo púbico de un unicornio brasileño.