FYI.

This story is over 5 years old.

Motherboard

La invasión de los castores en la Patagonia

Todo comenzó como un plan para importar 25 parejas de castores desde Canadá a Tierra del Fuego con la idea de propiciar el negocio peletero en una región del continente sin mucha actividad económica. Pero la iniciativa se les ha ido de las manos.
22.1.15

Desde que fueron introducidos en 1946 en un intento por comenzar una industria peletera, los castores han proliferado por la tierra más austral de Sudamérica, destrozando el bosque y cambiando la morfología de una de las regiones más prístinas del mundo.

Suena imposible, ¿verdad? Pero cuando uno de los responsables del programa de especies invasoras de Chile afirmó que "están intentando colonizar el continente", nos asaltó la escalofriante visión de un regimiento de roedores con dientes afiladísimos marchando por la Patagonia.

Publicidad

Los castores no son per se una especie invasora. Son ingenieros del ecosistema que arrasarán cualquier entorno frío o húmedo, sobre el que harán modificaciones destructivas hasta que se parezca a su hábitat natural. En el sur de la Patagonia, estos peludos hidrólogos roen bosques enteros para construir represas que, inevitablemente, causan inundaciones que anegan los árboles y alejan a las especies endémicas.

Reúne a suficientes de estas pequeñas criaturas en un lugar y son capaces de descontrolar un ecosistema completo. Las inundaciones producidas por sus presas también pueden destruir puentes y caminos.

Según un documento interno publicado por el Servicio Agrícola y Ganadero de Chile (SAG) en 2013, el gobierno chileno estimaba que el impacto directo producido por la actividad de los castores en los bosques ha costado cerca de 1.850.000 dólares. El informe apunta que los efectos derivados de la degradación de los bosques (sobre todo en términos de pérdidas de servicios del ecosistema) son difíciles de cuantificar, pero "ciertamente, están creciendo de forma exponencial".

Todo comenzó como un plan para importar 25 parejas de castores desde Canadá a Tierra del Fuego, en el sur de la frontera entre Chile y Argentina, con la idea de propiciar el negocio peletero en una región del continente sin mucha actividad económica. Sin embargo, la iniciativa ha acabado por írseles de las manos.

En ausencia de depredadores naturales, la población de castores se ha propagado sin control. El informe del gobierno chileno calcula que la población de castores en la Patagonia es de unos 100.000 y afirma que ha afectado a 23.500 hectáreas de bosque. Otros informes afirman que los castores actualmente cubren un área de 70.000 kilómetros cuadrados en la Patagonia.

En un intento por controlar la población de castores, Argentina y Chile lanzaron iniciativas conjuntas para promover la caza comercial y recreacional del castor. Al ver que no funcionaba, los gobiernos buscaron acelerar los esfuerzos de erradicación; se ofrecieron recompensas por la captura de castores, por sus colas, piel o carne y así promovieron la creación de un mercado de productos derivados del castor. Los gobiernos también han aportado fondos para financiar la colocación de trampas.

Durante nuestro proceso de documentación, conocimos a tramperos subvencionados por el gobierno, a biólogos animalistas armados con rifles y a chefs hambrientos de castor. Todos quieren la aniquilación de estas trituradoras de madera con cola. Sin embargo, y a pesar del decreto que permite matar a cualquier castor a la vista, ninguno de estos programas ha logrado mantener a raya el ritmo de expansión del castor, lo que ha resultado en un continuo desequilibrio del ecosistema de la región.

La estela de destrucción del castor queda patente en el cementerio de árboles que deja tras de sí, especialmente en un entorno donde hay muy pocos depredadores para mantenerlo a raya. A día de hoy, los gobiernos chileno y argentino todavía no han encontrado una forma sostenible de exterminar al castor. Mientras tanto, cazadores y tramperos continúan persiguiendo al castor para proteger a la Patagonia de invasión que parece imparable.