Cultură

Dentro de Narconon España: las clínicas de desintoxicación de la Cienciología (II)

Los tentáculos de la Cienciología son largos y llegan al campo de las clínicas de desintoxiación a través de y Narconon, una red de oscuras clínicas que hacen terapias durísimas sin base científica.

por Natalia López Pevida
03 Noviembre 2016, 4:00am

Ilustración por Irkus (M) Zerebio

Se han cambiado los nombres señalados para proteger la identidad y la integridad física de algunas de las personas entrevistadas. A pesar de ello, VICE España tiene acceso a las fuentes originales y constancia documentada de sus declaraciones.

En la galaxia del showbiz, la Iglesia de Cienciología es solo un subconjunto dentro del Diagrama de Venn de los excesos. Personalidades de incuestionable talento y trayectoria como Chick Corea, Beck, Elizabeth Moss o Juliette Lewis comparten un credo basado en el rechazo a la Psiquiatria y Psicología, mezclado con una cosmogonía alienígena creada por Lafayette Ronald Hubbard, un mediocre escritor de ciencia-ficción fascinado por Aleister Crowley; y con Tom Cruise en el papel de feligrés ejemplar.

En un segundo plano, una ingente cantidad de demandas judiciales acusan de delitos muy graves a la Iglesia con sede en Florida. Miguel Perlado, psicólogo experto en sectas explica que "la Cienciología es la religión que mayor número de demandas ocupa en los tribunales de todo el mundo. Una cifra mucho mayor que, por ejemplo la Iglesia Católica, a pesar de los numerosos casos de abusos sexuales. Algo muy llamativo teniendo en cuenta su corta vida".

Lee la primera parte del artículo aquí.

§

Episodios oscuros

Tres fallecimientos extraños en tan sólo 9 meses durante 2012 en el centro Narconon Arrowhead, Oklahoma , otro centro valorado con excelentes opiniones de usuarios, constituyen el último capítulo truculento de estos programas. Pero en España, la palabra Narconon también ha estado ligada a las páginas de sucesos. En noviembre de 1990, el diario ABC tituló "La secta de la Cienciología utilizó policías para encarcelar a un inocente" . Una lucha de poder entre la gestión de los centros Narconon acabó en una macroredada bajo la instrucción del magistrado José María Vázquez Honrubia. En el proceso se investigó si bajo encargo de la Cienciología, José Villarejo, entonces en excedencia del Cuerpo Nacional de Polícia , habría urdido una trama en la que se manipuló a un drogodependiente para que se declarase culpable de un robo cuya autoría intelectual habría sido falsamente atribuida al dibujante Pedro Lerma "Petrus", quien habría sido injustamente encarcelado. Una macrocausa en la que el CGPJ abrió diligencias contra Vázquez Honrubia . Por su parte, el comisario Villarejo sería declarado absuelto por el Tribunal Constitucional en el año 2000.

Según fuentes consultadas para la elaboración de este reportaje "Cienciología ejerció una enorme presión hacia todas partes, incluidas víctimas y familiares, para que se retirasen los cargos".

En 1990 el diario ABC tituló La secta de la Cienciología utilizó policías para encarcelar a un inocente

Este asunto propició unos cuantos cierres de centros Narconon, de los que hoy quedan abiertos en España únicamente dos. Ambos con licencia en regla e inscritos en los registros de actividades sanitarias de la Comunidad de Madrid y la Junta de Andalucía, en las categorías de Medicina General y Atención sanitaria a drogodependientes. Ni siquiera en la sección de Terapia no convencional . Desde la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid aseguran que "Narconon Los Molinos no pertenece a los servicios públicos de atención a drogodependientes y en estos momentos se está estudiando la renovación de la licencia", mientras que desde la Junta de Andalucía explican que "los centros de Narconon no tienen ningún vínculo con los programas de Atención Sanitaria a la Drogodependencia y las subvenciones públicas".

Los tratamientos de drogodependencia y las sectas

"Sobre los colectivos en riesgo hay muchísima mafia. El problema empieza cuando las instituciones públicas delegan en este tipo de organizaciones y no hacen ningún tipo de inspección. Operando exactamente igual que Narconon está Dianova, antes llamada El Patriarca, una secta multinacional y multimillonaria; Remar, con más de 60.000 personas trabajando sin ningún tipo de contrato de trabajo ni derechos laborales, a cambio de techo y comida, además de algunos -no todos- grupos evangélicos. Todas estas organizaciones viven de la desintoxicación y mueven beneficios multimillonarios, pero ninguna hace una labor terapéutica" explica Juantxo Domínguez, presidente de la ONG RedUne dedicada a la prevención y asesoramiento ante el abuso psicológico.

Operando exactamente igual que Narconon está Remar, con más de 60.000 personas trabajando sin ningún tipo de contrato, ni derechos laborales

Para el doctor Fernando Caudevilla esto se debe a que "los drogodependientes no interesan al sistema sanitario, en parte porque las adicciones siguen considerándose un problema moral y no de salud. Lo que hay es una red asistencial paralela al área de salud pública, mal financiada, que funciona de manera distinta en cada comunidad autónoma".

Por este motivo, el riesgo de ir de secta en secta es alto. Damián, que pasó después por una asociación evangélica, lo cuenta: "Narconon me perjudicó mucho más de lo que me ayudó. A la salida tuve una recaída brutal, volví a consumir en unas cantidades que casi me provocan la muerte. En cuanto pude, busqué otro centro en el que rehabilitarme. Encontré uno de nombre Betel. De nuevo se trataba de otra secta encubierta, esta vez evangélica. Allí llegué a comer comida de la basura".

Otra de las claves está en que estamos ante organizaciones transnacionales, que se manejan en el ámbito del marketing y la comunicación corporativa como cualquier multinacional del sector consumo; con infinidad de sociedades pantalla que les sirven tanto para ir captando adeptos como para obtener jugosas subvenciones de instituciones públicas. "Crean organizaciones dentro de la suya con las que son capaces de transmitir una imagen totalmente ficticia. Por ejemplo, Humana, con la red de tiendas y recogida de ropa de segunda mano. Van presentando un dossier en ayuntamientos e instituciones públicas de los que consiguen financiación. Pero luego a nadie se le ocurre indagar acerca de qué es Humana exactamente: una organización considerada criminal en muchos países, investigada por el FBI, y que forma parte de la secta Tvind, cuyos dirigentes están en busca y captura por la Interpol", explica el presidente de RedUne.

En España la Cienciología ha ganado en todos los juicios porque, a diferencia de Francia, no está reconocido el delito de manipulación psicológica

Las posibilidades de recurrir ante la ley están llenas de obstáculos, de entrada porque, como señala Juantxo Domínguez, "en cuanto uno decide salirse, estas organizaciones tienen un proceder de mafia. Con llamadas en tono amenazante para que la gente no hable y obstaculizando a la persona al máximo para que no pueda hacer su vida fuera. Y esto ocurre porque en España no se ha trabajado este tema a nivel legal".

En este sentido, el abogado penalista Carlos Bardavío, socio director del despacho Bardavío Abogados, afirma que "falta un delito específico en el Código Penal en el que se reconozca la manipulación mental o persuasión coercitiva. Algo que sí sucede en Francia, donde ha sido posible denunciar y condenar a este tipo de organizaciones sectarias. Máxime cuando en los últimos treinta años se ha avanzado lo suficiente en el campo de la psicología como para poder probar determinadas dinámicas tanto de persuasión psicológica como de control social. El hecho de que este delito no esté tipificado implica que, en los tribunales, haya que ir por otras vías del Código Penal, como proselitismo ilícito, coacciones, lesiones psicológicas o asociación ilícita. Hasta la fecha, en España, tanto Cienciología como otros grupos han ganado siempre en los tribunales por no estar reconocida en el Código Penal la manipulación mental", concluye Bardavío.

La Iglesia de la Cienciología y el marketing 2.0

Mucho antes de que a nadie se le ocurriese promover posgrados de marketing digital, la Iglesia de la Cienciología ya había entendido que la supervivencia de su negocio iba a estar en la reputación online. Fue a principios de los 90 cuando desde la institución se empezó a contribuir entre sus adeptos el uso de todas las herramientas digitales disponibles para promover los comentarios positivos en el ciberespacio e intentar silenciar y eliminar los negativos.

Una guerra con muchas victorias para los partidarios de Dianética, quienes dedicaron gran parte de su arsenal a intentar influir en los resultados de Google y a retirar miles de vídeos críticos en YouTube, aludiendo a temas de copyright. Esto echó leña al fuego del debate sobre la censura y falta de libertad de expresión en la red, y cristalizó en una de las primeras ofensivas del colectivo Anonymous, Project Chanology (2008), una serie de protestas online de gran alcance contra Scientology.

Las sectas tienen muchísima presencia en blogs, páginas de opiniones o YouTube. Cada vez que escribimos un comentario de alerta lo borran. Es importante que las empresas de internet sean conscientes de este problema

Tal vez este sea el motivo principal de la cantidad de comentarios y opiniones positivas de los centros españoles de Narconon. Juantxo Domínguez, presidente de RedUne, lo aclara: "tienen muchísima presencia en blogs, redes sociales, páginas de opiniones o vídeos de YouTube, áreas en las que las sectas se han ido copiando las tácticas. Cada vez que vemos algo propagandístico en internet de alguno de estos grupos coercitivos escribimos un comentario de alerta, pero o lo borran o lo tapan con otros comentarios. Creemos que es importante que las empresas de internet sean conscientes de este problema y se habilite algún tipo de vía, ya sea técnica o legal, para que podamos hacer una labor de prevención de abuso sectário en internet."

De momento, a juzgar por el panorama, habrá que hacer caso al consejo de Gnomo en la película Big Stan: "aléjate de los Cienciólogos. Primero te comen el coco, y después te ponen un pleito". Y, en cuanto a los graves sucesos que ocurren en los centros de Narconon, la pelota está en el tejado de los poderes públicos.

Lee la primera parte del artículo aquí.