FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

"Nunca tendré otro orgasmo como ese": cuatro veinteañeros nos cuentan su primera orgía

La colisión entre Tinder y el "efecto 50 Sombras de Grey" ha provocado que una oleada de usuarios más jóvenes de lo habitual se pasen a grupos kink y de intercambio de parejas.
21.4.16
Ilustraciones por George Heaven

El sexo es genial y, al menos en teoría, cuanta más gente se apunte, mejor. Por mi experiencia en el mundillo de los fetiches, he sido testigo de la colisión entre el "apocalipsis de citas" de Tinder y el "efecto 50 Sombras de Grey" que ha provocado que una oleada de usuarios más jóvenes de lo habitual se pasen a grupos kink y de intercambio de parejas. Ahora, cualquiera puede bajarse una aplicación de encuentros fetichistas y abrirse un perfil con el nombre "TeDomino" sin saber la diferencia entre una vara y una fusta.

Publicidad

La triste historia de un hombre al que prohibieron la entrada a una orgía la semana pasada es un recordatorio de lo que ocurre cuando los neófitos se lanzan a la piscina de cabeza y sin leer la letra pequeña. Decidí hablar con varios jóvenes de veintitantos años aficionados a los intercambios de parejas para saber cómo se iniciaron en este mundillo, qué noches son las mejores y por qué dos, tres o cuatro son mejor que uno.

"Es como si estuvieras buscando constantemente el subidón de la primera vez"

VICE: ¿Cuándo empezaste en esto del intercambio de parejas?

Roisin, 22: Siempre me había interesado y quería probarlo. La última relación que tuve se acabó precisamente porque él se negaba a probar todas las guarradas que le proponía. Un día vi un documental sobre estas fiestas de sexo y le pregunté a mi novio si le haría gracia ir a una. Me dijo que no. Cuando finalmente rompimos hace un par de años, busqué en Google "fiestas de sexo de la elite de Londres" y a partir de entonces la cosa ha ido a más.

¿Cómo fue la primera fiesta?

Muy distinta a lo que esperaba. Era un evento privado y muy glamuroso, lleno de gente de treinta y pico años con ropa elegante y máscaras. Estuve con un hombre al que había conocido por internet y me pasé la mayor parte de la noche mirando cómo se lo montaba con más gente. Cuando por fin me decidí a participar, fue increíble. Mientras se lo comía a una chica, un tío al que no conocía de nada me penetró por detrás. Era un sitio para experimentar y dejarse llevar por completo.

Publicidad

Háblame de las veces en que la experiencia no estuvo tan bien.

A veces era muy de "aquí te pillo, aquí te mato". La mejor, sin duda, fue la primera vez; nunca tendré otro orgasmo como ese, las otras veces eran un poco como buscar el subidón de la primera. En estos sitios a veces la gente piensa que te puede tocar o hacer lo que quiera, por lo que es muy importante ser firme y saber decir que no. Soy joven y no soy precisamente un adefesio, así que muchas veces soy el centro de atención de estas fiestas. Luego está el tema de las drogas: mucha gente las tomas en las fiestas más cañeras, pero a mí no me gusta ese rollo.

¿Y los mejores momentos?

Las mejores experiencias las suelo tener cuando quedo con parejas o amigos en casa de alguien. La gente con la que me muevo cuando no voy a este tipo de fiestas son estudiantes de veintitantos años. Así estoy más tranquila.

¿Por qué te gusta ir a estas fiestas?

Porque es superdivertido. No tomo drogas ni hago locuras de otro tipo, así que este es mi vicio.

"La mejor fue una fiesta privada en un hotel, en la que todo el mundo tenía buen cuerpo"

VICE: ¿Cuándo y cómo empezaste a acudir a fiestas de intercambio de parejas?

Jay, 24 años: Estaba saliendo con una mujer mayor que yo a la que le interesaba el tema pero no tuvo oportunidad de probarlo en su anterior relación. Era bisexual y quería experimentar más el sexo con chicas y con hombres muy bien dotados. Mi primera experiencia fue con ella, en un club de intercambio de parejas.

Publicidad

¿Qué te atrae de estos eventos?

En este entorno puedes actuar según tus deseos e instintos más primarios, siempre de forma irresponsable. Hacen que las parejas se sinceren y acepten el hecho de que pueden sentirse atraídos por otras personas sin que ello afecte a la integridad de su relación. Además, ayudan a crear un vínculo más fuerte entre los dos, ya que deben confiar el uno en el otro.

Háblame de tus buenas y tus malas experiencias.

La mejor fue en una fiesta privada celebrada en un hotel con otras siete parejas y varios chicas y chicos solteros seleccionados según su aspecto y edad. Ese es un aspecto en mi opinión esencial para estos encuentros: la atracción mutua es clave para que la fiesta sea un éxito. Fue todo muy relajado y nadie esperaba que todo el mundo participara, aunque al final fue así.

La peor fue una fiesta en casa de una pareja. La mayoría de los asistentes ya se conocían de antes, lo que no es de extrañar, porque al final es un mundo muy pequeño. Algunos de los invitados ya habían tenido relaciones de dominación / sumisión y se notaba mucha tensión en el ambiente. Me sentía tan incómodo que al cabo de poco rato me fui.

¿Cómo afecta a tus relaciones tu afición por los intercambios de pareja?

Yo creo que todo el mundo tiene sus fetiches y los que no se sienten cómodos con los juegos en grupo es por un problema de celos.

"¿Lo peor? Cuando un tío se puso a comérmelo sin pedir permiso"

VICE: Hola, chicas. Decís que soléis ir a fiestas de sexo juntas. ¿Cómo os conocisteis?

Jenny, 25 años: Hace un año fui a Torture Garden con un tío con el que me veía de vez en cuando y allí conocí a Fatima. Estaba muy guapa y le dije a mi compañero: "No está a mi alcance". Acto seguido, mi amigo se acercó a ella.

Publicidad

Fatima, 25 años: Él me saludó y la cosa acabó en un trío en una de las habitaciones de la casa. Tiempo después volvimos a quedar para hacer un trío y de camino a casa, en el taxi, Jen y yo nos pusimos a hablar mientras comíamos pizza. Es algo muy nuestro, eso de comer pizza después del sexo.

¿Qué tipo de relación tenéis?

F: Yo tengo una relación abierta. A mí me gusta más el tema de los fetiches y él ha estado en Torture Garden alguna que otra vez. El concepto de relación abierta es nuevo para mí, como para él lo es el rollo fetiche y el estar con alguien como yo. Nos conocimos por OkCupid, cuando le mandé un mensaje medio em broma.

J: Yo tengo una relación que podría definirse como de dominación / sumisión. Sería algo muy similar al intercambio total de poderes, que es cuando tienes un "propietario" que dicta cómo debes vivir tu vida.

Habladme de vuestra última fiesta.

J: La semana pasada nos fuimos las dos a Berlín y estuvimos en Insomnia [club en el que se celebran noches temáticas de intercambio de parejas y fetiches]. Fue más suave de lo que esperábamos.

F: A mí me follaron en un intercambio sexual. Íbamos dando vueltas, buscando que nos azotaran, aunque estábamos destrozadas del fin de semana anterior. Entonces nos cogieron unos tipos y nos dieron unos azotes con un cinturón, pero Jen se aburría. Todo el mundo se lo montaba en grupos y en general era todo bastante básico, muy normal.

Publicidad

¿Habéis tenido malas experiencias en fiestas de intercambios de parejas?

F: Creo que la peor de Jen fue la de la noche que nos conocimos.

J: Estaba muy molesta porque un tío se puso a comérmelo sin pedir permiso. Aparte de aquello, no se me ocurren más experiencias negativas. Me encantan las fiestas de Killing Kittens.

F: ¡Sí! Las fiestas de Killing Kittens son las de intercambio de parejas tradicionales. Un montón de parejas follando con otras parejas. Las orgías no son necesariamente solo sexuales. Por lo general consiste en un grupo de personas, normalmente bebidas, jugando unas con otras. Hay pedos vaginales, cosas que se caen, alarmas que empiezan a sonar y en algún punto la gente empieza a hablar de cualquier cosa mientras a su lado están en plena faena. A veces alguien hace squirting, se pringa todo y luego hay que limpiarlo todo para que los que vengan luego no lo encuentren todo mojado.

¿Creéis que los intercambios de pareja son cada vez más populares entre la gente joven o que simplemente son más accesibles que antes?

J: Yo creo que son más populares, sin duda. Gran parte de la culpa la tiene internet, porque antes era algo muy underground.

F: Creo que hay mucha gente que ha hecho tríos y cosas así. Mi compañera es muy normal, pero no tiene ningún problema en hacer tríos con dos chicos.

@daisy_field/ @george_f_heaven

Traducción por Mario Abad.